Podcasts de historia

¿Cuál fue el motivo de la invasión otomana de Otranto?

¿Cuál fue el motivo de la invasión otomana de Otranto?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En 1480, los otomanos invadieron Otranto y la ocuparon brevemente. Sin embargo, no parecía que la ciudad fuera estratégicamente importante o tuviera un valor particular para los otomanos, ni parecían seguir esto con acciones significativas (por ejemplo, reforzarla o expandir su presencia en Italia). De todos modos, tuvieron que abandonarlo al año siguiente. Por otro lado, este acto pareció provocar una especie de cruzada contra ellos.

¿Cuál fue el motivo de esta invasión?


Hubo muchas razones para una invasión:

  • castigando a Nápoles por su apoyo a los Caballeros de Rodas, a quienes el rey Fernando I de Nápoles envió dos barcos de refuerzos contra los turcos, determinando una ardiente derrota de los otomanos
  • creando una cabeza de puente para futuras operaciones en Italia, contra Nápoles y posiblemente Roma (debemos tener en cuenta que el sultán Mehmet II había conquistado Estambul en 1453, por lo que la conquista de Roma le era concebible)
  • aprovechando un tratado de paz con Venecia (1479) y la división del cristianismo en Italia (los Estados Pontificios y Nápoles libraron la "Guerra de los Pazzi" contra Florencia, 1478-1480)

Sin embargo, estos son especulaciones.

En mi opinión, las intenciones de Mehmet II eran serias: la prueba más importante es que el comandante de la expedición, Gedik Ahmed Pasha, era quizás el mejor general otomano, con un papel crucial en la unificación de Anatolia bajo el dominio otomano.

Después de conquistar Otranto, debido a que no había suficiente comida para sostener al ejército de ocupación, los otomanos tuvieron que retirarse parcialmente a Albania, planeando comenzar las operaciones nuevamente el próximo año.

Sin embargo, la muerte del sultán ese mismo año inició una fase de inestabilidad, con sus hijos luchando por la sucesión. Ahmed se vio obligado a rendirse porque no se enviaron refuerzos. Nunca abandonó la idea de establecer una cabeza de puente en Italia, apoyando a uno de los hijos de Mehmet II, Bayezid, a cambio de apoyar su plan. Sin embargo, Bayezid no confiaba en Ahmed y, después de haberlo encarcelado, lo mató en 1482.


Debe tener en cuenta que el sultán Mehmed II se autodenominó emperador romano después de la conquista de Constantinopla. Por tanto, la sede original del Imperio, Roma, sería un objetivo atractivo. Además el papado era el principal enemigo de los otomanos en ese momento. Más tarde, el objetivo se trasladó a Viena porque los sucesores no estaban tan interesados ​​en la historia clásica griega y romana como Mehmed II; y, lo que es más importante, el principal enemigo de Occidente se convirtió en Habsburgo como el poder político del papado debilitado por la Reforma.


Seis razones por las que cayó el Imperio Otomano

En su apogeo en el siglo XVI, el Imperio Otomano era una de las potencias militares y económicas más grandes del mundo, controlando una extensión que incluía no solo su base en Asia Menor, sino también gran parte del sudeste de Europa, Oriente Medio y África del Norte. El imperio controlaba un territorio que se extendía desde el Danubio hasta el Nilo, con un poderoso comercio militar y lucrativo e impresionantes logros en campos que iban desde la arquitectura hasta la astronomía.

Pero no duró mucho. Aunque el Imperio Otomano persistió durante 600 años, sucumbió a lo que la mayoría de los historiadores describen como un declive largo y lento, a pesar de los esfuerzos por modernizarse. Finalmente, después de luchar del lado de Alemania en la Primera Guerra Mundial y sufrir la derrota, el imperio fue desmantelado por tratado y llegó a su fin en 1922, cuando el último sultán otomano, Mehmed VI, fue depuesto y abandonó la capital de Constantinopla (ahora Estambul) en un buque de guerra británico. De los restos del imperio otomano surgió la nación moderna de Turquía.

¿Qué causó el colapso del otrora impresionante Imperio Otomano? Los historiadores no están completamente de acuerdo, pero a continuación se presentan algunos factores.


La dominación otomana

Recuerdo un hilo anterior que estaba lleno de ideas interesantes de estimados carteles. Básicamente, con un POD del siglo XV que deja a Francia desintegrada, y España aún no unificada, a principios del siglo XVI los otomanos salen victoriosos.

Esto conduce a una dominación otomana de Austria e Italia, y eventualmente de Iberia y Provenza, y por lo tanto un Mediterráneo otomano, lo que significa que la competencia en el Nuevo Mundo es entre la dominación otomana, por un lado, y principalmente británica, escandinava y algunos países del norte. Estados franceses por el otro.

Straha

Lástima que esperaba esto sobre un estado teocrático / fascista que emergía de los otomanos.

pero de todos modos suena como una idea interesante.

Arcángel

Lobo gris

Suponiendo que el Sacro Imperio Romano sobreviva de alguna forma, los Habsburgo parecen estar terminados. En este TL no obtienen Borgoña, que sigue siendo Valois, y aunque es posible que obtengan Britanny (intentaron casarse con Anne en OTL), esto no les dará suficiente una vez que Austria y Hungría se pierdan. Su posición en Bohemia es fácil de amenazar por los polacos-lituanos, y me imagino que Polonia-Lituania se convierte en un actor masivo en los asuntos dentro de lo que queda de la EDH. ¿Incluso podríamos ver a un reclamante de allí en el trono imperial?

Si no, los que están en mejor situación para ganar el título son los sajones y los Wittelsbach.

Las presiones reformatorias también serán un elemento importante aquí. Para empezar, ¿dónde está el Papa? ¿Quizás está de vuelta en Aviñón? ¡No veo que eso sea muy popular! Pero con las fuerzas otomanas que vienen del norte a través de Austria-Croacia, y del sur a través de desembarcos navales en Nápoles, no puede retirarse a otra ciudad totalmente italiana. Una ciudad suiza puede tener algún sentido.

Recuerde, Francia está fracturada aquí, y Aviñón no lo colocaría bajo la corona francesa, sino bajo Borgoña o Anjou, etc. IIRC hubo una conferencia teológica muy importante en Lausana a principios y mediados del siglo XV, así que tal vez parezca un buena apuesta.

