Podcasts de historia

Enmienda XXIII

Enmienda XXIII


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Sección 1.El Distrito que constituye la sede del Gobierno de los Estados Unidos nombrará de la manera que el Congreso pueda ordenar: Un número de electores de Presidente y Vicepresidente igual al número total de Senadores y Representantes en el Congreso a los que el Distrito tendría derecho si era un Estado, pero en ningún caso más que el Estado menos poblado; serán adicionales a los designados por los Estados, pero se considerarán, a los efectos de la elección de Presidente y Vicepresidente, electores designados por un Estado; y se reunirán en el Distrito y realizarán las tareas previstas en el artículo duodécimo de la enmienda.Sección 2.El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

Aprobada el 16 de junio de 1960. Ratificada el 3 de abril de 1961.


Ver tabla de enmiendas.


Todas las enmiendas a la Constitución de EE. UU.

Incluso antes de que se creara la Constitución de los EE. UU., Sus redactores entendieron que tendría que ser enmendada para enfrentar los desafíos futuros y adaptarse y crecer junto a la nueva nación. Al crear el proceso de enmienda para lo que se convertiría en la Constitución permanente de los Estados Unidos, los redactores facilitaron la reforma constitucional, pero no demasiado.

De acuerdo con el Artículo V de la Constitución, una enmienda debe ser propuesta por el Congreso con una mayoría de dos tercios de votos tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, o por una convención constitucional solicitada por dos tercios de las legislaturas estatales. De cualquier manera, una enmienda propuesta solo se convierte en parte de la Constitución cuando es ratificada por legislaturas o convenciones en tres cuartas partes de los estados (38 de 50 estados).

Desde que se ratificó la Constitución en 1789, se han presentado cientos de miles de proyectos de ley para intentar enmendarla. Pero solo se han ratificado 27 enmiendas a la Constitución de los Estados Unidos, de las 33 aprobadas por el Congreso y enviadas a los estados. Según el artículo V, los estados también tienen la opción de solicitar al Congreso que convoque una convención constitucional si dos tercios de las legislaturas estatales están de acuerdo en hacerlo. Esto nunca ha ocurrido, aunque las legislaturas estatales han aprobado cientos de resoluciones a lo largo de los años pidiendo una convención constitucional sobre temas que van desde un presupuesto equilibrado hasta la reforma del financiamiento de campañas.

Aquí hay un resumen de las 27 enmiendas a la Constitución:


Enmienda XXIII y # 8211 D.C. Electores

Un número de electores de Presidente y Vicepresidente igual al número total de Senadores y Representantes en el Congreso a los que tendría derecho el Distrito si fuera un Estado, pero en ningún caso más que el Estado menos poblado serán adicionales a los designados por los Estados, pero serán considerados, a los efectos de la elección de Presidente y Vicepresidente, electores designados por un Estado y se reunirán en el Distrito y desempeñarán las funciones previstas en el artículo duodécimo de la enmienda.

Sección 2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.
Enmienda XXIII

La incapacidad de los ciudadanos del Distrito de Columbia para participar en las elecciones federales ha sido motivo de controversia desde que se creó la sede del gobierno federal de los Estados Unidos en 1800. En 1960, el Congreso rectificó la situación relativa a la participación del Distrito en las elecciones presidenciales. aprobando la Vigésima Tercera Enmienda. Permite al Distrito participar en las elecciones presidenciales y vicepresidenciales de la misma manera en que los estados participan en esas elecciones. Los estados ratificaron rápidamente la enmienda propuesta a tiempo para que el Distrito emitiera votos electorales en las elecciones presidenciales de 1964. La enmienda no abordó la falta de representación del Distrito en el Congreso.

La historia legislativa de la enmienda deja en claro que los redactores buscaron proporcionar a la sede del gobierno de los Estados Unidos, el Distrito de Columbia, el mismo método de selección de electores presidenciales en el Colegio Electoral que emplearon los estados para seleccionar a sus electores presidenciales. La historia legislativa también revela que algunos de los redactores clave ignoraban la historia constitucional relevante sobre la forma en que los estados habían seleccionado a sus electores presidenciales. Al principio de la historia de los Estados Unidos, algunos estados eligieron a los electores por distrito, otros por la legislatura estatal y otros por un sistema de & # 8220 el ganador se lo lleva todo & # 8221. A pesar de esta confusión, la Vigésima Tercera Enmienda claramente proporciona al Congreso el mismo margen de maniobra que las legislaturas estatales para promulgar los procedimientos de selección de votos electorales para el Distrito.

La enmienda contiene algunas disposiciones sui generis. La enmienda limita expresamente los votos electorales del Distrito al número igual al del estado menos poblado. Esto, en efecto, le otorga al Distrito tres votos electorales independientemente de la población del Distrito. Además, debido a que las disposiciones constitucionales paralelas otorgan a las respectivas legislaturas estatales el poder plenario sobre el método de selección de los electores presidenciales, necesariamente se le otorgó un poder similar al Congreso. La historia legislativa señala que & # 8220el lenguaje sigue de cerca, en la medida en que es aplicable, el lenguaje del artículo II de la constitución & # 8221.

Aunque no es un requisito constitucional, el Congreso, por estatuto, ha adoptado un sistema en el que el ganador se lo lleva todo, en el que el ganador de la pluralidad de votos recibe a todos los electores presidenciales del Distrito. Estos sistemas de "el ganador se lo lleva todo" se han promulgado en los cincuenta estados, excepto en Maine y Nebraska. Recientemente, han surgido controversias sobre la Vigésima Tercera Enmienda como parte de los esfuerzos para lograr la estadidad del Distrito o para proporcionar al Distrito representación en la legislatura federal. Por ejemplo, si el Congreso, por estatuto, aceptara el Distrito de Columbia como el Estado de Nueva Columbia, y el actual & # 8220 asiento del gobierno de los Estados Unidos & # 8221 no fuera eliminado sino reducido a un pequeño enclave federal que contenga la Casa Blanca y el Mall federal, ¿qué sería de la Vigésima Tercera Enmienda?

