Podcasts de historia

Los marfiles de Nimrud: su descubrimiento e historia

Los marfiles de Nimrud: su descubrimiento e historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En 1845 EC, el arqueólogo Austen Henry Layard comenzó las excavaciones en las ruinas de la ciudad de Nimrud en la región que es el norte de Irak en la actualidad. La expedición de Layard fue parte de un movimiento más amplio en ese momento para descubrir sitios antiguos en Mesopotamia, lo que corroboraría historias encontradas en la Biblia, específicamente en libros del Antiguo Testamento como Génesis y Jonás. Los arqueólogos que excavaron los sitios en toda Mesopotamia a mediados del siglo XIX EC estaban buscando evidencia física para respaldar los relatos del Gran Diluvio, la Torre de Babel y ciudades como Nínive y Calah, entre otras referencias bíblicas. Su trabajo, irónicamente, tendría el efecto completamente opuesto de lo que se pretendía: descubrieron una civilización que existía mucho antes de que se escribieran los primeros libros bíblicos, una que, de hecho, había producido las primeras historias sobre un diluvio global y un arca, y que estaba mucho más avanzado de lo que se pensaba. Estos descubrimientos revolucionarían la comprensión humana de la historia mundial que, anteriormente, había sido fuertemente influenciada por la versión de los eventos de la Biblia. Antes de estas expediciones, se sabía poco sobre la historia de Mesopotamia fuera de los asirios y babilonios porque eran las personas mejor documentadas por los historiadores griegos y mencionadas en la Biblia. Las grandes ciudades mesopotámicas del pasado quedaron enterradas bajo las arenas después de la caída del Imperio asirio en 612 a. C., y sus historias quedaron enterradas con ellas.

Historia de la ciudad y descubrimiento de los marfiles

Cuando Layard comenzó su trabajo en Nimrud, ni siquiera sabía qué ciudad estaba excavando. Creía haber descubierto Nínive y, de hecho, publicó su libro más vendido sobre la excavación, Nínive y sus restos, en 1849 EC, todavía confiaba en esa creencia. Su libro fue tan popular, y los artefactos que descubrió tan intrigantes, que rápidamente se financiaron más expediciones a la región. El trabajo posterior en la región estableció que las ruinas que Layard había descubierto no eran las de Nínive, sino de otra ciudad, que entonces se conocía como Nimrud. El arqueólogo William K. Loftus tomó el relevo de Layard en 1854 EC y excavó Nimrud descubriendo, entre otros tesoros, las magníficas obras de arte conocidas hoy como los marfiles de Nimrud (también como los marfiles de Loftus). Nimrud fue una ciudad importante en la antigua Mesopotamia conocida como Kalhu (también Caleh, Calah), que se convirtió en la capital del Imperio Asirio bajo Ashurnasirpal II (reinó 884-859 a. C.), quien trasladó el gobierno central allí desde la capital tradicional de Ashur.

La ciudad existió como un importante centro comercial desde al menos el primer milenio antes de Cristo. Estaba ubicado directamente en una ruta próspera al norte de Ashur y al sur de Nínive. El Imperio asirio fue gobernado por Kalhu desde 879-706 a. C., cuando Sargón II (reinó 722-705 a. C.) trasladó la capital a su nueva ciudad de Dur-Sharrukin (Khorsabad). Tras la muerte de Sargón II, su hijo Senaquerib (que reinó entre el 705 y el 681 a. C.) abandonó Dur-Sharrukin y trasladó la capital a Nínive. Sin embargo, Kalhu continuó siendo una ciudad importante para los asirios, y los palacios y residencias estaban ricamente adornados y ornamentados con oro, plata, gemas preciosas y las intrincadas obras de arte que han llegado a conocerse como los Marfiles de Nimrud.

La importancia de los marfiles de Nimrud

La historiadora y curadora Joan Lines del Metropolitan Museum of Art describe estas piezas:

Los objetos más llamativos de Nimrud son los marfiles: cabezas exquisitamente talladas que alguna vez debieron haber ornamentado muebles en los palacios reales; cajas con incrustaciones de oro y decoradas con procesiones de pequeñas figuras; placas decorativas; animales pequeños delicadamente tallados (234).

La expedición de Layard había descubierto el primero de los marfiles, mientras que Loftus descubrió muchos más. Mientras Loftus trabajaba en Nimrud, la ciudad de Nínive fue identificada positivamente y la atención internacional y los fondos se destinaron a esa excavación, así como al trabajo en la ciudad de Khorasbad, recientemente descubierta. Nimrud fue descuidado hasta 1949 EC, cuando el arqueólogo Max E. Mallowan de la Universidad de Londres (esposo de la escritora de misterio Agatha Christie) comenzó las excavaciones allí, que duraron hasta 1963 EC. Mallowan descubrió la mayor cantidad de marfiles en la estructura conocida como North West Palace (también llamado Burnt Palace). Estos incluyeron algunas de las piezas más famosas que se exhiben en el mundo hoy, como la cabeza de "Mona Lisa", que se encontró en un pozo en el palacio. El historiador Chris Allen describe el uso de estos marfiles por los asirios, así como su origen:

La mayoría de los marfiles formaban decoración en partes de muebles como sillas, mesas, posiblemente camas o cajas. También estaban decoradas con oro despojado. El marfil era fácilmente accesible desde las manadas de elefantes que fueron cazados en Siria hasta el siglo IX cuando se extinguieron. Los colmillos de marfil también se tomaban como tributo en la guerra. La mayoría de los marfiles se recibieron [en Nimrud] ya tallados, como botín o como obsequio (3).