Por supuesto, OTRA VEZ, ¿cuál es la situación de los suizos en este TL? ¿Cómo están jugando Calvino y Erasmo, y quizás Lutero, en el escenario teológico dada la creciente amenaza otomana? ¿La Gran Amenaza une al cristianismo o la Caída de Roma lo desgarra? Si Sajonia obtiene la corona imperial, entonces Lutero tiene su propio protector como emperador para que puedas establecer una Iglesia Luterana sobre las ruinas del Papado. ¿Lutero como el nuevo Pedro?

Alternativamente, ¿la Iglesia se fractura por completo o se mantiene unida y quizás adopta una visión erasmista?


Contactos:

Para obtener información general, envíe un correo electrónico a [email protected]

Directora del departamento: Jennifer Josten
Administrador del departamento: Karoline Swiontek
Directora de estudios de posgrado: Barbara McCloskey
Directora de estudios de pregrado: Gretchen Bender
Director de estudios de arquitectura: Drew Armstrong
Director del Taller de Medios Visuales: Alison Langmead
Directora de la Galería de Arte de la Universidad: Sylvia Rhor
Bibliotecaria en jefe, Biblioteca de Bellas Artes Frick: Kate Joranson


El astrofísico italiano que resolvió el misterio de los mártires de Otranto - Parte 2

La primera proclamación de santidad del Papa Francisco también fue la más controvertida.

Exactamente un mes después de su papado, el 12 de mayo de 2013, canonizó a los infames mártires de Otranto, un grupo de 800 hombres que, según los informes, fueron masacrados por negarse a convertirse al Islam durante la invasión otomana del sur de Italia en 1480.

Los periódicos de la época describieron la tarea de Francisco como "delicada y posiblemente no bienvenida", heredada de su predecesor y generando controversia porque muchos vieron la medida como avivar las tensiones entre el catolicismo y el islam.

Pero también se estaba gestando otra controversia, una que los reporteros ignoraron en gran medida: la cuestión fundamental de si la historia era cierta.

Si bien la prensa católica y laica parecían dar por sentada la veracidad del relato, un científico de Calimera, un pequeño pueblo cerca de la ciudad costera fortificada de Otranto, había estado trabajando durante años para determinar qué sucedió realmente con los mártires.

Impulsado por el amor por resolver acertijos y el deseo de proporcionar un relato histórico más completo de su amada región de Salento, una tierra de sol, mar y olivares enclavada en el talón de la bota de Italia, Daniele Palma había descifrado cientos de cartas diplomáticas intercambiadas. durante las guerras de la década de 1480.

En estas cartas, Palma descubrió la verdad sobre los mártires de Otranto, lo que lo llevó a abordar otro misterio histórico, este sobre la infame Lucrezia Borgia.

En 1480, los turcos otomanos desembarcaron en la península italiana y sitiaron su ciudad más oriental, Otranto, que en ese momento formaba parte del Reino de Nápoles. Durante el asedio de 15 días, 12.000 personas murieron y 5.000 fueron esclavizadas, según algunos informes.

Cuenta la leyenda que 800 hombres también fueron hechos prisioneros durante el asedio y se les ordenó convertirse al Islam o ser condenados a muerte. Eligieron la muerte y fueron decapitados uno por uno en una colina en las afueras de la ciudad. Los huesos de los "mártires de Otranto", como se les conoció, se exhiben hasta el día de hoy en la Catedral de Otranto.

En septiembre de 1481, las tropas del rey de Nápoles lograron expulsar a las fuerzas otomanas, lo que marcó la última vez que una fuerza musulmana ocupó cualquier parte de la península italiana.

Durante siglos, la historia estuvo plagada de valor propagandístico, que en los tiempos modernos también ha provocado controversias.

Durante el período de unificación italiana en la década de 1860, cuando los diversos reinos vecinos se convirtieron en un solo estado llamado Italia, los historiadores recordaron a los mártires de Otranto como representantes de la fuerza y ​​la fortaleza de un pueblo italiano colectivo, presentándolos esencialmente como héroes cívicos.

Mientras tanto, la Iglesia Católica los había considerado durante mucho tiempo héroes religiosos. Fueron beatificados en la década de 1770, lo que significa que fueron declarados santos, y en 1980 el Papa Juan Pablo II visitó Otranto para conmemorar el 500 aniversario de la masacre.

Sin embargo, la controversia se calentó en 2007, cuando el Papa Benedicto XVI emitió un decreto diciendo que los mártires habían sido asesinados "por odio a su fe". Más tarde autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos a emitir un decreto atribuyendo un milagro a los mártires, un paso crucial en el camino hacia la santidad.

Para el milagro en cuestión, el primer mártir supuestamente se puso de pie después de perder la cabeza y permaneció de pie hasta que los 800 fueron asesinados.

Benedicto XVI tomó el extraordinario paso de anunciar en febrero de 2013 que renunciaba al papado. En el mismo encuentro con los cardenales en el que anunció su dimisión, también fijó una fecha para que el futuro Papa canonizara a los mártires de Otranto.

Fue un movimiento muy inusual que mostró cuán comprometido estaba Benedicto XVI con la causa de los mártires.

Pero muchos cuestionaron si impulsar la santidad era innecesariamente antagónico hacia los musulmanes. Dos meses después, el Papa Francisco declaró santos a los mártires y evitó cuidadosamente cualquier mención del Islam durante sus comentarios de canonización.

Eso no detuvo a algunos miembros de la prensa italiana, incluidos los editores del ex primer ministro Silvio Berlusconi Il Giornale - de anunciar que se había concedido la santidad a las "víctimas del Islam".

Para Daniele Palma, un astrofísico entrenado que siguió una carrera en lógica de máquinas y programación de computadoras, la historia de los mártires de Otranto desafiaba el sentido común. Palma llevaba años investigando sobre la historia local, con especial interés en la guerra con los turcos.

“Turquía dominó la mitad de Europa dejando a todos con su propia religión”, explicó, en italiano, mientras tomaba un café en su casa de Calimera el mes pasado.

Los líderes otomanos, además, no eran propensos a matar ceremoniosamente a los cautivos y venderlos como esclavos era mucho más lucrativo. Esto planteó la pregunta: ¿qué pasó realmente con los mártires de Otranto?