Muchos defensores de la estadidad de distrito y de los derechos de voto de distrito generalmente buscan evitar enmendar la Constitución debido a las dificultades para obtener la aprobación del Congreso y la ratificación estatal. Sostienen que la Vigésima Tercera Enmienda se convertiría en una & # 8220 carta muerta & # 8221 sin la necesidad de una derogación formal por enmienda constitucional, porque prácticamente no quedarían residentes en el enclave federal. Por otro lado, & # 8220 la sede del gobierno de los Estados Unidos & # 8221, la entidad designada en la enmienda para recibir los votos electorales, seguiría existiendo en su forma geográficamente reducida. Esa entidad constitucional, en ausencia de la derogación constitucional, aún tendría derecho constitucional a los votos electorales bajo la Vigésima Tercera Enmienda. Cualquier esfuerzo del Congreso para derogar la legislación habilitante, pero no para derogar la Vigésima Tercera Enmienda, probablemente enfrentaría dificultades constitucionales. Por ejemplo, el concepto de que cualquier disposición constitucional pueda ser considerada una & # 8220 letra muerta & # 8221 por la legislación va en contra de los principios básicos de la estructura constitucional estadounidense. Además, tal escenario podría implicar que una legislatura estatal podría ejercer como autoridad y actuar para privar a sus ciudadanos de la participación en el Colegio Electoral.

Durante décadas, estas preocupaciones parecieron académicas e hipotéticas. Sin embargo, las elecciones presidenciales de 2000 y la controversia sobre los votos electorales de Florida renovaron el enfoque en las prerrogativas constitucionales de un estado con respecto a la manera y selección de los electores presidenciales. Esos desarrollos constitucionales necesariamente informan las obligaciones paralelas del Congreso bajo la Vigésima Tercera Enmienda.

Solo un caso más de la ley de las consecuencias no deseadas & # 8230

Esta página y sus enlaces contienen opiniones. Como ocurre con todas las opiniones, no se debe confiar en él sin una verificación independiente. Piensa por ti mismo. Se confía en el Uso Justo para todo el contenido. Solo con fines educativos. No se realizan reclamaciones sobre las propiedades de terceros.


Sección 1

El Distrito que constituye la sede del Gobierno de los Estados Unidos designará de la manera que el Congreso ordene:

Un número de electores de Presidente y Vicepresidente igual al número total de Senadores y Representantes en el Congreso a los que tendría derecho el Distrito si fuera un Estado, pero en ningún caso más que el Estado menos poblado serán adicionales a los designados por los Estados, pero serán considerados, a los efectos de la elección de Presidente y Vicepresidente, electores designados por un Estado y se reunirán en el Distrito y desempeñarán las funciones previstas en el artículo duodécimo de la enmienda.


Enmienda XXIII - Historia

Aprobada por el Congreso el 4 de marzo de 1794. Ratificada el 7 de febrero de 1795.

No se interpretará que el poder judicial de los Estados Unidos se extiende a ningún pleito en derecho o equidad, iniciado o procesado contra uno de los Estados Unidos por ciudadanos de otro Estado, o por ciudadanos o súbditos de cualquier estado extranjero.

XII - Forma de elegir presidente y vicepresidente

Aprobada por el Congreso el 9 de diciembre de 1803. Ratificada el 27 de julio de 1804.

1. Los Electores se reunirán en sus respectivos Estados y votarán por papeleta para Presidente y Vicepresidente, uno de los cuales, al menos, no deberá ser habitante del mismo Estado que ellos mismos, nombrarán en sus papeletas a la persona por la que votaron. Presidente, y en papeletas distintas la persona por la que votó como Vicepresidente, y del número de votos para cada uno, cuyas listas firmarán y certificarán y transmitirán sellado a la sede del Gobierno de los Estados Unidos, dirigido al Presidente. del Senado, el Presidente del Senado, en presencia del Senado y la Cámara de Representantes, abrirá todos los certificados y luego se contarán los votos - La persona que tenga el mayor número de votos para Presidente, será el Presidente, si tal número será la mayoría del número total de electores nombrados y si ninguna persona tiene tal mayoría, entonces de las personas que tengan el número más alto que no exceda de tres en la lista de los votados como presidente, la Cámara de Representantes Los representantes elegirán inmediatamente, mediante votación, al Presidente. Pero en la elección del Presidente, los votos serán tomados por los Estados, la representación de cada Estado que tenga un voto y el quórum para este propósito estará integrado por un miembro o miembros de dos tercios de los Estados, y una mayoría de todos los Estados ser necesario para una elección. Y si la Cámara de Representantes no elegiere Presidente siempre que el derecho de elección recaiga sobre ellos, antes del cuarto día de marzo siguiente, entonces el Vicepresidente actuará como Presidente, como en caso de fallecimiento u otra invalidez constitucional. del presidente. (Las palabras en cursiva fueron reemplazadas por la Enmienda XX)

3. La persona que tenga el mayor número de votos como Vicepresidente será el Vicepresidente, si ese número es la mayoría del número total de electores nombrados, y si ninguna persona tiene la mayoría, entonces de los dos números más altos En la lista, el Senado elegirá al Vicepresidente. El quórum a tal efecto será de dos tercios del número total de Senadores, y será necesaria la mayoría del número total para la elección. Pero ninguna persona que no sea constitucionalmente elegible para el cargo de presidente será elegible para el de vicepresidente de los Estados Unidos.

XIII - Abolición de la esclavitud

Aprobada por el Congreso el 31 de enero de 1865. Ratificada el 6 de diciembre de 1865.

1. Ni la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, excepto como castigo por el delito del cual la parte haya sido debidamente condenada, existirá dentro de los Estados Unidos o en cualquier lugar sujeto a su jurisdicción.

2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

XIV - Los derechos de los ciudadanos no deben ser restringidos

Aprobada por el Congreso el 13 de junio de 1866. Ratificada el 9 de julio de 1868.

1. Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a la jurisdicción de los mismos, son ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado en el que residen. Ningún Estado promulgará ni hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos, ni ningún Estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad, sin el debido proceso legal ni negar a ninguna persona dentro de su jurisdicción. la igual protección de las leyes.