Cuando cayó el Imperio asirio en 612 a. C., Kalhu y las otras grandes ciudades fueron saqueadas por los ejércitos babilonios, medos y persas. Los palacios fueron quemados después de que se les quitara algo de valor. Aparentemente, el oro fue despojado de los marfiles en este momento, y las piezas de marfil mismas fueron descartadas o arrojadas por el palacio como inútiles para los invasores. Esto parece algo extraño al principio ya que, como señala Joan Lines, el marfil tenía una larga historia en la región como un bien valioso:

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

El marfil, como sabemos tanto por excavaciones como por registros históricos, era muy apreciado y de uso extensivo en la época del imperio asirio. La referencia bíblica clásica es, por supuesto, la casa de marfil de Acab en Samaria, donde las excavaciones modernas revelaron marfiles relacionados con los de Nimrud. Las inscripciones contemporáneas proporcionan muchos registros de marfil enviados como tributo a los reyes asirios y del uso del marfil por ellos. Leemos que Assurnasirpal tomó "sillones de marfil recubiertos de oro" de una ciudad en el oeste del Tigris y recibió tributo de "colmillos de elefante y tronos de marfil recubiertos de oro y plata". "Toda Fenicia" le envió regalos, incluidos marfil y elefantes. En el inventario del botín tomado de Damasco por Adad Nirari III se enumeran camas y taburetes de marfil del palacio real. Se dice que Sargón II tuvo un palacio de marfil, incluido en el tributo pagado por Ezequías de Judá a Senaquerib en 701 a. C. eran lechos de marfil y colmillos y pieles de elefantes (235).

Es probable que, dado que la ornamentación de marfil se habría asociado con el odiado imperio que los invasores estaban derrocando, descartaran los marfiles como símbolos de ese imperio después de despojarlos de su oro. Al arrojar los marfiles al pozo del palacio, los invasores ayudaron inadvertidamente a conservarlos, ya que el barro del pozo selló las piezas y las mantuvo perfectamente intactas. Mallowan descubrió más marfiles en un arsenal del palacio donde, al parecer, se almacenaban como botín y los invasores del 612 a. C. los pasaban por alto o simplemente los ignoraban. Estos también fueron bien conservados por las fuerzas invasoras, ya que las paredes y el techo del palacio en llamas los enterraron y protegieron.

Los diferentes estilos de los marfiles

Cuando fueron descubiertos, primero se limpiaron con la crema facial de Agatha Christie. Un artículo en el Correo diario de 2011 cita un pasaje de la autobiografía de Christie de 1977 en el que escribió que "tenía mis propias herramientas favoritas; un palito de naranja, una aguja de tejer muy fina ... y un frasco de crema facial cosmética para sacar suavemente la suciedad de las grietas "(1). Una vez que se limpiaron los marfiles, el tipo de detalle y artesanía que aparecían en el trabajo sorprendió a Mallowan y su equipo. Como escribe Lines, "El trabajo de los talladores de marfil fue supremo entre el de los artesanos antiguos" (235). Se descubrieron más marfiles en Nimrud en una casa privada, y se descubrió que eran más antiguos que los demás y se cree que se conservaron como reliquias. La precisión de la artesanía y la belleza de los marfiles ciertamente los habrían convertido en posesiones preciadas de cualquier familia.

A medida que se limpiaban, clasificaban y examinaban más a fondo los marfiles, se hizo evidente que eran de diferentes estilos y de diferentes puntos de origen. Chris Allen explica estas diferencias, citando el trabajo original de Max Mallowan:

Se ha identificado que los marfiles de Nimrud representan tres estilos separados: asirio, fenicio y sirio. El estilo asirio se caracteriza principalmente por su técnica, es decir, las imágenes se inciden con un instrumento afilado sobre una superficie plana de marfil. También tienen un contenido particular, es decir, con temas que también se encuentran en las esculturas en relieve [del palacio de Nimrud]: escenas de guerra, procesiones, dioses protectores, etc. El estilo fenicio se distingue por el uso de la imaginería egipcia incluyendo dioses, sundiscs, animales míticos, incluso jeroglíficos, aunque estos últimos suelen carecer de sentido ... Finalmente, el estilo sirio es posiblemente más artístico y tridimensional, o escultórico, en su imaginería. Muchos de estos son cabezas y figuras de mujeres de cuerpo entero que pueden haber sido mangos de otros artefactos, e incluyen la "Mona Lisa". Los toros y terneros tallados utilizados en las tapas de las cajas también son de este estilo ... El estilo fenicio se atribuye a las ciudades-estado a lo largo de la costa mediterránea; y los del estilo sirio desglosados ​​por temas en ciudades particulares de Siria. [El estilo asirio fue creado] en Nimrud por artesanos de otros lugares (3-5).

Los marfiles fenicios son los más antiguos y sientan las bases de la técnica que fue utilizada por los artesanos posteriores. Joan Lines explica que "los fenicios no solo proporcionaron marfil, sino también la técnica de trabajarlo, que probablemente habían aprendido de los egipcios, los primeros en el mundo antiguo que lo utilizaron en gran medida. influencia, son las más antiguas de las que se encuentran en el Cercano Oriente, y en esa región los fenicios siguieron siendo durante siglos los más hábiles talladores de marfil "(235). Las técnicas de los fenicios fueron luego desarrolladas por otros, como los sirios, en las imágenes tridimensionales mencionadas anteriormente por Allen, pero el estilo fenicio todavía se considera generalmente el más hábil.

Más excavaciones en Nimrud y los marfiles hoy

En 1988-1989 EC, las Oficinas de Antigüedad y Patrimonio de Irak nuevamente excavaron en Nimrud y descubrieron más tesoros y descubrimientos valiosos como la tumba de la reina Yaba, esposa de Tiglat-Pileser III y la de la reina Atalia, esposa de Sargón II, junto con grandes cantidades de oro y joyas; pero no más marfiles. Los marfiles descubiertos por Layard, Loftus, Mallowan y otros fueron llevados a Inglaterra y conservados principalmente por el Instituto Británico. En 2011 EC, 6000 de estos marfiles se vendieron al Museo Británico por 1,17 millones de libras, el precio más alto pagado por una adquisición desde que el museo compró la placa La Reina de la Noche por 1,15 millones de libras en 2003 EC. Los marfiles se exhiben ahora en numerosos museos de todo el mundo, incluido el Museo Sulaymaniya en Slemani, Irak; El Museo Nacional de Bagdad, Irak; El Museo Británico de Londres; y el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, EE. UU. Siguen siendo uno de los artefactos más fascinantes y bellos de la región del Cercano Oriente, ya que no solo arrojan luz sobre los gustos y la vida cotidiana de la realeza y la nobleza asirias, sino que también dan testimonio de la habilidad, visión y artesanía del antiguo marfil. -carvers.