Los aliados comienzan la invasión de Gallipoli

El 25 de abril de 1915, una semana después de que los ataques navales anglo-franceses contra los Dardanelos terminaran en un lamentable fracaso, los aliados lanzan una invasión terrestre a gran escala de la península de Gallipoli, la masa terrestre controlada por Turquía que limita con el lado norte de los Dardanelos.

En enero de 1915, dos meses después de que Turquía entrara en la Primera Guerra Mundial del lado de las potencias centrales, Rusia apeló a Gran Bretaña para que la defendiera de los ataques del ejército otomano en el Cáucaso. Lord Kitchener, secretario de estado de guerra de Gran Bretaña & # x2019, le dijo a Churchill, primer señor del Almirantazgo, que no había tropas disponibles para ayudar a los rusos y que el único lugar donde podían demostrar su apoyo era en los Dardanelos, para evitar que las tropas otomanas de moverse hacia el este al Cáucaso. First Sea Lord John Fisher abogó por un ataque conjunto ejército-marina.

El ataque naval del 18 de marzo de 1915 fue un desastre, ya que minas turcas no detectadas hundieron la mitad de la flota conjunta anglo-francesa enviada contra los Dardanelos. Después de este fracaso, el comando aliado cambió su enfoque a un desembarco de tropas del ejército en la península de Gallipoli, con el objetivo de asegurar los Dardanelos para que la flota aliada pudiera pasar de manera segura y reconocer a los rusos en el Mar Negro.

El 25 de abril, tropas británicas, francesas, australianas y neozelandesas desembarcaron en la península de Gallipoli. Sin embargo, las fuerzas turcas estaban bien preparadas para enfrentarse a ellos, ya que desde hacía mucho tiempo eran conscientes de la probabilidad de una invasión de ese tipo. El Cuerpo de Ejército de Australia y Nueva Zelanda (ANZAC) fue devastado por algunos de los defensores turcos mejor entrenados, encabezados por Mustafa Kemal, el futuro presidente Ataturk de Turquía. Mientras tanto, los británicos y franceses también encontraron una feroz resistencia en sus lugares de aterrizaje y sufrieron dos tercios de bajas en algunos lugares. Durante los siguientes tres meses, los aliados solo obtuvieron ligeras ganancias en sus lugares de aterrizaje y sufrieron terribles bajas.


Contenido

Imperio bizantino editar

Después de asestar un golpe al debilitado Imperio bizantino en 1356 (o en 1358 - discutible debido a un cambio en el calendario bizantino), (ver Süleyman Pasha) que le proporcionó Gallipoli como base para las operaciones en Europa, el Imperio Otomano comenzó su expansión hacia el oeste en el continente europeo a mediados del siglo XIV.

Imperio búlgaro Editar

En la segunda mitad del siglo XIV, el Imperio Otomano avanzó hacia el norte y el oeste en los Balcanes, subordinando completamente a Tracia y gran parte de Macedonia después de la Batalla de Maritsa en 1371. Sofía cayó en 1382, seguida por la capital del Segundo Búlgaro. Empire Tarnovgrad en 1393, y los restos del noroeste del estado después de la Batalla de Nicopolis en 1396.

Imperio serbio Editar

Un oponente importante de los otomanos, el joven Imperio serbio, fue desgastado por una serie de campañas, especialmente en la Batalla de Kosovo en 1389, en la que murieron los líderes de ambos ejércitos, y que ganó un papel central en el folclore serbio como una batalla épica y como el principio del fin de la Serbia medieval. Gran parte de Serbia cayó en manos de los otomanos en 1459, el Reino de Hungría hizo una reconquista parcial en 1480, pero volvió a caer en 1499. Los territorios del Imperio serbio se dividieron entre el Imperio Otomano, la República de Venecia y el Reino de Hungría, quedando territorios que estaban en una especie de estado vasallo hacia Hungría, hasta su propia conquista.

La derrota en 1456 en el sitio de Nándorfehérvár (Belgrado) detuvo la expansión otomana en la Europa católica durante 70 años, aunque durante un año (1480-1481) se tomó el puerto italiano de Otranto, y en 1493 el ejército otomano asaltó con éxito Croacia y Estiria. [6]

Guerras en Albania e Italia Editar

Los otomanos tomaron gran parte de Albania en la batalla de Savra de 1385. La Liga de Lezhë de 1444 restauró brevemente una parte de Albania, hasta que los otomanos capturaron todo el territorio de Albania después de la captura de Shkodër en 1479 y Durrës en 1501.

Los otomanos enfrentaron la resistencia más feroz de los albaneses que se reunieron alrededor de su líder, Gjergj Kastrioti Skanderbeg, hijo de un noble feudal albanés, Gjon Kastrioti, quien también luchó contra los otomanos en la revuelta albanesa de 1432-1436 dirigida por Gjergj Arianiti. Skanderbeg logró defenderse de los ataques otomanos durante más de 25 años, culminando con el asedio de Shkodra en 1478-1479. Se ha argumentado que la resistencia albanesa detuvo el avance otomano a lo largo del flanco oriental de la civilización occidental, salvando la península italiana de la conquista otomana. Durante este período, se lograron muchas victorias albanesas como la batalla de Torvioll, la batalla de Otonetë, el asedio de Krujë, la batalla de Polog, la batalla de Ohrid, la batalla de Mokra, la batalla de Oranik 1456 y muchas otras batallas, que culminaron en la batalla de Albulena. en 1457, donde el ejército albanés al mando de Skanderbeg obtuvo una victoria decisiva sobre los otomanos. En 1465 tuvo lugar la campaña de Ballaban contra Skanderbeg. Su objetivo era aplastar a la Resistencia albanesa, pero no tuvo éxito y terminó con una victoria albanesa. Con la muerte de Skanderbeg el 17 de enero de 1468, la Resistencia albanesa comenzó a caer. Después de la muerte de Skanderbeg, la Resistencia albanesa fue dirigida por Lekë Dukagjini desde 1468 hasta 1479, pero no tuvo el mismo éxito que antes. Apenas dos años después del colapso de la resistencia albanesa en 1479, el sultán Mehmet II lanzó una campaña italiana, que fracasó gracias a la reconquista cristiana de Otranto y la muerte del sultán en 1481.