2. Los representantes se repartirán entre los varios Estados según sus respectivos números, contando el número total de personas de cada Estado, excluidos los indios no gravados. Pero cuando el derecho a votar en cualquier elección para la elección de Electores para Presidente y Vicepresidente de los Estados Unidos, Representantes en el Congreso, los funcionarios ejecutivos y judiciales de un Estado, o los miembros de la legislatura del mismo, sea denegado a cualquier de los habitantes varones de dicho Estado, que tengan veintiún años de edad, y ciudadanos de los Estados Unidos, o de cualquier manera abreviada, excepto por participación en rebelión u otro crimen, la base de representación en el mismo se reducirá en la proporción que el número de ciudadanos varones corresponderá al número total de ciudadanos varones de veintiún años de edad en dicho Estado.

3. Ninguna persona podrá ser Senador o Representante en el Congreso, o Elector de Presidente y Vicepresidente, ni ocupar ningún cargo, civil o militar, en los Estados Unidos o en cualquier Estado, que, habiendo prestado juramento previamente, como un miembro del Congreso, o como funcionario de los Estados Unidos, o como miembro de cualquier Legislatura estatal, o como funcionario ejecutivo o judicial de cualquier Estado, para apoyar la Constitución de los Estados Unidos, habrá participado en una insurrección o rebelión contra el mismo, o prestado ayuda o consuelo a sus enemigos. Pero el Congreso puede, con el voto de dos tercios de cada Cámara, eliminar dicha discapacidad.

4. No se cuestionará la validez de la deuda pública de los Estados Unidos, autorizada por la ley, incluidas las deudas contraídas para el pago de pensiones y recompensas por servicios para reprimir insurrecciones o rebeliones. Pero ni los Estados Unidos ni ningún Estado asumirá o pagará ninguna deuda u obligación incurrida en ayuda de la insurrección o rebelión contra los Estados Unidos, o cualquier reclamo por la pérdida o emancipación de cualquier esclavo, pero todas esas deudas, obligaciones y reclamos se mantendrán. ilegal y nulo.

5. El Congreso tendrá la facultad de hacer cumplir, mediante la legislación apropiada, las disposiciones de este artículo.

XV - Carrera sin obstáculos a los derechos de voto

Aprobada por el Congreso el 26 de febrero de 1869. Ratificada el 3 de febrero de 1870.

1. El derecho de voto de los ciudadanos de los Estados Unidos no será negado o restringido por los Estados Unidos ni por ningún Estado por motivos de raza, color o condición previa de servidumbre.

2. El Congreso tendrá la facultad de hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

XVI - Impuestos sobre la renta autorizados

Aprobada por el Congreso el 2 de julio de 1909. Ratificada el 3 de febrero de 1913.

El Congreso estará facultado para establecer y recaudar impuestos sobre las rentas, de cualquier fuente que se derive, sin prorrateo entre los distintos Estados y sin consideración de censo o enumeración.

XVII - Senadores de los Estados Unidos serán elegidos por voto popular directo

Aprobada por el Congreso el 13 de mayo de 1912. Ratificada el 8 de abril de 1913.

1. El Senado de los Estados Unidos estará compuesto por dos Senadores de cada Estado, elegidos por su pueblo, por seis años y cada Senador tendrá un voto. Los electores en cada Estado deberán tener las calificaciones requeridas para los electores de la rama más numerosa de las Legislaturas Estatales.

2. Cuando ocurran vacantes en la representación de cualquier Estado en el Senado, la autoridad ejecutiva de dicho Estado emitirá escrituras de elección para cubrir dichas vacantes: Disponiéndose, que la Legislatura de cualquier Estado podrá facultar al Ejecutivo del mismo para realizar nombramientos temporales hasta el las personas llenan las vacantes por elección según lo indique la Legislatura.

3. Esta enmienda no se interpretará de manera que afecte la elección o el mandato de cualquier Senador elegido antes de que sea válida como parte de la Constitución.

XVIII - Prohibición de bebidas alcohólicas

Aprobada por el Congreso el 18 de diciembre de 1917. Ratificada el 16 de enero de 1919.

1. Transcurrido un año desde la ratificación de este artículo, se prohíbe la fabricación, venta o transporte de licores embriagantes, su importación o exportación desde los Estados Unidos y todo territorio sujeto a su jurisdicción para fines de bebidas. .

2. El Congreso y los diversos Estados tendrán potestad concurrente para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

3. Este artículo quedará sin efecto a menos que haya sido ratificado como enmienda a la Constitución por las Legislaturas de los distintos Estados, según dispone la Constitución, dentro de los siete años siguientes a la fecha de su presentación por el Congreso a los Estados.

XIX - Dar sufragio a las mujeres a nivel nacional

Aprobada por el Congreso el 4 de junio de 1919. Ratificada el 18 de agosto de 1920.

1. El derecho de voto de los ciudadanos de los Estados Unidos no será denegado ni restringido por los Estados Unidos ni por ningún Estado por razón de sexo.

2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

XX - Términos del presidente y vicepresidente

Aprobada por el Congreso el 2 de marzo de 1932. Ratificada el 23 de enero de 1933.

1. Los mandatos del Presidente y del Vicepresidente finalizarán al mediodía del 20 de enero y los mandatos de Senadores y Representantes al mediodía del 3 de enero, de los años en que dichos mandatos hubieran terminado si este artículo no ha sido ratificado y entonces comenzará el mandato de sus sucesores.

2. El Congreso se reunirá por lo menos una vez al año, y dicha reunión comenzará al mediodía del 3 de enero, a menos que por ley se establezca un día diferente.

3. Si, a la hora fijada para el inicio del mandato del Presidente, hubiera fallecido el Presidente electo, el Vicepresidente electo pasará a ser Presidente. Si un presidente no ha sido elegido antes de la fecha fijada para el comienzo de su mandato, o si el presidente electo no ha cumplido los requisitos, el vicepresidente electo actuará como presidente hasta que un presidente haya calificado y el Congreso pueda por ley se prevé el caso en el que ni un presidente electo ni un vicepresidente habrán calificado, declarando quién actuará entonces como presidente, o la forma en que se seleccionará a uno de los que actuará, y dicha persona actuará en consecuencia hasta que un El presidente o vicepresidente habrá calificado.