Bogdanos, Matthew, con Patrick, William

Publicado por Bloomsbury Books, Nueva York, 2006

Usado - Tapa blanda
Condición: muy buena

Libro de bolsillo. Estado: Muy bueno. 335 págs., [16] págs. Láminas, ilus. (algunas col.), mapas, biblio., índice 22 cm. Copia limpia y ajustada. Browning. Una hoja se dobló. Es un infante de marina pulido, un boxeador competitivo, un estudioso de los clásicos y asistente del fiscal de distrito en Manhattan. Los tabloides de Nueva York lo llaman 'pit bull' por su implacable enjuiciamiento de acusados ​​de alto perfil como Sean 'Puff Daddy' Combs y los 'carniceros con cara de bebé' de Central Park. Cuando cayó Bagdad, el coronel Matthew Bogdanos estaba en el sur de Irak, rastreando redes terroristas a través de su financiación y contrabando de armas, hasta que se enteró del saqueo del museo. Inmediatamente cruzando el desierto con un grupo de élite elegido de su grupo de trabajo de múltiples agencias, arriesgó su carrera y su vida en busca de los tesoros más invaluables de Irak. Thieves of Baghdad te lleva desde el vuelo de su familia a un lugar seguro en la Zona Cero el 11 de septiembre, a su misión de perseguir a los terroristas de al-Qaeda en Afganistán y a las calles devastadas por la guerra de Bagdad en busca de antigüedades. Los personajes coloridos y el doble trato son la norma mientras Bogdanos intenta resolver lo que realmente sucedió durante el caos de la guerra. Vemos a su equipo realizando redadas y negociando recuperaciones, abriendo cajas fuertes y mezclándose en los mercados, y rastreando pistas desde Zúrich y Ammán hasta Lyon, Londres y Nueva York. En una investigación que condujo a la recuperación de más de 5,000 objetos invaluables, hilos complejos se entrelazan y el suspenso aumenta mientras el equipo trabaja para localizar el tesoro más sensacional de todos, el tesoro de Nimrud, una colección de joyas de oro y piedras preciosas a menudo. llamada 'Joyas de la Corona de Irak'. y mercado de antigüedades. También explora el alma de un hombre que es a partes iguales Marine endurecido, padre dedicado y erudito apasionado. Sobre todo, demuestra que, en una cultura tan antigua como la de Oriente Medio, nada es lo que parece. / Matthew Bogdanos ha sido asistente del fiscal de distrito en Manhattan desde 1988. Coronel de las Reservas Marinas, boxeador de peso mediano y nativo de Nueva York, tiene una licenciatura en clásicos de la Universidad de Bucknell, una licenciatura en derecho y una maestría en estudios clásicos. de la Universidad de Columbia y una maestría en Estudios Estratégicos del Army War College. Llamado al servicio activo después del 11 de septiembre de 2001, recibió una Estrella de Bronce por operaciones antiterroristas en Afganistán y luego sirvió dos giras en Irak. Liberado de nuevo en las Reservas en octubre de 2005, regresó a la Oficina del Fiscal de Distrito y continúa la búsqueda de antigüedades robadas. William Patrick es el autor de Blood Winter, que el Wall Street Journal comparó con 'lo mejor de Graham Greene y John le Carre.' Tamaño: 8vo - más de 7 ° y # 34 - 9 ° y # 34 de altura.


Kantor, Helene J .:

Publicado por Boston: Archaeological Institute of America, 1968

Usado - Tapa blanda
Condición: Tripa

Mit zahlr. Tejido. Geheftet. Condición: Gut. Separata de: Archaeology 21, 2. S. 92-98. Aus der Bibliothek von Prof.Dr. Wolfram Kleiss, langj hrigem Leiter der Au enstelle Teheran des Deutschen Arch ologischen Instituts. - 2 volúmenes. 677 páginas, 594 ilustraciones, 9 láminas a color, 6 mapas, 15 planos, 6 secciones. Dodd, Mead & amp Company, Nueva York 1966. Sprache: Englisch Gewicht in Gramm: 550.


Reseñas

'Un relato autorizado y bellamente ilustrado ... una obra de referencia esencial no solo para aquellos interesados ​​en el antiguo Cercano Oriente, sino para todos los interesados ​​en marfiles antiguos'
John Curtis, presidente del Instituto Británico para el Estudio de Irak y ex encargado del Departamento de Oriente Medio del Museo Británico

"Magistralmente ... íntimamente familiarizada con los espectaculares hallazgos de la capital asiria de Nimrud, Georgina Herrmann da vida a la historia de la talla de marfil del Cercano Oriente"
Dirk Wicke, presidente del Instituto de Ciencias Arqueológicas, Goethe Universität

"Hermoso ... Sin duda, debería pertenecer a la colección de cualquier persona interesada en el marfil y el arte antiguo del Imperio asirio"
La sociedad prehistórica


Bagram: la ciudad perdida de Kapisa

En 1833, Charles Masson llegó a lo que los macedonios y griegos llamaron una vez "el límite del mundo conocido". Un desertor del ejército británico de la India, Masson había pasado algunos años escondiéndose y explorando el noroeste de la India, Afganistán e Irán. Ahora aquí estaba él, contemplando la estupa de Topdara, al norte de Kabul en Afganistán.

Levantándose del paisaje accidentado y construido sobre una meseta montañosa, el estupa debe haber sido una vista deslumbrante. Masson lo describió como quizás "el monumento más completo y hermoso de su tipo en esta región". Luego procedió a perforarlo y lo dejó parcialmente destripado, hasta que fue restaurado por una organización de patrimonio cultural afgano en 2016.