Conquista de Bosnia editar

El Imperio Otomano llegó por primera vez a Bosnia en 1388, donde fueron derrotados por las fuerzas bosnias en la Batalla de Bileća y luego se vieron obligados a retirarse. [7] Después de la caída de Serbia en 1389, la batalla de Kosovo, donde los bosnios participaron a través de Vlatko Vuković, los turcos comenzaron varias ofensivas contra el Reino de Bosnia. Los bosnios se defendieron pero sin mucho éxito. Los bosnios resistieron fuertemente en el castillo real bosnio de Jajce (el asedio de Jajce), donde el último rey bosnio Stjepan Tomašević intentó repeler a los turcos. El ejército otomano conquistó Jajce después de unos meses en 1463 y ejecutó al último rey de Bosnia, poniendo fin a la Bosnia medieval. [8] [9] [b]

La Casa de Kosača mantuvo Herzegovina hasta 1482. Los otomanos tardaron otras cuatro décadas en derrotar a la guarnición húngara en la fortaleza de Jajce en 1527. Bihać y las áreas más occidentales de Bosnia fueron finalmente conquistadas por los otomanos en 1592. [8] [9]

Croacia Editar

Después de la caída del Reino de Bosnia en manos otomanas en 1463, las partes sur y central del Reino de Croacia permanecieron desprotegidas, cuya defensa quedó en manos de la nobleza croata, que mantuvo tropas más pequeñas en las áreas fronterizas fortificadas a su cargo. Mientras tanto, los otomanos llegaron al río Neretva y, habiendo conquistado Herzegovina (Rama) en 1482, invadieron Croacia, evitando hábilmente las ciudades fronterizas fortificadas. Una victoria otomana decisiva en la batalla del campo Krbava sacudió a toda Croacia. Sin embargo, no disuadió a los croatas de hacer intentos persistentes de defenderse de los ataques de las superiores fuerzas otomanas. Después de casi doscientos años de resistencia croata contra el Imperio Otomano, la victoria en la Batalla de Sisak marcó el fin del dominio otomano y la Guerra de los Cien Años entre Croacia y Otomano. El ejército del virrey, persiguiendo a los remanentes que huían en Petrinja en 1595, selló la victoria.

Conquista de las partes centrales del Reino de Hungría Editar

El Reino de Hungría, que en ese momento abarcaba el área desde Croacia en el oeste hasta Transilvania en el este, también se vio gravemente amenazado por los avances otomanos. Los orígenes de tal deterioro se remontan a la caída de la dinastía gobernante Árpád y su posterior reemplazo por los reyes angevino y jagellónico. Después de una serie de guerras inconclusas a lo largo de 176 años, el reino finalmente se derrumbó en la Batalla de Mohács de 1526, después de lo cual la mayor parte fue conquistada o sometida a la soberanía otomana. (Los Dominio turco de 150 años, como se le llama en Hungría, duró hasta finales del siglo XVII, pero partes del reino húngaro estuvieron bajo el dominio otomano desde 1421 y hasta 1718).

Conquista de Serbia Editar

Como resultado de las grandes pérdidas infligidas por los otomanos en la batalla de Maritsa en 1371, el Imperio serbio se había disuelto en varios principados. En la batalla de Kosovo en 1389, las fuerzas serbias fueron nuevamente aniquiladas. A lo largo de los siglos XV y XVI, se produjeron constantes luchas entre varios reinos serbios y el Imperio Otomano. El punto de inflexión fue la caída de Constantinopla ante los turcos. En 1459, tras el asedio, cayó la capital temporal serbia de Smederevo. Zeta fue invadida en 1499. Belgrado fue la última gran ciudad balcánica que resistió a las fuerzas otomanas. Los cruzados serbios, húngaros y europeos derrotaron al ejército turco en el sitio de Belgrado en 1456. Después de repeler los ataques otomanos durante más de 70 años, Belgrado finalmente cayó en 1521, junto con la mayor parte del Reino de Hungría. La rebelión del comandante militar serbio Jovan Nenad entre 1526 y 1528 llevó a la proclamación del Segundo Imperio Serbio en la actual provincia serbia de Vojvodina, que fue uno de los últimos territorios serbios en resistir a los otomanos. El Despotado serbio cayó en 1459, marcando así la conquista otomana de los principados serbios que duró dos siglos.

1463-1503: Guerras con Venecia Editar

Las guerras con la República de Venecia comenzaron en 1463. En 1479 se firmó un tratado de paz favorable después del prolongado asedio de Shkodra (1478-1479). En 1480, ya no obstaculizados por la flota veneciana, los otomanos sitiaron Rodas y capturaron Otranto. [10] La guerra con Venecia se reanudó de 1499 a 1503. En 1500, un ejército hispano-veneciano comandado por Gonzalo de Córdoba tomó Cefalonia, deteniendo temporalmente la ofensiva otomana en los territorios del este de Venecia. La ofensiva se reanudó después de la victoria otomana de Preveza (1538), luchada entre una flota otomana comandada por Hayreddin Barbarroja y la de una alianza cristiana reunida por el Papa Pablo III.

1462-1483: campañas de Valaquia y Moldavia Editar

En 1462, Mehmed II fue rechazado por el príncipe valaco Vlad III Drácula en el Ataque Nocturno en Târgovişte. Sin embargo, este último fue encarcelado por el rey húngaro Matthias Corvinus. Esto causó indignación entre muchas figuras húngaras influyentes y admiradores occidentales del éxito de Vlad en la batalla contra el Imperio Otomano (y su temprano reconocimiento de la amenaza que representaba), incluidos miembros de alto rango del Vaticano. Debido a esto, Matthias le otorgó la condición de prisionero distinguido. Finalmente, Drácula fue liberado a fines de 1475 y fue enviado con un ejército de soldados húngaros y serbios para recuperar Bosnia de los otomanos. Allí derrotó a las fuerzas otomanas por primera vez. Tras esta victoria, las fuerzas otomanas entraron en Valaquia en 1476 bajo el mando de Mehmed II. [ aclaración necesaria ] Vlad fue asesinado y, según algunas fuentes, su cabeza fue enviada a Constantinopla para desalentar las otras rebeliones. (Bosnia se añadió por completo a tierras otomanas en 1482).