4. El Congreso podrá por ley prever el caso de fallecimiento de cualquiera de las personas de entre las cuales la Cámara de Representantes podrá elegir Presidente cuando el derecho de elección haya recaído sobre ellos, y el caso de fallecimiento de cualquiera de los las personas entre las que el Senado podrá elegir Vicepresidente cuando les haya correspondido el derecho de elección.

5. Las secciones 1 y 2 entrarán en vigor el día 15 de octubre siguiente a la ratificación de este artículo (octubre de 1933).

6. Este artículo quedará sin efecto a menos que haya sido ratificado como enmienda a la Constitución por las legislaturas de las tres cuartas partes de los distintos Estados dentro de los siete años siguientes a la fecha de su presentación.

XXI - Derogación de la enmienda XVIII

Aprobada por el Congreso el 20 de febrero de 1933. Ratificada el 5 de diciembre de 1933.

1. Se deroga el decimoctavo artículo de enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.

2. Se prohíbe el transporte o importación a cualquier Estado, Territorio o Posesión de los Estados Unidos para la entrega o uso en el mismo de licores intoxicantes, en violación de sus leyes.

3. Este artículo quedará sin efecto a menos que haya sido ratificado como enmienda a la Constitución por convenciones en los distintos Estados, según dispone la Constitución, dentro de los siete años siguientes a la fecha de su presentación por el Congreso a los Estados.

XXII - Limitación de los mandatos presidenciales

Aprobada por el Congreso el 21 de marzo de 1947. Ratificada el 27 de febrero de 1951.

1. Ninguna persona podrá ser elegida para el cargo de Presidente más de dos veces, y ninguna persona que haya ocupado el cargo de Presidente o haya actuado como Presidente durante más de dos años de un período para el que otra persona fue elegida Presidente podrá ser elegido para el cargo de presidente más de una vez.

2. Pero este Artículo no se aplicará a ninguna persona que ocupe el cargo de Presidente cuando este Artículo fue propuesto por el Congreso, y no impedirá que cualquier persona que pueda estar ocupando el cargo de Presidente, o actuando como Presidente, durante el término del período dentro de que este Artículo entra en vigencia desde que ocupe el cargo de Presidente o actúe como Presidente durante el resto de dicho período.

3. Este artículo quedará sin efecto a menos que haya sido ratificado como enmienda a la Constitución por las Legislaturas de las tres cuartas partes de los distintos Estados dentro de los siete años siguientes a la fecha de su presentación a los Estados por el Congreso.

XXIII - Voto presidencial por el Distrito de Columbia

Aprobada por el Congreso el 16 de junio de 1960. Ratificada el 29 de marzo de 1961.

1. El Distrito que constituye la sede del Gobierno de los Estados Unidos designará de la manera que el Congreso ordene:

2. Un número de electores de Presidente y Vicepresidente igual al número total de Senadores y Representantes en el Congreso a los que tendría derecho el Distrito si fuera un Estado, pero en ningún caso serán más que el Estado menos poblado. a los designados por los Estados, pero serán considerados, a los efectos de la elección de Presidente y Vicepresidente, electores designados por un Estado y se reunirán en el Distrito y desempeñarán las funciones previstas en el artículo duodécimo de la enmienda.

3. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

XXIV - Salvo el impuesto de capitación en las elecciones federales

Aprobada por el Congreso el 27 de agosto de 1962. Ratificada el 23 de enero de 1964.

1. El derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar en cualquier elección primaria o de otro tipo para presidente o vicepresidente, electores para presidente o vicepresidente, o senador o representante en el Congreso, no será denegado ni restringido por los Estados Unidos. o cualquier estado por no pagar el impuesto de capitación o cualquier otro impuesto.

2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

XXV - Discapacidad presidencial y sucesión

Aprobada por el Congreso el 6 de julio de 1965. Ratificada el 10 de febrero de 1967.

1. En caso de destitución del presidente de su cargo o de su muerte o renuncia, el vicepresidente asumirá la presidencia.

2. Siempre que haya una vacante en el cargo de Vicepresidente, el Presidente nombrará a un Vicepresidente que asumirá el cargo tras la confirmación por mayoría de votos de ambas cámaras del Congreso.

3. Siempre que el Presidente transmita al Presidente Pro tempore del Senado y al Portavoz de la Cámara de Representantes su declaración escrita de que no puede ejercer las facultades y deberes de su cargo, y hasta que les transmita una declaración escrita al por el contrario, tales poderes y deberes serán desempeñados por el Vicepresidente como Presidente interino.

4. Siempre que el Vicepresidente y la mayoría de los funcionarios principales de los departamentos ejecutivos o de cualquier otro órgano que el Congreso disponga por ley, transmita al Presidente Pro tempore del Senado y al Presidente de la Cámara de Representantes su declaración por escrito. que el Presidente no puede desempeñar los poderes y deberes de su cargo, el Vicepresidente asumirá inmediatamente los poderes y deberes del cargo como Presidente interino.

5. Posteriormente, cuando el Presidente transmita al Presidente Pro tempore del Senado y al Portavoz de la Cámara de Representantes su declaración escrita de que no existe incapacidad, reasumirá las facultades y deberes de su cargo a menos que el Vicepresidente y una mayoría de ya sea los principales funcionarios de los departamentos ejecutivos o de cualquier otro organismo que el Congreso disponga por ley, transmite en un plazo de cuatro días al Presidente Pro tempore del Senado y al Presidente de la Cámara de Representantes su declaración por escrito de que el Presidente no puede cumplir los poderes y deberes de su cargo. Acto seguido, el Congreso decidirá el asunto, reuniéndose dentro de las cuarenta y ocho horas a tal efecto si no está en sesión. Si el Congreso, dentro de los veintiún días siguientes a la recepción de la última declaración escrita, o si el Congreso no está en sesión dentro de los veintiún días después de que el Congreso debe reunirse, determina por dos tercios de los votos de ambas cámaras que el Presidente es incapaz de desempeñar los poderes y deberes de su cargo, el Vicepresidente continuará desempeñando el mismo desempeño que el Presidente interino; de lo contrario, el Presidente reasumirá los poderes y deberes de su cargo.