Masson estaba en busca de un destino mítico: Alejandría en el Cáucaso, una de las ciudades legendarias establecidas por Alejandro durante su conquista de Oriente. Lo encontró en Bagram, a tiro de piedra de la estupa Topdara, en julio de 1833.

Topdara Stupa está a menos de 20 km de la actual ciudad de Bagram, actualmente una importante base aérea estadounidense, y antes de eso, el sitio de una gran base del ejército soviético durante su ocupación de Afganistán. Pero la historia de Bagram se remonta a la llegada de Alejandro, en el siglo IV a. C., e incluso antes de eso, a la Kamboja Mahajanapada ("gran república" de Kamboja) del siglo VI a. C.

Bagram fue originalmente el sitio de una ciudad llamada Kapisa, la capital del Reino de Kamboja, que se mencionó por primera vez en las obras de un erudito y gramático indio Panini en el siglo V a. C. Se refiere a un famoso vino elaborado allí, llamado "Kapisayana", elaborado con uvas conocidas en toda la región.

Kamboja fue uno de los 16 Mahajanapadas (grandes reinos o grandes repúblicas) de la antigua India, que se extendía desde Kamboja hasta Gandhara (en el actual Pakistán) hasta la parte oriental del subcontinente indio. Como Kamboja era un Mahajanapada de nómadas, es muy difícil decir mucho.

Alejandro llegó a Kapisa, entonces una ciudad aqueménida, en 329 a. C., durante su invasión de la región, que hoy es parte de Afganistán. Sin que él lo supiera, fundó una nueva ciudad en la cima de la antigua ciudad de Kapisa, y la llamó Alejandría en el Cáucaso. El ejército macedonio llegó aquí mientras perseguían al último aspirante al trono aqueménida, Artajerjes V Beso. Hicieron un desvío inesperado hacia la región de Gandhara, otro Mahajanapada, y llegaron al "Valle de Cophen" (Valle de Kabul).

Esta región estaba en la encrucijada de importantes rutas comerciales y, para un conquistador como Alejandro, era de vital importancia ya que le daba acceso a nuevas tierras. Al este se encontraba la India, al noroeste a través de las montañas Hindu Kush estaba Bactria, y al noreste a través del valle de Panjshir estaba Drapasca (una satrapía clave del estado aqueménida). Alejandro necesitaba una base sólida aquí para garantizar el flujo fluido de hombres y mercancías. Así que añadió 3.000 macedonios a los 4.000 habitantes locales y, en el sitio de la ciudad aqueménida de Kapisa, estableció la ciudad de Alejandría en el Cáucaso.

La ciudad siguió siendo un asentamiento griego muy importante durante los siguientes 300 años. Hiuen Tsang, que pasó casi mil años después de Alejandro, menciona la ciudad construida por los macedonios. También menciona las montañas cubiertas de nieve que los griegos llamaban el "Cáucaso" (en la época clásica, las montañas del Hindu Kush se llamaban el "Cáucaso", pero a diferencia de las montañas del Cáucaso entre Europa y Asia).

Los griegos identificaron las montañas como un lugar donde, en una cueva, Prometeo, el titán y un dios del fuego, estaban encadenados por toda la eternidad. Eratóstenes de Cirene (275 & # 8211 192 a. C.), un conocido autor y científico griego de su tiempo, escribe que los hombres de Alejandro incluso identificaron una cueva como la ubicación exacta. Los griegos bajo Alejandro probablemente fueron influenciados por una leyenda aqueménida local de que estas montañas eran "más altas que las moscas del águila", siendo el águila Simurgh, el protector de Prometeo.

La leyenda se hizo tan popular que tres siglos después, se supone que Pompeyo el Grande (siglo I a. C.), un general romano, visitó el Cáucaso en busca de la montaña. La historia adquirió tanto kilometraje que Hiuen Tsang se refiere a Kapisa y la Cueva del Águila, una cueva donde un águila había conversado una vez con una montaña (el pico del Cáucaso que domina Kapisa) que quería ser la más alta del mundo.

Según los historiadores, Alejandro había dejado claro que Alejandría en el Cáucaso iba a ser la capital de Paropamisadae (el nombre griego de la satrapía aqueménida de Parupraesanna, que también se usa a menudo como nombre de la gente de la provincia), y las referencias posteriores en el Milindapanha (un texto budista que detalla una serie de preguntas formuladas por el rey indo-griego Menandro / Milinda al sabio budista Nagasena en el siglo II a. C.), sugiere que existió en el siglo II a. C.

W W Tarn, uno de los más grandes historiadores bactriano-griegos, dice que la ciudad se llamaba "Alejandría-Kapisane" y estaba situada en una de las grandes encrucijadas de la época: era la puerta de entrada a la India y la capital de las Paropamisadae. La deidad patrona fue originalmente el Dios Elefante, que fue reemplazado por Zeus con la llegada de los macedonios. Zeus aparece en las monedas del rey Bactriano-Griego Eucratides (171-145 a. C.).

Después de Alejandro, Kapisa se convirtió en parte del Imperio seléucida y no fue cedida a Chandragupta Maurya (reinó c. 321-297 a. C.) por Seleucus Nicator. El emperador Ashoka (r. 269-232 a. C.), nieto de Chandragupta, finalmente extendió su gobierno aquí. Al principio de su reinado, Ashoka se refiere a esta tierra como una provincia vecina y solo más tarde incluye a los Paropamisadae como parte de sus dominios.

No sabemos qué sucedió después de Ashoka, pero a principios del siglo II a. C., la región se convirtió en parte del reino bactriano-griego y definitivamente fue parte del reino de Demetrio el Primero (200-180 a. C.). Demetrius, que se autodenominó el "Segundo Alejandro", fue un poderoso rey y mecenas del budismo y es conocido en los textos budistas como "Dhammamita".