El avance turco se detuvo temporalmente después de que Esteban el Grande de Moldavia derrotara a los ejércitos del sultán otomano Mehmed II en la batalla de Vaslui en 1475, una de las mayores derrotas del Imperio Otomano hasta ese momento. Esteban fue derrotado al año siguiente en Războieni (Batalla de Valea Albă), pero los otomanos tuvieron que retirarse después de que no pudieron tomar ningún castillo significativo (ver asedio de la ciudadela de Neamț) cuando una plaga comenzó a extenderse en el ejército otomano. La búsqueda de Stephen de ayuda europea contra los turcos tuvo poco éxito, a pesar de que había "cortado la mano derecha del pagano", como lo expresó en una carta.

1526-1566: conquista del Reino de Hungría Editar

Después de la victoria otomana en la batalla de Mohács en 1526, solo se conquistó realmente la parte suroeste del Reino de Hungría. [11] La campaña otomana continuó entre 1526 y 1556 con pequeñas campañas e importantes invasiones de verano: las tropas regresarían al sur de los Balcanes antes del invierno. En 1529, montaron su primer gran ataque contra la monarquía austríaca de los Habsburgo, intentando conquistar la ciudad de Viena (sitio de Viena). En 1532, el pequeño fuerte (800 defensores) detuvo otro ataque a Viena con 60.000 soldados en el ejército principal. Kőszeg en el oeste de Hungría, librando una batalla suicida. [12] Las tropas invasoras fueron retenidas hasta que se acercó el invierno y el Imperio Habsburgo había reunido una fuerza de 80.000 en Viena. Las tropas otomanas regresaron a casa a través de Estiria, devastando el país.

Mientras tanto, en 1538, el Imperio Otomano invadió Moldavia. En 1541, otra campaña en Hungría tomó Buda y Pest (que hoy en día forman juntas la capital húngara, Budapest) con un truco en gran parte incruento: después de concluir las conversaciones de paz con un acuerdo, las tropas asaltaron las puertas abiertas de Buda en la noche. En represalia por un contraataque austríaco fallido en 1542, la conquista de la mitad occidental de Hungría central terminó en la campaña de 1543 que tomó tanto la ex capital real más importante, Székesfehérvár, como la ex sede del cardenal, Esztergom. . Sin embargo, el ejército de 35 a 40.000 hombres no fue suficiente para que Suleiman montara otro ataque en Viena. Se firmó una tregua temporal entre los imperios Habsburgo y Otomano en 1547, que pronto fue ignorada por los Habsburgo.

En la importante pero moderadamente exitosa campaña de 1552, dos ejércitos tomaron la parte oriental del centro de Hungría, empujando las fronteras del Imperio Otomano hasta la segunda línea (interior) del norte. végvárs (castillos fronterizos), que Hungría construyó originalmente como defensa contra una esperada segunda invasión mongola; por lo tanto, después, las fronteras en este frente cambiaron poco. Para los húngaros, la campaña de 1552 fue una serie de pérdidas trágicas y algunas victorias heroicas (pero pírricas), que entraron en el folclore, sobre todo la caída de Drégely (un pequeño fuerte defendido hasta el último hombre por sólo 146 hombres, [13] y el sitio de Eger. Este último fue un importante végvár con más de 2.000 hombres, sin ayuda externa. Se enfrentaron a dos ejércitos otomanos, que sorprendentemente no pudieron tomar el castillo en cinco semanas. (El fuerte fue tomado más tarde en 1596). Finalmente, la campaña de 1556 aseguró la influencia otomana sobre Transilvania (que había caído bajo el control de los Habsburgo durante un tiempo), aunque no logró ganar terreno en el frente occidental, quedando atada en el segundo ( después de 1555) asedio fallido del castillo fronterizo de Szigetvár, en el suroeste de Hungría.

El Imperio Otomano llevó a cabo otra gran guerra contra los Habsburgo y sus territorios húngaros entre 1566 y 1568. El asedio de Szigetvár en 1566, el tercer asedio en el que finalmente fue tomada la fortaleza, pero el anciano sultán murió, disuadiendo el impulso de ese año hacia Viena.

1522-1573: Rodas, Malta y la Liga Santa Editar

Las fuerzas otomanas invadieron y capturaron la isla de Rodas en 1522, después de dos intentos fallidos anteriores (ver Sitio de Rodas (1522)). [14] Los Caballeros de San Juan fueron desterrados a Malta, que a su vez fue sitiada en 1565.

Después de un asedio de tres meses, el ejército otomano no pudo controlar todos los fuertes malteses. Retrasar a los otomanos hasta las malas condiciones climáticas y la llegada de refuerzos sicilianos, hizo que el comandante otomano Kızılahmedli Mustafa Pasha abandonara el asedio. Alrededor de 22.000 a 48.000 tropas otomanas contra 6.000 a 8.500 tropas maltesas, los otomanos no lograron conquistar Malta, sufriendo más de 25.000 pérdidas, [15] incluido uno de los mayores generales corsarios musulmanes de la época, Dragut, y fueron rechazados. Si Malta hubiera caído, Sicilia y la Italia continental podrían haber caído bajo la amenaza de una invasión otomana. La victoria de Malta durante este evento, que hoy en día se conoce como el Gran Asedio de Malta, cambió el rumbo y dio a Europa esperanzas y motivación. También marcó la importancia de los Caballeros de San Juan y su relevante presencia en Malta para ayudar a la cristiandad en su defensa contra la conquista musulmana.

Las victorias navales otomanas de este período fueron en la Batalla de Preveza (1538) y la Batalla de Djerba (1560).

La campaña mediterránea, que duró de 1570 a 1573, resultó en la conquista otomana de Chipre. Una Liga Santa de Venecia, los Estados Pontificios, España, los Caballeros de San Juan en Malta e inicialmente Portugal se formó contra el Imperio Otomano durante este período. La victoria de la Liga en la batalla de Lepanto (1571) acabó brevemente con el predominio otomano en el mar.