XXVI - Reducción de la edad mínima para votar a 18 años

Aprobada por el Congreso el 23 de marzo de 1971. Ratificada el 30 de junio de 1971.

El derecho a votar de los ciudadanos de los Estados Unidos, que tengan 18 años de edad o más, no será negado ni restringido por los Estados Unidos ni por ningún otro estado debido a la edad.

El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

XXVII - Pago del Congreso

Aprobada por el Congreso el 25 de septiembre de 1789. Ratificada el 7 de mayo de 1992.

Ninguna ley que varíe la retribución por servicios de los Senadores y Diputados entrará en vigor hasta que no haya intervenido una elección de Representantes.


Derechos de voto y la decimocuarta enmienda

¿Cuánto impacto tuvieron las mujeres sufragistas en la 14ª Enmienda? ¿Cómo es posible que sus disposiciones no otorguen a las mujeres el derecho al voto? ¿Qué agregó la 15ª Enmienda que no estaba en la 14ª?

Respuesta

La historia es desordenada. Y también la política. Un buen historiador resiste el impulso de reducir las muchas causas o significados de un evento a una sola. Uno de los impulsos más persistentes de los estudiantes de historia estadounidense es tratar de decidir si la Guerra Civil fue "realmente" sobre la esclavitud o sobre los derechos de los estados. Otro contendiente por la causa "real" de la guerra han sido las tensiones regionales entre una economía agraria y una industrial, y otro contendiente, el desarrollo desigual en varios segmentos de la sociedad de las implicaciones universales del principio de libertad individual de la Ilustración.

La causa "real" fue todo esto y más. Aquellos en cada lado del conflicto actuaron con una variedad de objetivos, y los individuos comúnmente estaban motivados por más de una razón.

La complejidad de intereses, objetivos y motivaciones continuó durante el período de Reconstrucción posterior a la guerra. Los republicanos radicales, que dominaban el Congreso, estaban decididos a completar la tarea de eliminar la esclavitud. Pero esto significó más que simplemente abolir la esclavitud en sí, lo que ocurrió mediante la adopción de la 13a Enmienda a fines de 1865. (La 13a Enmienda escribió la abolición de la esclavitud en el nivel más profundo de la ley estadounidense, haciéndola permanente. Los abolicionistas del norte se habían preocupado que la Proclamación de Emancipación de 1863 sería atacada después del final de la guerra como una mera medida de emergencia temporal).

Sin embargo, la aprobación de la Decimotercera Enmienda no puso fin al problema, porque el estatus legal de los esclavos liberados no estaba definido ni estaba claro. Desde el punto de vista de los esclavos liberados, esto los dejó sin protección legal contra los intentos en el Sur de coaccionarlos a un estatus de subclase permanente.

El problema era constitucionalmente complicado porque la decisión de la Corte Suprema de antes de la guerra Dred Scott había declarado que los esclavos negros no eran personas. Por lo tanto, era necesaria una 14ª Enmienda para establecer explícitamente la condición de los negros como personas y ciudadanos a través de un derecho natural, heredando simplemente por haber nacido en el país y reconociendo su lealtad a él.

Esta fue una expansión filosófica de quién estaba incluido en la frase "Nosotros, el Pueblo" en el preámbulo de la Constitución, pero la difícil situación de los esclavos liberados aún privados de sus derechos en el Sur aumentó la urgencia de aprobar la Enmienda. Debido a que los estados del sur todavía eran territorio federal ocupado, los esclavos liberados —por el momento— podían recibir protección federal directa. Sin embargo, los estados estaban haciendo campaña por la readmisión en la Unión, y se tuvo que calcular su representación legislativa. La Constitución lo había calculado contando a los esclavos como las tres quintas partes de una persona. Obviamente, ese lenguaje ahora tiene que ser modificado. Además, era urgente que se diera a los negros una representación legislativa completa para frustrar los esfuerzos del Sur de convertirlos en una subclase permanente sin los plenos derechos de los ciudadanos.

Para las defensoras de los derechos de las mujeres, aquí es donde se puso complicado y donde algunas de las diversas motivaciones y objetivos de quienes habían estado trabajando juntas anteriormente comenzaron a desmoronarse. Los republicanos radicales que redactaron el lenguaje de la Decimocuarta Enmienda se dieron cuenta de que al hacer un caso de "derechos naturales" para incluir a los negros como ciudadanos plenos, con todos los derechos y obligaciones, estarían defendiendo el mismo caso para las mujeres. Si la enmienda hubiera contenido solo el lenguaje de la Sección 1, los defensores de los derechos de las mujeres se habrían sentido encantados porque habría fortalecido su argumento a favor del sufragio femenino, a pesar de que tenía que ver con el establecimiento de la ciudadanía en lugar del derecho al voto. per se:

"Sección 1. Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado en el que residen. Ningún Estado promulgará ni hará cumplir ninguna ley que limite los privilegios o inmunidades de ciudadanos de los Estados Unidos ni ningún Estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad, sin el debido proceso legal, ni negará a ninguna persona dentro de su jurisdicción la igual protección de las leyes ".

Pero esta redacción habría hecho que la enmienda fuera imposible de aprobar. Hubo un amplio apoyo político para proteger a los esclavos liberados, pero no para dar a las mujeres el derecho al voto.

Este dilema político se "resolvió" mediante el lenguaje de la Sección 2, que era necesario para especificar cómo se contarían los habitantes de los estados a los efectos de la representación legislativa. Enmendó la cláusula de las "tres quintas partes" de la Constitución.