En la imagen de arriba, que muestra a Zeus de Kapisa, la Hécate de tres cabezas, una diosa griega, en la mano derecha extendida de Zeus es, según W W Tarn, "Hécate de las 3 direcciones". Tarn cree que personifica la ciudad de Alexandria-Kapisa, que se encuentra en una encrucijada de tres vías. El renombrado lingüista Janos Harmatta, que ha estado trabajando con lingüística griega y parta, cree que la imagen de la ciudad-Deidad de Kapisa es la amalgama definitiva de tradiciones religiosas persas, griegas e indias y es el resultado de cultos paralelos que se unen sincréticamente para establecerse. y continúe en el período Kushana (siglo II a. C. al siglo I d. C.).

Alexandria-Kapisa fue una ciudad capital de los reyes indo-griegos del sur de Asia. Se supone que es el lugar de nacimiento de Menandro I Soter (siglo II a. C.), protagonista de la Milindapanha y que gobernó uno de los reinos indo-griegos más grandes y cuyos territorios se extendían hasta el este de Punjab.

Durante la época de Menander, Alexandria-Kapisa era un próspero centro de budismo y es desde aquí que el gran monje gran gran budista, Yona Mahadhammarakkhita, llevó a 30.000 monjes a la ciudad de Anuradhapura en Sri Lanka para la ceremonia de fundación de la Ruwanwelisaya Maha Stupa construida. por el rey Dutugamini sobre las reliquias de Buda en Ramagrama a mediados del siglo II a. C.

Las excavaciones arqueológicas en Bagram han revelado una gran cantidad de evidencia que lo corrobora en forma de artefactos de origen griego y griego, que incluyen algunos de los ejemplos más hermosos de vidrio griego encontrados en el sur de Asia. Estos están ahora en exhibición en Musee Guimet en París. los Délégation Archéologique Française en Afganistán (la delegación arqueológica francesa, que llevó a cabo numerosas excavaciones arqueológicas en Afganistán en 1936-1940) había excavado varios sitios en el valle de Kabul, y Bagram era uno de ellos. El sitio también ha revelado un fantástico tesoro de marfiles conocido como los marfiles de Bagram.

Estos son paneles de marfil que quizás formaban parte de cajas de madera o un trono / silla, y eran el revestimiento externo de estos elementos de madera. El tesoro también es la fuente de algunas estatuillas de marfil exquisitas, que recuerdan a Pompeya Lakshmi, que se cree que es de origen gandhariano como se ve en el Kharosthi "la" inscrito en su base. Quizás la figurilla se originó en Bagram.

Los paneles de marfil tienen exquisitas imágenes de budistas. toranas, Shalabhanjikas (ninfas semidivinas de los árboles), parejas de donantes y escenas que parecen haber sido transferidas directamente de la Gran Estupa de Sanchi. También se encontraron varios cuencos chinos de laca y fragmentos de muebles.

Después de los indo-griegos, Kapisa se convirtió en parte del Imperio Kushana (60 EC & # 8211 230 EC) y fue durante algún tiempo una de las capitales del emperador Kanishka (128-150 EC) en el siglo II EC. Los Kushanas o Yuezhi se trasladaron gradualmente a Gandhara a través de las tierras de los Shakas y finalmente desplazaron al último de los indo-griegos y establecieron capitales gemelas, en Pushkalavati (ahora Peshawar en Pakistán) y Kapisa (Bagram en Afganistán).

Es desde estas capitales que, después de consolidar el poder bajo Wema Kadphises, su hijo Kanishka expandió el Imperio Kushana en el norte y centro de la India, creando finalmente una nueva capital en Mathura (en Uttar Pradesh). Bagram floreció bajo las Kushanas. Fue a Kapisa a quien supuestamente Kanishka llevó a sus rehenes reales después de conquistar Yarkhand y Khotan en Asia Central.

En 225 d.C., después de la muerte del emperador Vasudeva, el Imperio Kushana se dividió en dos, el oriental y el occidental, y Bagram pasó a formar parte del Imperio Kushana occidental. Durante los siguientes 200 años, la región estuvo controlada por al menos tres entidades políticas, lo que impactó a Kapisa de muchas formas diferentes.

En 224 EC, Ardashir V del Reino de Pars (actual área de la provincia de Fars en Irán), los últimos descendientes de los reyes aqueménidas de la antigua Persia, se deshizo del yugo del débil monarca parto, Artabano IV en el Batalla de Hormozdgan. Se coronó a sí mismo como Emperador Ardashir I de la dinastía Sasánida que fundó y se propuso consolidar su imperio.

Los Kushanas occidentales pronto se convirtieron en afluentes de los sasánidas y, como gobernadores, mantuvieron relaciones comerciales con el Imperio Gupta en la vecina India.

En la última parte del siglo III d.C., los Kushanshahs bajo Hormizd (274-293 d.C.) se separaron del Imperio sasánida y crearon su propio estado, con Hormizd a la cabeza. Esta dinastía fue conocida como la dinastía Kushano-Sassanian. Resultó en una sincronicidad Kushano-Sasánida muy interesante, especialmente con Hormizd imitando las monedas Kushana con una imagen de Oesho (el nombre Kushana de la deidad india Shiva) en el reverso.

En 365 EC, el último de los Kushanshahs fue derrotado por Kidara I de los Kidarites, quienes eran con toda probabilidad los Red Huns. Kidara I luego asumió el título de "Kushahshah". Los kidarites fueron finalmente destruidos por una combinación de los sasánidas y los heftalitas o hunos blancos.

A continuación, Kapisa fue la capital de los reyes hindúes Shahi del valle de Kabul. Habían gobernado desde aquí desde el siglo IV d.C. hasta el 794 d.C., después de lo cual trasladaron su capital a Kabul, hasta el 870 d.C. El historiador y arqueólogo V A Smith llama a los primeros Shahis una "rama cadete de los Kushanas". Su gobierno vio las primeras invasiones de los ejércitos árabes a fines del siglo VII d.C.

En 870 EC, los primeros Shahis, que parecen haber sido budistas acérrimos, fueron reemplazados por la dinastía hindú Shahi fundada por el Brahmin Vazir del último rey de los primeros Shahi. Kapisa ahora lentamente perdió importancia y se convirtió en una pequeña ciudad. Se convirtió en parte de la dinastía hindú Shahi, y en 1026 EC, esta dinastía fue finalmente conquistada por la dinastía safávida de Persia.