1570-1571: conquista de Chipre Editar

En el verano de 1570, los turcos atacaron de nuevo, pero esta vez con una invasión a gran escala en lugar de una incursión. Aproximadamente 60.000 soldados, incluida la caballería y la artillería, bajo el mando de Lala Mustafa Pasha desembarcaron sin oposición cerca de Limassol el 2 de julio de 1570 y sitiaron Nicosia. En una orgía de victoria el día en que cayó la ciudad, el 9 de septiembre, todos los edificios públicos y palacios fueron saqueados. Se corrió la voz de los números otomanos superiores, y unos días después Mustafa tomó Kyrenia sin tener que disparar un solo tiro. Famagusta, sin embargo, resistió y puso una defensa que duró desde septiembre de 1570 hasta agosto de 1571.

La caída de Famagusta marcó el comienzo del período otomano en Chipre. Dos meses después, las fuerzas navales de la Santa Liga, compuestas principalmente por barcos venecianos, españoles y papales bajo el mando de Don Juan de Austria, derrotaron a la flota otomana en la Batalla de Lepanto en una de las batallas decisivas de la historia mundial. La victoria sobre los turcos, sin embargo, llegó demasiado tarde para ayudar a Chipre, y la isla permaneció bajo el dominio otomano durante los siguientes tres siglos.

En 1570, el Imperio Otomano conquistó Chipre por primera vez, y Lala Mustafa Pasha se convirtió en el primer gobernador otomano de Chipre, desafiando las pretensiones de Venecia. Simultáneamente, el Papa formó una coalición entre los Estados Pontificios, Malta, España, Venecia y varios otros estados italianos, sin ningún resultado real. En 1573 los venecianos se fueron, eliminando la influencia de la Iglesia Católica Romana.

1593-1669: Austria, Venecia y Valaquia Editar

    (Guerra de 15 años con Austria, 1593-1606) termina con el statu quo. campaña contra el Imperio Otomano (1593-1601)
  • Guerra con Venecia 1645-1669 y conquista de Creta (véase Guerra de Creta (1645-1669)). : fallido intento otomano de derrotar e invadir Austria.

1620-1621: Polonia-Lituania Editar

Las guerras pelearon por Moldavia. El ejército polaco avanzó hacia Moldavia y fue derrotado en la batalla de Ţuţora. Al año siguiente, los polacos repelieron la invasión turca en la batalla de Khotyn. Otro conflicto comenzó en 1633 pero pronto se resolvió.

1657–1683 Conclusión de las guerras con los Habsburgo Editar

Transilvania, la parte oriental del antiguo reino húngaro, obtuvo la semiindependencia en 1526, mientras pagaba tributo al Imperio Otomano. En 1657, Transilvania se sintió lo suficientemente fuerte como para atacar a los tártaros del este (entonces los vasallos del Imperio) y más tarde al propio Imperio Otomano, que había salido en defensa de los tártaros. La guerra duró hasta 1662 y terminó con la derrota de los húngaros. La parte occidental del Reino de Hungría (Partium) fue anexado y puesto bajo control otomano directo. At the same time, there was another campaign against Austria between 1663 and 1664. Despite being defeated in the Battle of Saint Gotthard on 1 August 1664 by Raimondo Montecuccoli, the Ottomans secured recognition of their conquest of Nové Zámky in the Peace of Vasvár with Austria, marking the greatest territorial extent of Ottoman rule in the former Hungarian Kingdom. [dieciséis]

1672–1676: Poland-Lithuania Edit

The Polish–Ottoman War (1672–1676) ended with the Treaty of Żurawno, in which the Polish–Lithuanian Commonwealth ceded control of most of its Ukrainian territories to the empire.

1683–1699: Great Turkish War – Loss of Hungary and the Morea Edit

The Great Turkish War started in 1683, with a grand invasion force of 140,000 men [17] marching on Vienna, supported by Protestant Hungarian noblemen rebelling against Habsburg rule. To stop the invasion, another Holy League was formed, composed of Austria and Poland (notably in the Battle of Vienna), Venetians and the Russian Empire, Vienna had been besieged by the Ottoman Empire for two months. The battle marked the first time the Polish–Lithuanian Commonwealth and the Holy Roman Empire had cooperated militarily against the Ottomans, and it is often seen as a turning point in history, after which "the Ottoman Turks ceased to be a menace to the Christian world". [18] [c] In the ensuing war that lasted until 1699, the Ottomans lost almost all of Hungary to the Holy Roman Emperor Leopold I. [18]

After winning the Battle of Vienna, the Holy League gained the upper hand and reconquered Hungary (Buda and Pest were retaken in 1686, the former under the command of a Swiss-born convert to Islam). At the same time, the Venetians launched an expedition into Greece, which conquered the Peloponnese. During the 1687 Venetian attack on the city of Athens (conquered by the Ottomans), the Ottomans turned the ancient Parthenon into an ammunitions storehouse. A Venetian mortar hit the Parthenon, detonating the Ottoman gunpowder stored inside, partially destroying it. [19] [20]

The war ended with the Treaty of Karlowitz in 1699. Prince Eugene of Savoy first distinguished himself in 1683 and remained the most important Austrian commander until 1718. [21] [22]

18th century Edit

The second Russo-Turkish War took place 1710–1711 near Prut. It was instigated by Charles XII of Sweden after the defeat at the Battle of Poltava, in order to tie down Russia with the Ottoman Empire and gain some breathing space in the increasingly unsuccessful Great Northern War. The Russians were severely beaten but not annihilated, and after the Treaty of Prut was signed the Ottoman Empire disengaged, allowing Russia to refocus its energies on the defeat of Sweden.

The Ottoman–Venetian War started in 1714. It overlapped with the Austro-Turkish War (1716–1718), in which Austria conquered the remaining areas of the former Hungarian Kingdom, ending with the Treaty of Passarowitz in 1718.

Another war with Russia started in 1735. The Austrians joined in 1737 the war ended in 1739 with the Treaty of Belgrade (with Austria) and the Treaty of Niš (with Russia).

The fourth Russo-Turkish War started in 1768 and ended in 1774 with the Treaty of Küçük Kaynarca.

Another war with Russia started in 1787 and a concurrent war with Austria followed in 1788 the Austrian war ended with the 1791 Treaty of Sistova, and the Russian war ended with the 1792 Treaty of Jassy.

An invasion of Egypt and Syria by Napoleon I of France took place in 1798–99, but ended due to British intervention.

Napoleon's capture of Malta on his way to Egypt resulted in the unusual alliance of Russia and the Ottomans resulting in a joint naval expedition to the Ionian Islands. Their successful capture of these islands led to the setting up of the Septinsular Republic.