Y se impondría una sanción a un estado recalcitrante por cualquier esfuerzo por negar a los negros sus votos. Por cada negro denegado el voto, la base de representación del estado se reduciría en uno:

"Sección 2. Los representantes serán distribuidos entre los varios Estados según su número respectivo, contando el número total de personas en cada Estado, excluidos los indios no gravados. Pero cuando el derecho de voto ... sea denegado a alguno de los habitantes varones de tales Estado, teniendo veintiún años de edad, y ciudadanos de los Estados Unidos ... la base de representación en el mismo se reducirá en la proporción que el número de tales ciudadanos varones corresponderá al número total de ciudadanos varones de veintiún años de edad en tal estado ".

Antes de la guerra, un estado esclavista podía contar a cada esclavo como las tres quintas partes de una persona a los efectos de su representación proporcional en el Congreso. Ahora, por cada negro a quien se le negara el voto, el estado se vería obligado a deducir a una persona completa de su base para la representación distribuida. Esto ejercería una fuerte presión sobre el estado para que no privase de sus derechos a los negros. Simultáneamente, sin embargo, el lenguaje de esta sección de la enmienda, al especificar con precisión el cálculo que se utilizará, calificó las palabras "habitantes" y "ciudadanos" con la palabra "hombre".

Por lo tanto, esta sección enfureció a los defensores de los derechos de las mujeres y al mismo tiempo permitió a los proponentes de la enmienda cobertura suficiente para encontrar los votos para su aprobación porque parecía limitar sus efectos a la expansión de la población masculina elegible para votar. Las palabras "hombre" y "mujer" no habían aparecido en la Constitución antes de esto. Y las mujeres habían presentado su argumento constitucional más fuerte a favor del derecho al voto basándose en el razonamiento de los "derechos naturales" en el que se basaba la Constitución. Argumentaron que las mujeres ya tenía el derecho al voto (y lo había tenido siempre), al menos implícitamente, en la Constitución, pero esa mera convención pasada de moda había impedido que ese derecho fuera reconocido. Habían estado defendiendo el sufragio femenino, es decir, sobre la base de los derechos humanos universales que consideraban afirmados implícitamente en la Constitución.

La mayoría de quienes habían defendido los derechos de las mujeres antes y durante la guerra también se habían aliado fuertemente con el movimiento para abolir la esclavitud, vinculando las dos causas sobre la base de los derechos naturales. Pero ahora, con la inserción de la palabra "hombre" en la enmienda, la Constitución ya no sería técnicamente ciega al género, sino que "privaría" activamente de sus derechos electorales a las mujeres. Los defensores de los derechos de las mujeres se sintieron particularmente afectados por el hecho de que la enmienda fue redactada y estaba siendo impulsada por los mismos reformadores, como el senador Charles Sumner, con quien habían estado hombro con hombro en la agitación contra la esclavitud.

Como señaló Elizabeth Cady Stanton sobre la determinación del Congreso republicano de extender los derechos de voto a los negros: "exigir su emancipación sobre el amplio principio de los derechos naturales, estuvo rodeado de dificultades, ya que el resultado lógico de tal acción debe ser la emancipación de todos los marginados". no sólo las mujeres blancas de todo el país, sino también las esclavas del sur ... la única forma en que podían abrir la puerta constitucional lo suficiente para dejar pasar al hombre negro era introducir la palabra 'masculino' en el Constitución."

Wendell Phillips, in 1865, as the new head of the American Anti-Slavery Society, turned the society's sights on ensuring black Americans' civil and political rights, especially suffrage. The old-line anti-slavery agitators understood that trying to extend suffrage to African-Americans would require a huge political battle. Trying to extend suffrage to women, too, at the same time, would be impossible. So now he told the society's annual convention, "I hope in time to be as bold as [British reformer John] Stuart Mill and add to that last clause 'sex'!! But this hour belongs to the negro. As Abraham Lincoln said, 'One War at a time' so I say, One question at a time. This hour belongs to the negro." Elizabeth Cady Stanton and Susan B. Anthony both understood immediately that this meant that their erstwhile supporters among the abolitionists—many of whom were now in the councils of legislative influence in the Republican Party—were putting the "woman's cause … in deep water."

Congress proposed the 14th Amendment on June 13, 1866. It was ratified and became law on July 9, 1868. Its adoption caused a deep rift among those who, until then, had made common cause. Many of the supporters of the amendment hoped that the issues of black suffrage and woman suffrage could be separated out and treated sequentially, one after the other. And many of them were acting on the pressing need to deal with the issue of black citizenship and suffrage separate from the issue of woman suffrage out of the necessity to cope with the unfolding events in the aftermath of the war.

Nevertheless, many women's rights activists felt that their cause had been betrayed by their former friends in reform, and that the cause of blacks and women had not just been separated, out of a temporary necessity, but that the cause of women had been set back. Historian Ellen DuBois has noted that this was a watershed event in that women's rights activists, after this, began focusing their organizing efforts specifically on gaining for women the right to vote, rather than relying on broader reforms. They organized both the National Woman's Suffrage Association and the American Woman Suffrage Association in 1869, and began petitioning for a constitutional amendment that would guarantee women the right to vote.

As events unfolded in the South, blacks were often excluded from voting by local restrictions of one kind or another, and Congress recognized that constitutionally defining blacks as citizens, through the 14th Amendment, did not absolutely guarantee their right to vote. Consequently, Congress proposed the 15th Amendment on February 26, 1869. It was ratified and became law on February 3, 1870:

"Section 1. The right of citizens of the United States to vote shall not be denied or abridged by the United States or by any State on account of race, color, or previous condition of servitude."

For women's rights advocates, this amendment added nothing new to their struggle for suffrage. Especially frustrating for them was the fact that antebellum reformers had often railed against legal limits to freedom based on "race, color, or sex," and the language of this new amendment seemed to them to be a kind of parody of that, in which "sex" was deliberately replaced by "previous condition of servitude," that is, slavery.

It was a painful irony for many women's rights activists, therefore, that they found themselves actively oponiéndose the passage of the amendment (as some of them had opposed the 14th Amendment). The amendment that would guarantee them the right to vote—the 19th—would not become law until 1920.

Para más información

"Petition of E. Cady Stanton, Susan B. Anthony, Lucy Stone, and others asking for an amendment of the Constitution that shall prohibit the several States from disfranchising any of their citizens on the ground of sex, ca. 1865," Records of the U.S. House of Representatives, National Archives and Records Administration, Washington, DC. ARC Identifier 306684.