Bagram, que simplemente significa "asentamiento", se convirtió en un lugar anodino. Los ghaznavids, ghurids, khwarazamshahs y los qarlughids gobernaron sucesivamente el valle de Kabul. Posteriormente fue parte del Sultanato de Delhi del norte de la India durante el período Khalji (1290-1320 EC). Luego recayó en Timur Lang, el fundador turco-mongol Chagatai del Imperio Timurid (1370-1405 EC).

En 1504 EC, todo el valle de Kabul cayó en manos de los mongoles bajo Babur, quienes fundaron el Imperio Mughal en la India en 1526 EC. Babur amaba el valle de Kabul y, de hecho, está enterrado aquí. Kabul siguió siendo un lugar muy importante subah o provincia del Imperio Mughal, y Abu'l Fazal la llama "una de las dos puertas de entrada al Indostán". Finalmente, en 1747 EC, Kabul se convirtió en la capital de Afganistán.

Bagram volvió a ser el centro de atención solo cuando se construyó un aeropuerto aquí en la década de 1950. El aeropuerto se amplió en la década de 1980 durante la incursión soviética en Afganistán. Fue asegurado en 2001 durante la invasión de Afganistán liderada por Estados Unidos y sigue siendo la base aérea más grande de las fuerzas estadounidenses en Afganistán.

Lamentablemente, el aeropuerto y su complejo contiguo se encuentran directamente sobre la antigua ciudad de Alejandría-Kapisa y ya no es posible realizar más investigaciones.


El arte perdido de los fenicios
Han pasado cincuenta años desde que la Escuela Británica de Arqueología en Irak extrajo el último marfil del suelo del Fuerte Salmanasar. Se encontraron literalmente miles, muchos de los cuales ya han sido publicados en Marfiles de Nimrud I-V, mientras que VI registró las piezas destacadas del Palacio Noroeste. Marfiles de Nimrud VII, Marfiles de las Salas SW11 / 12 y T10 completa la publicación de los ensamblajes en el Fuerte, en la medida en que los registros lo permitan. Los marfiles de la Sala SW11 / 12 son similares en carácter a los de la Sala SW37 y probablemente representan otro envío de botín, mientras que los de T10 en el bloque de la Sala del Trono incluyen piezas de las cuatro tradiciones, así como algunas completamente nuevas.

Una vez finalizada la publicación principal, ahora es posible examinar estos notables marfiles en su conjunto en lugar de estudiarlos por procedencia, como se analiza en detalle en el Comentario. Como era de esperar, inmediatamente se hace evidente que la mayoría puede asignarse a la tradición fenicia. Hay al menos el doble de marfiles fenicios que los demás marfiles levantinos y asirios. Por lo tanto, forman un archivo increíble, que registra el arte perdido de los fenicios, famosos durante mucho tiempo como maestros artesanos.

Los marfiles fenicios se pueden dividir en dos, los más finos, el fenicio clásico, a menudo adornado con incrustaciones delicadas, como joyas, y los otros ejemplos todavía claramente fenicios en estilo y tema. While the Classic pieces were probably carved in a single centre, possibly Tyre or Sidon, the others would have been carved in a variety of different Phoenician centres, located along the Mediterranean seaboard.

Designs on Syrian-Intermediate ivories are versions of some Phoenician subjects, employing different proportions and styles. They may represent the art of the recently-arrived Aramaean kingdoms, copying their sophisticated neighbours, while North Syrian ivories are entirely different in subject and character and derive from earlier Hittite traditions.

The ivories found at Nimrud present a unique resource for studying the minor arts of the Levantine world.
mostrar más


Islamic State destruction of Nimrud part of campaign to erase history

A bicyclist rides past the destroyed Mosque of The Prophet Jirjis in 2014 in central Mosul, Iraq. Islamic State militants destroyed the centuries-old mosque and the Mosque of the Prophet Younis, two revered ancient shrines in Mosul. The United Nations considers such destruction a war crime.

The 2,300-year-old Mesopotamian city of Hatra, south of Mosul, is under the militant group's control.

A statue of a woman stands in the ancient city of Hatra, which many fear could be an Islamic State target.

Artifacts from the city of Nimrud, similar to these at the Baghdad Museum, were destroyed by the Islamic State.

An image taken off a video reportedly released by the media office of the Nineveh branch of the Islamic State group on Feb. 25 shows an Islamic State militant destroying the statue of Lamassu, an Assyrian deity, with a sledgehammer in the ancient city of Nineveh in northern Iraq.

BEIRUT &mdash The Islamic State group’s destruction this week of the ancient city of Nimrud in northern Iraq is being called a war crime and is part of a systematic campaign to destroy archaeological sites that the group says promote apostasy.

Some of the world’s most precious cultural treasures, including ancient sites in the cradle of civilization, are in areas controlled by the group and at the mercy of extremists bent on wiping out all non-Islamic culture and history.

Here’s a look at some of the major sites destroyed by the Islamic State in Iraq and Syria, and others under their control:

In the 9th century B.C., Nimrud, also known as Kalhu, became the second capital of Assyria, an ancient kingdom that came to rule much of present-day Iraq and the Levant and became a great regional power. The city, which was destroyed in 612 B.C., is on the Tigris River just south of Iraq’s second largest city, Mosul. The late 1980s discovery of treasures in Nimrud’s royal tombs was one of the 20th century’s most significant archaeological finds. The government said militants destroyed the site this week using heavy military vehicles.

On Feb. 26, a video emerged on militant websites showing Islamic State militants with sledgehammers destroying ancient artifacts at the museum in Mosul, Iraq, which they referred to as idols. They also destroyed Nirgal Gate, one of several gates to Ninevah, the one-time capital of the Assyrian Empire.

In January, Islamic State militants ransacked the Central Library of Mosul, smashing the locks and taking about 2,000 books &mdash leaving only Islamic texts. Days later, militants broke into the University of Mosul’s library. They made a bonfire out of hundreds of books on science and culture, destroying them in front of students.