19th century Edit

The First Serbian Uprising took place in 1804, followed by the Second Serbian Uprising in 1815 Serbia was fully liberated by 1867. Officially recognized independence followed in 1878.

The sixth Russo-Turkish War began in 1806 and ended in May 1812, just 13 days before Napoleon's invasion of Russia.

The Greek War of Independence, taking place from 1821 to 1832, in which the Great Powers intervened from 1827, including Russia (seventh Russo-Turkish war, 1828–1829), achieved independence for Greece the Treaty of Adrianople ended the war.

The decline of the Ottoman Empire included the following conflicts.

Bosnian rebellions 1831–1836, 1836–1837, 1841.

Albanian rebellions 1820–1822, 1830–1835, 1847.

War with Montenegro 1852–1853.

Eight Russo-Turkish war 1853–1856, Crimean War, in which the United Kingdom and France joined the war on the side of the Ottoman Empire. Ended with the Treaty of Paris.

Second war with Montenegro in 1858–1859.

War with Montenegro, Bosnia and Serbia in 1862.

The ninth and final Russo-Turkish War started in 1877, the same year the Ottomans withdrew from the Constantinople Conference. Romania then declared its independence and waged war on Turkey, joined by Serbians and Bulgarians and finally the Russians (see also History of Russia (1855–92)). Austria occupied Bosnia in 1878. The Russians and the Ottomans signed the Treaty of San Stefano in early 1878. After deliberations at the Congress of Berlin, which was attended by all the Great Powers of the time, the Treaty of Berlin (1878) recognized several territorial changes.

Eastern Rumelia was granted some autonomy in 1878, but then rebelled and joined Bulgaria in 1885. Thessaly was ceded to Greece in 1881, but after Greece attacked the Ottoman Empire to help the Second Cretan Uprising in 1897, Greece was defeated in Thessaly.


What was the reason for the Ottoman invasion of Otranto? - Historia

The End of Europe's Middle Ages

Although the Ottoman Empire is not considered a European kingdom per se, Ottoman expansion had a profound impact on a continent already stunned by the calamities of the fourteenth and fifteenth centuries and the Ottoman Turks must, therefore, be considered in any study of Europe in the late Middle Ages. The ease with which the Ottoman Empire achieved military victories led Western Europeans to fear that ongoing Ottoman success would collapse the political and social infrastructure of the West and bring about the downfall of Christendom. Such a momentous threat could not be ignored and the Europeans mounted crusades against the Ottomans in 1366, 1396, and 1444, but to no avail. The Ottomans continued to conquer new territories.

One of a number of Turkish tribes that migrated from the central Asian steppe, the Ottomans were initially a nomadic people who followed a primitive shamanistic religion. Contact with various settled peoples led to the introduction of Islam and under Islamic influence, the Turks acquired their greatest fighting tradition, that of the gazi warrior. Well trained and highly skilled, gazi warriors fought to conquer the infidel, acquiring land and riches in the process.

While the gazi warriors fought for Islam, the greatest military asset of the Ottoman Empire was the standing paid army of Christian soldiers, the janissaries. Originally created in 1330 by Orhan (d.1359), the janissaries were Christian captives from conquered territories. Educated in the Islamic faith and trained as soldiers, the janissaries were forced to provide annual tribute in the form of military service. To counter the challenges of the gazi nobility, Murad I (1319-1389) transformed the new military force into the elite personal army of the Sultan. They were rewarded for their loyalty with grants of newly acquired land and janissaries quickly rose to fill the most important administrative offices of the Ottoman Empire.

During the early history of the Ottoman Empire, political factions within Byzantium employed the Ottoman Turks and the janissaries as mercenaries in their own struggles for imperial supremacy. In the 1340's, a usurper's request for Ottoman assistance in a revolt against the emperor provided the excuse for an Ottoman invasion of Thrace on the northern frontier of the Byzantine Empire. The conquest of Thrace gave the Ottomans a foothold in Europe from which future campaigns into the Balkans and Greece were launched and Adrianople became the Ottoman capital in 1366. Over the next century, the Ottomans developed an empire that took in Anatolia and increasingly larger sections of Byzantine territories in Eastern Europe and Asia Minor.

Ottoman expansion into Europe was well underway in the late fourteenth century. Gallipoli was conquered in 1354 and at the Battle of Nicopolis in 1394, the Ottomans crushed a vast crusading army, taking many European leaders hostage. The disaster was so great that the first survivors to return to France were imprisoned as liars. But Nicopolis was only the beginning. The appearance of the Tatars under Tamarlane early in the fifteenth century temporarily delayed Turkish advances but the Ottomans soon resumed attacks on Byzantium and Eastern Europe. A Hungarian-Polish army was decimated at Varna in 1444 by Murad II (c.1403-1451) and Ottoman conquests were virtually unchecked during the reign of his son, Mehmed II the Conqueror (1432-1481).

Constantinople itself was captured in 1453, sending a shock wave across Europe. With the fall of Byzantium, a wave of Byzantine refugees fled to the Latin West, carrying with them the classical and Hellenistic knowledge that provided additional impetus to the burgeoning humanism of the Renaissance.

Athens fell in 1456 and Belgrade narrowly escaped capture when a peasant army led by the Hungarian Janos Hunyadi held off a siege in the same year. Nevertheless, Serbia, Bosnia, Wallachia, and the Khanate of Crimea were all under Ottoman control by 1478. The Turks commanded the Black Sea and the northern Aegean and many prime trade routes had been closed to European shipping. The Islamic threat loomed even larger when an Ottoman beachhead was established at Otranto in Italy in 1480. Although the Turkish presence in Italy was short-lived, it appeared as if Rome itself must soon fall into Islamic hands. In 1529, the Ottomans had moved up the Danube and besieged Vienna. The siege was unsuccessful and the Turks began to retreat. Although the Ottomans continued to instil fear well into the sixteenth century, internal struggles began to deteriorate the once overwhelming military supremacy of the Ottoman Empire. The outcome of battles was no longer a foregone conclusion and Europeans began to score victories against the Turks.