"Form letter from E. Cady Stanton, Susan B. Anthony, and Lucy Stone asking friends to send petitions for women's suffrage to their representatives in Congress, 12/26/1865," Records of the U.S. House of Representatives, National Archives and Records Administration, Washington, DC. ARC Identifier 306686.

Bibliografía

Elizabeth Cady Stanton, Susan B. Anthony, Matilda Joslyn Gage, eds., History of Woman Suffrage, Volume 2: 1861-1876. Rochester, NY: Privately Printed, 1881, pp. 90-106, 333-362, 407-416.

Ellen Carol DuBois, Feminism and Suffrage: The Emergence of an Independent Women's Movement in America, 1848-1869. Ithaca: Cornell University Press, 1978, pp. 53-72.

Eleanor Flexner and Ellen Fitzpatrick, Century of Struggle: The Woman's Rights Movement in the United States, rev. ed. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1996, pp. 136-148.


(1865) Reconstruction Amendments, 1865-1870

Amendments 13-15 are called the Reconstruction Amendments both because they were the first enacted right after the Civil War and because all addressed questions related to the legal and political status of the African Americans.

AMENDMENT XIII
Passed by Congress January 31, 1865. Ratified December 6, 1865.
Note: A portion of Article IV, section 2, of the Constitution was superseded by the 13th amendment.

Section 1.
Neither slavery nor involuntary servitude, except as a punishment for crime whereof the party shall have been duly convicted, shall exist within the United States, or any place subject to their jurisdiction.

Section 2.
El Congreso tendrá poder para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.
________________________________________
AMENDMENT XIV
Passed by Congress June 13, 1866. Ratified July 9, 1868.
Note: Article I, section 2, of the Constitution was modified by section 2 of the 14th amendment.

Section 1.
All persons born or naturalized in the United States, and subject to the jurisdiction thereof, are citizens of the United States and of the State wherein they reside. Ningún Estado promulgará ni hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos, ni ningún Estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal ni negará a ninguna persona dentro de su jurisdicción el igual protección de las leyes.

Section 2.
Representatives shall be apportioned among the several States according to their respective numbers, counting the whole number of persons in each State, excluding Indians not taxed. But when the right to vote at any election for the choice of electors for President and Vice-President of the United States, Representatives in Congress, the Executive and Judicial officers of a State, or the members of the Legislature thereof, is denied to any of the male inhabitants of such State, being twenty-one years of age,* and citizens of the United States, or in any way abridged, except for participation in rebellion, or other crime, the basis of representation therein shall be reduced in the proportion which the number of such male citizens shall bear to the whole number of male citizens twenty-one years of age in such State.

Seccion 3.
No person shall be a Senator or Representative in Congress, or elector of President and Vice-President, or hold any office, civil or military, under the United States, or under any State, who, having previously taken an oath, as a member of Congress, or as an officer of the United States, or as a member of any State legislature, or as an executive or judicial officer of any State, to support the Constitution of the United States, shall have engaged in insurrection or rebellion against the same, or given aid or comfort to the enemies thereof. Pero el Congreso puede, con el voto de dos tercios de cada Cámara, eliminar dicha discapacidad.

Section 4.
The validity of the public debt of the United States, authorized by law, including debts incurred for payment of pensions and bounties for services in suppressing insurrection or rebellion, shall not be questioned. Pero ni los Estados Unidos ni ningún Estado asumirá o pagará ninguna deuda u obligación incurrida en ayuda de la insurrección o rebelión contra los Estados Unidos, o cualquier reclamo por la pérdida o emancipación de cualquier esclavo, pero todas esas deudas, obligaciones y reclamos se mantendrán. ilegal y nulo.

Sección 5.
The Congress shall have the power to enforce, by appropriate legislation, the provisions of this article.
*Changed by section 1 of the 26th amendment.
________________________________________
AMENDMENT XV
Passed by Congress February 26, 1869. Ratified February 3, 1870.

Section 1.
The right of citizens of the United States to vote shall not be denied or abridged by the United States or by any State on account of race, color, or previous condition of servitude–

Section 2.
El Congreso tendrá la facultad de hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.


Amendment XXIII - History

The Twenty-Fourth Amendment, ratified on January 23, 1964, eliminated the ability of governments, whether federal or state, to impose a poll tax or any other type of tax as a requirement for allowing citizens to vote.

Section 1. The right of citizens of the United States to vote in any primary or other election for President or Vice President, for electors for President or Vice President, or for Senator or Representative in Congress, shall not be denied or abridged by the United States or any State by reason of failure to pay any poll tax or other tax.

Section 2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

Basis

After the dust had settled following the Civil War, and the Restoration Amendments had been passed, some southern states began the practice of charging a poll tax, the payment of which was required before a person would be allowed to vote. This afforded the ability to limit access to voting by African Americans, who could not pay the tax, yet did not violate the 15th Amendment. Poll taxes became a standard for voting in the South, eventually being implemented by all eleven states that once comprised the Confederacy.

Proceso

The road to ratification of the 24th Amendment was not an easy one, and it was not a short one. From the period spanning 1890 to the ratification of the amendment in 1964, it was considered, addressed, drafted, reconsidered, dropped, and reconsidered. The federal government, for the most part, disregarded the poll tax issue from the early 1900’s to 1937. Further, the poll tax even survived a challenge that was presented to the Supreme Court in which the tax was upheld as being part of states’ rights.

President Franklin D. Roosevelt vocalized his opinion that the poll taxes should be abolished but did not pursue the matter out of concern that doing so would alienate the conservative Democrats of the South. President Roosevelt was about to unveil his New Deal plan, and he needed those Democrats’ support.

Efforts to abolish the taxes continued despite efforts by some of the senior senators from the South to filibuster. In the late 1930’s, the House passed a bill 254-84 that would abolish the taxes however, the senior senators were able to completely bring the process to a halt with another filibuster.