The militants control the 2,300-year-old city of Hatra, a well-preserved complex of temples south of Mosul and a UNESCO World Heritage site. Experts say large statues from Hatra have been destroyed or defaced.

Last year, militants in Iraq destroyed the centuries-old Mosque of the Prophet Younis &mdash thought to be the burial place of the Prophet Jonah &mdash and the Mosque of the Prophet Jirjis, two revered ancient shrines in Mosul. They also threatened to destroy Mosul’s 850-year old Crooked Minaret, but residents surrounded the structure to protect it.

The 2,300-year-old city in Syria overlooking the Euphrates River is a remarkably well-preserved cultural crossroads, a city first founded by Alexander the Great’s successors and later ruled by the Romans and various Persian empires. It boasts pagan temples, churches and one of the earliest known Jewish synagogues. Satellite imagery taken last year show the site pockmarked with holes from pillaging and illegal digs.


The Nimrud Ivories: Their Discovery & History - History

Barnett R.-D. A Syrian silver vase. En: Siria. Tome 34 fascicule 3-4, 1957. pp. 243-248.

In 1936 or 1937, Syrian peasants from the village of Tell Qatiné, just east of the outlet and barrage of the Lake of Horns, (1) discovered a silver cup or vase. It seems that the vase was complete when found, but that the peasants cut it into pieces to melt them down. Three portions of its engraved rim were recovered. They are 0.22 long (in development) maximum height (left end) 0.052 the height of the engraved band being 0.03 (cable patterns: 0.006 frieze of animals 0.018). The fragments were acquired by the late Comte Chandon de Briailles and it is with the kind permission of his heir, M. Claude de Nicolay, and with the aid of my colleague, M.P. Amandry, that I am able to publish it. M. Amandry generously placed at my disposal the photographs and a drawing of the vase, together with the information of the circumstances of its discovery supplied by the courtesy of M. H. Seyrig. (PL XVII et Fig. 1).

The decoration consists of a band beautifully decorated in incision with pairs of griffins and sphinxes confronted about a Sacred Tree. Above and below, the band is framed with a triple cable pattern. Beneath it, are remains of a cuneiform inscription, unfortunately almost illegible, but seemingly a personal name. The signs sa mRu-bu-ma .. ga-zu.. -a-ti only can be made out : "belonging to Rubuma (?)) " (PL XVII, fig. 1).

(x) J. Weurlersse, UOronte (1954), p. 54, VI Bl in Dussaud, Topographie historique de

and fig. 27, discussing Strabo, who says that la Syrie antique et médiévale. The identifi-

the barrage has been there since ancient cation of it with ancient Qatna is of course

veces. See also p. 64. The site of Tell Qatiné now antiquated by M. du Buisson's subsequent

is probably an ancient one, but little seems discovery of the true site of Qatna at Michrifé


Modern Microscopy: 1900’s – Now

Microscopes enabled scientists and scholars to explore the unseen world around them. The 20 th century saw many deadly diseases being understood and cured aided primarily by the visualizing capabilities of the microscope. This century also saw the development of a mass market for microscopes with the company Leitz claiming to have sold over 50,000 devices in the US. Advancements in sample illumination and sources of light enabled the design of novel microscopes which are briefly explained below.

The Ultra Microscope

En 1903, Richard Zsigmondy working at Zeiss Optical Works (Now called Carl Zeiss AG) built the ultra-microscope that enabled the use of waves below the wavelength of visible light (e.g. UV Light). This is achieved by using a light source that scatters light as opposed to older microscopes that simply reflected light.

The device enabled scientists to view particles as small as 4 nanometers by immersing them in fluid. Ultra-microscopes have enabled discoveries in the study of colloids, aerosols, ions and biological ultra-structures. In 1925, Zsigmondy was awarded the Nobel Prize in Chemistry for his discovery.

Electron Microscopy

The early 20 th century saw the development of a range of illumination sources alternative to light. Electron microscopy uses a beam of electrons to generate an image. The first transmission electron microscope (TEM) was developed in the 1930’s by two German physicists working for Siemens, Max Knoll and Ernst Ruska.

Light microscopes are naturally limited by the physics of light, with a theoretical magnification limit of 500x or 1000x and a resolution limit of 0.2 μM. Using electron beams allows for much higher resolutions, enabling resolution at the nanometre scale. The interaction between the electron beam and the sample is recorded and converted into an image. Advancements in semiconductors and nanotechnology which gave rise to all the advanced technologies in use today was enabled by the TEM. The TEM also enabled the discovery and identification of viruses responsible for many deadly diseases. The TEMs in use today are capable of resolving objects as small as an atom.

En 1942, Ernst August Ruska improved upon the design of a TEM to build the first scanning electron microscope (SEM). The device uses a beam of electrons moving across the surface of a specimen which is then collected to produce a ‘backscatter’ pattern. Although these devices are less powerful than the TEM, they produce high resolution, distinct, sharp, three-dimensional images.

SEMs have found use in biology, chemistry and metallurgy in elucidating the morphology, composition and topology of samples. Ernst Ruska was awarded the Nobel Prize in Physics in 1986 for his design of the electron microscope. Ruska’s principle devices continue to be used till date with magnification capabilities of over 2 million fold.

Phase Contrast Microscope

En 1932, Frits Zernike designed a phase contrast microscope which enabled the magnification of transparent samples. The device uses the principle of light interference as opposed to traditional microscopes that are based on light absorption. When light interacts with a medium, the phase or amplitude of the ray changes. However, these phase changes are invisible to the naked eye.

Phase contrast microscopy converts the changes in phases to changes in brightness. The device has been particularly significant to the field of biology. Up until this point, cells had to be mounted and stained, essentially killing them in order to be magnified. However, the Phase contrast microscope enable the imaging of live cells and organelles in their natural state. In 1953, Zernike was awarded the Nobel Prize in Physics for his invention.

Differential Interference Contrast Microscopy

The principle behind differential interference contrast (DIC) microscopy is complimentary to phase contrast microscopy. In contrast to phase contrast, these devices convert the changes in the path of light travelling through a specimen into brightness, with the image appearing as a gradient of black to white against a grey background.