Despite military success of their territorial expansion, there remained problems of organisation and government within the Ottoman Empire. Murad II attempted to limit the influence of the nobility and the gazi by elevating faithful former slaves and janissaries to administrative positions. These administrators came to provide an alternative voice to that of the nobility and, as a result, Murad II and successive Sultans were able to play one faction against the other, a feature that came to typify the Ottoman Empire. The power of the janissaries often overrode a weak sultan and the elite military force occasionally acted as 'king-makers.'

Another weakness was that primogeniture was not used in Islam and the transference of power from a deceased sultan to his son was frequently disputed. If a Sultan died without a male heir or if he left several sons, succession was violently contested. In the early period, to prevent ongoing rivalries, all male relatives of a newly crowned Sultan were put to death. Later, however, the potential rivals were merely imprisoned for life. Some historians consider that this policy of imprisonment contributed to the decline of the Ottoman Empire as mentally unstable and politically inexperienced Sultans were rescued from prison and placed upon the throne. Nevertheless, despite frequent disputes over succession, the Ottoman Empire managed to produce effective leaders in the late Middle Ages and a comprehensive government policy developed.

Despite the difficulties of succession and administrative control, the Ottomans had a number of advantages that contributed to their success, the enormous wealth of the Empire being the most significant asset. As the Ottoman Empire expanded, it acquired control of the trade routes to the East and many European powers, such as Venice and Genoa, paid great sums for the privilege of access to these routes.

Although Ottoman expansion was greatly feared in the late Middle Ages, the Ottomans generally allowed religious groups to continue to practice their own faiths within the conquered territories. They also tended to preserve the established feudal institutions and, in many cases, permitted the co-existence of law codes to regulate the different ethnic and religious groups. Their administrative and governmental systems were well developed and highly effective and most lands under Ottoman control were well managed during this time.


Historia

On 28 July 1480 an Ottoman force commanded by Gedik Ahmed Pasha, consisting of 90 galleys, 40 galiots and other ships carrying a total of around 150 crew and 18,000 troops, landed beneath the walls of Otranto. The city strongly resisted the Ottoman assaults, but the garrison was unable to resist the bombardment for long. The garrison and all the townsfolk thus abandoned the main part of the city on 29 July, retreating into the citadel whilst the Ottomans began bombarding the neighboring houses.

According to an accounts of the story chronicled by Giovanni Laggetto and Saverio de Marco (and presented by author Ted Byfield) the Turks promised clemency if the city capitulated but were informed that Otranto would never surrender. A second Turkish messenger sent to repeat the offer "was slain with arrows and an Otranto guardsman flung the keys of the city into the sea." [5] At this the Ottoman artillery resumed the bombardment.

A messenger was dispatched to see if King Ferdinand of Naples could send assistance. As time went on "Nearly seven-eights of Otranto's militia slipped over the city walls and fled." [5] The remaining fifty soldiers fought alongside the citizenry dumping boiling oil and water on Turks trying to scale the ramparts between the cannonades. [5]

On 11 August, after a 15-day siege, Gedik Ahmed ordered the final assault, which broke through the defenses and captured the citadel. When the walls were breached the Turks began fighting their way through the town. upon reaching the cathedral "they found Archbishop Stefano Agricolo [ Stefano Pendinelli ], fully vested and crucifix in hand" awaiting them with Count Francesco Largo. "The archbishop was beheaded before the altar, his companions were sawn in half, and their accompanying priests were all murdered." After desecrating the Cathedral, they gathered the women and older children to be sold into Albanian slavery. Men over fifteen years old, small children, and infants, were slain. [5]

According to some historical accounts, a total of 12,000 were killed and 5,000 enslaved, including victims from the territories of the Salentine peninsula around the city. [6]

Eight hundred able-bodied men were told to convert to Islam or be slain. A tailor named Antonio Primaldi is said to have proclaimed "Now it is time for us to fight to save our souls for the Lord. And since he died on the cross for us, it is fitting that we should die for him." [5] To which those captives with him gave a loud cheer.

On August 14 they were led to the Hill of Minerva (later renamed the Hill of Martyrs). There they were to be executed with Primaldi to be beheaded first. After the blade decapitated him "his body allegedly remaining stubbornly and astonishing upright on its feet. Not until all had been decapitated could the aghast executioners force Primaldi's corpse to lie prone." [5] Witnessing this, one Muslim executioner (whom the chroniclers say was an Ottoman officer called Bersabei) is said to have converted on the spot and been impaled immediately by his fellows for doing so.

Between August and September 1480, King Ferdinand of Naples, with the help of his cousin Ferdinand the Catholic and the Kingdom of Sicily, tried unsuccessfully to recapture Otranto. [7] Seeing the Turks as a threat to his home Alfonso of Aragon left his battles with the Florentines to led a campaign to liberate Otranto from the Ottoman invaders beginning in August 1480. [8] The city was finally retaken in the spring of 1481 by Alfonso's troops supported by King Matthias Corvinus of Hungary's forces. The skulls of the martyrs were placed in a reliquary in the city's cathedral. [5]


How did the Fall of Constantinople change Italy?

The Fall of Constantinople was the end of an era for Europe. The end of the Byzantine Empire was both a blessing and a curse for Renaissance Italy. There was a flood of refugees from Constantinople, and many scholars found sanctuary in the various Italian city-states. These brought with them knowledge of the Ancient classics and precious manuscripts that allowed the humanists better to understand philosophers and other writers from the ancient world. This helped to change the direction of humanist thought, and it began to focus on metaphysical speculation and concepts such as virtue.

The Fall of the Byzantine world's capital raised the threat level posed by the Ottomans to Italy. For several decades after the capture of Constantinople, the Italian states lived in the shadow of the Ottomans. The end of the Byzantine Empire was a catastrophe for Venice and Genoa. The loss of trade and the Turkish Sultans' persistent attacks led to the decline of both city-states. The Fall of Constantinople for Genoa led to a crisis that severely weakened the Republic. In Venice's case, it led to a relative decline period as the city had to fight regular costly wars with the Turks.


Ver el vídeo: OTTOMAN INVASION OF OTRANTO: EVERY DAY (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Kern

    ¡La risa no es un pecado, pero admitirlo mientras leía esa información al menos me sorprendió! :))

  2. Cycnus

    Me disculpo, pero no se acerca absolutamente a mí.

  3. Midal

    Está de acuerdo, una idea notable



Escribe un mensaje