Interestingly, the tone of the poll tax debate changed as the 1940’s arrived. Before this era, legislators made no effort to hide the fact that the poll tax was a deliberate effort to restrict the black vote. As the 1940’s progressed into the 1950’s, the intent had been translated to convey the idea that the concern was based upon constitutional issues, although non-public documents indicate that the underlying purpose of limiting the black vote had not changed.

Interestingly, southern states that had taken the initiative to abolish poll taxes remained in opposition to passage of The Poll Tax Bill. These states were experiencing difficulty with their restoration state in the union combined with their remnant of a dream of separatism. They did not relish the idea of the federal government having the power to interfere in the states’ electoral process, and for this reason sided with those states who were opposed to The Poll Tax Bill.

As his term commenced, President Harry S. Truman created the President’s Committee on Civil Rights, to investigate matters concerning equal rights, including the poll tax. As the Cold War commenced in the 1950’s, the Poll Tax Bill faded into the background as fear of communism took center stage, and it was learned that some Marxist Americans were opposed to the poll tax.

The election of President John F. Kennedy resulted in another look at the civil rights issue, including the poll tax. After consideration of the issue, he decided that the best course of action would be a constitutional amendment, since all efforts to pass legislation resulted in filibuster.

President Kennedy was able to gain the support of senators who had formerly opposed any type of civil rights legislation, and this fact served to bolster support by others who would have most likely opposed its passage.

Although ratification was not accomplished with 100% approval, the Twenty-Fourth Amendment was ratified on January 23, 1964. Thirty-eight states initially ratified the amendment, with four states later ratifying as well. The amendment was rejected outright by the State of Mississippi, and at the time of this writing, eight other states have not ratified the amendment.

In Summary

The Twenty-Fourth Amendment’s journey into being began with the post-Civil War era and reached its zenith in 1964 under the presidency of Lyndon B. Johnson. President Johnson referred to the passage of the Twenty-Fourth Amendment as “a triumph of liberty over restriction.” It is an excellent example of the tenacity of the American spirit.


Twenty-Third Amendment

The Twenty-third Amendment to the U.S. Constitution reads:

Section 1. The District constituting the seat of Government of the United States shall appoint in such manner as the Congress may direct:

A number of electors of President and Vice President equal to the whole number of Senators and Representatives in Congress to which the District would be entitled if it were a State, but in no event more than the least populous State they shall be in addition to those appointed by the States, but they shall be considered, for the purposes of the election of President and Vice President, to be electors appointed by a State and they shall meet in the District and perform such duties as provided by the twelfth article of amendment.

Section 2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

The Twenty-third Amendment was proposed on June 16, 1960, and ratified on March 29, 1961. The amendment rectified an omission in the Constitution that prevented residents of the District of Columbia from voting in presidential elections.

Article I of the Constitution gives Congress the authority to accept land from the states and administer it as the seat of national government. The District of Columbia was organized under this provision from land given to the federal government by Virginia and Maryland.

The government of the city of Washington and the District of Columbia has been dominated by Congress for most of the district's history. Congress is empowered by Article I to exercise exclusive authority over the seat of government. In the 1820s Congress allowed citizens of the district to vote for a mayor and city council. In 1871 Congress created a territorial form of government for the district. All the officials, including a legislative assembly, were appointed by the president. This system was abandoned in 1874, when Congress reestablished direct control over the city government.

From the 1870s until 1961, residents of the district were denied all rights to vote. Though residents paid federal and local taxes and were drafted into the military services, they could not vote. The Twenty-third Amendment gave district residents the right to vote for president. Under the amendment the number of the district's electors cannot exceed that of the state with the smallest population. In practice, this means that the district elects three presidential electors.

The amendment did not address the issue of representation in Congress. Later, a constitutional amendment that would have given residents the right to vote for congressional representatives was proposed, but it failed to win ratification. In 1970 Congress created the position of nonvoting delegate to the House of Representatives, to be elected by the district's residents.


Understanding the 23rd Amendment

The 23rd Amendment of the United States Constitution would finally provide citizens of the District of Columbia the right to vote for the President and Vice President offices. Prior to the 23rd Amendment, citizens of Washington, D.C. were not granted the right to vote on the basis that the Capitol is not considered a State of the United States.

Under Article I of the United States Constitution, power was granted to Congress to accept land from the states for the purpose of creating the seat of Government. The District of Columbia was founded in accordance with the provision, as the states of Maryland and Virginia would provide for such land.

Washington, D.C. would, therefore, be controlled by Congress. The 23rd Amendment was proposed by Congress on June 17th, 1960, and finally ratified by the necessary number of states on March 29th, 1961. Washington D.C. citizens would ultimately be able to exercise their new right to vote in a Presidential election in 1964.

Under the provisions included in the 23rd Amendment, the District of Columbia would be restricted to having a number of electors that would reflect the number of electors in the least populated State of the United States. The electors would be appointed by the State and would be considered as electors appointed by a State. The electors would be bound to observe and follow the provisions contained within theTwelfth Amendment.


U.S. Constitution - Amendment 23

1. El Distrito que constituye la sede del Gobierno de los Estados Unidos nombrará de la manera que el Congreso pueda ordenar: Un número de electores de Presidente y Vicepresidente igual al número total de Senadores y Representantes en el Congreso a los que el Distrito estaría Si fuera un Estado, pero en ningún caso más que el Estado menos poblado, serán adicionales a los designados por los Estados, pero se considerarán, a los efectos de la elección de Presidente y Vicepresidente, como electores. designados por un Estado y se reunirán en el Distrito y realizarán los deberes previstos en el artículo duodécimo de la enmienda.

2. El Congreso estará facultado para hacer cumplir este artículo mediante la legislación apropiada.

Sitio web diseñado y mantenido por Steve Mount.
© 1995-2010 por Craig Walenta. Reservados todos los derechos.
Póngase en contacto con el webmaster.
Bibliografía del sitio.
Cómo citar este sitio.
Revise nuestra política de privacidad.
Last Modified: 24 Jan 2010
HTML 4.0 válido


Ver el vídeo: Cómo se Aplica la Enmienda para los Suelos- TvAgro por Juan Gonzalo Angel (Mayo 2022).