The effect is called Nomarski interference contrast, named after its founder, polish physicist Georges Nomarski. DIC also allows for the imaging of transparent biological samples without staining.

Scanning Tunneling / Scanning Probe Microscope

En 1981, Gerd Binning and Heinrich Rohrer working at IBM, Switzerland built the first scanning tunneling microscope based on their findings of the quantum tunneling (QT) phenomenon. The QT phenomena observed that a small flow of electrons or a small current occurred between a sample and a probe. Scanning probe microscopy measures this current while a small delicate probe moves across the surface of the sample.

With the elimination of the light source, the STM overcomes the shortcomings of both light and electron microscopy. Interestingly, Binning and Rohrer also built in a feedback loop into the STM which regularly adjusted the distance between the sample and the probe. The STM was therefore able to image layers of atoms within the sample, enabling three-dimensional magnification. STMs have contributed to significant findings in both academic and industrial sciences. Today these STMs have ultra-fine piezoelectric probes that are capable of atomic resolution. Binning and Rohrer shared a Nobel Prize with Ernst Ruska for their ground-breaking invention.

Fluorescence Microscopy

Some substances are capable of absorbing parts of light that is shone upon them to emit light of a different color (wavelength). This phenomenon is termed Fluorescence. For example, the commonly used molecule Fluorescein absorbs blue colored light (high energy) to emit green colored light (low energy). Fluorescence microscopy images the sample by using chemical staining of both live and fixed cellular structures with fluorescent dyes.

In 1962 the Green fluorescent protein (GFP) was first discovered in jellyfish by Osamu Shimomura, Frank Johnson and Yo saiga for which they shared the Nobel Prize in Chemistry.

This discovery combined with the cloning of GFP in 1992 enabled mass production and wide spread use of GFP in Fluorescent microscopy. GFP based microscopy has fuelled many significant developments in biology, such as elucidation of nerve development, brain development and cancer growth.

Fluorescent microscopy enabled the understanding of critical illnesses including Diabetes and Alzheimer’s. More recently, advancements in gene editing have enabled live cells to express their own GFP without any additional staining methods.

Confocal Microscopy

En 1957, Marvin Minsky first proposed confocal imaging as an alternative to light microscopy. In this phenomenon, light is focused on a single point in the sample as opposed to illuminating the entire sample. However, it was not until 1978 that the discovery of lasers aided the design of high-resolution confocal laser scanning microscopes.

Thomas and Christoph Cremer developed an investigating probe with a miniature optical system that investigates light scattering at a precise point in the sample. Working across the sample, the device builds a three-dimensional image of resolution between 0.5–3.0 μm. With the discovery of fluorescent dyes, specific cell structures could be stained, allowing confocal scanning probes to identify their morphology.

Today, confocal endomicroscopes have been developed that do not require tissues to be removed from the body. The device can provide instant histopathology of biological tissue dentro the body. This has proven particularly useful in imaging the gastrointestinal tract and its disorders.

X-Ray Microscopes

These devices use electromagnetic radiation, usually X-rays to build three-dimensional images of objects. The most commonly used X- ray microscope is the CT scanner (computational tomography) which allows for the non-invasive imaging of human tissue.

X-Ray absorption patterns across the sample are collected by a computer and used to build a three-dimensional image. Since various tissues in the body absorb X-rays differently, the device can be used to image and observe specific biological structures.

In 1972 the first CAT scanner was built by Allan Cormack and Godfrey Hounsfield for which they were awarded the Nobel Prize in physiology and medicine. Most commonly used in medicine, the device has also found use in non-destructive material testing in industries and archaeology.

Super Resolution Microscopy

The theoretical limit for resolution in a microscope is limited by the diffraction of light, as mathematically defined by Ernst Abbe in 1873. However, the super resolution microscope pioneered by Stefan Hell in 1996 overcomes this limit by combining several different optical techniques.

The devices grouped under super resolution includes the use fluorescent microscopy, photon tunnelling microscopy, super resolution optical fluctuation imaging (SOFI), stimulated emission depletion microscopy etc.

Eric Betzig, Stefan Hell and William Moerner shared the Chemistry Nobel Prize in 2014 for their combined advancement of super resolution microscopy. Today these devices are capable of visualising particles smaller than 0.2 micrometres.

Cryo-electron Microscope

The device is a modification of transmission electron microscopes (TEM). While TEMs use a beam of electrons to examine samples, most biological materials degrade in these conditions.

Jacques Dubochet, Joachim Frank and Richard Henderson developed a novel cryo-electron microscope which allowed for the high resolution of biomolecules by freezing them.

The device also uses a gentler electron beam which does not affect biological structures thus enabling the visualization of proteins, DNA and other bio-molecules as they move and perform function. In 2010, these devices enabled the visualization of atoms in a virus. The 2017 Nobel Prize in chemistry was awarded to these scientists who pioneered this device.

Other Types of Microscopes

A wide range of microscopes are currently in use around the world. Acoustic microscopes use sound waves as opposed to light to examine samples. This allows for samples to be imaged non-invasively. The most common modification of acoustic microscopes is the ultra-sound.

Digital microscopes developed in 1986, uses a digital camera and a computer to carry out live-imaging. Some devices are equipped with eye pieces while others are completely controlled by a computer. The computer is able to analyse properties of the image that escapes the naked eye, including measurement of distances, strength of fluorescence, minute changes in thickness etc.

Dino-Lite digital microscopes are a recent innovation which has found popularity among hobbyists. These are handheld devices, smaller than a pen that are capable of up to 500X magnification.

The USB computer microscope is a low-powered digital microscope where the mounted digital computer can be directly linked to the USB port of a computer. Although they are only capable of magnification up to 200X, they are popular for their ease of use. Pocket digital microscopes are particularly suited for children and amateur hobbyists for hand held imaging of low magnification (25X-100X).

Stereo-dissecting microscopes allow for the stereoscopic imaging of samples. The device combines two pairs of distinct eyepieces and objectives to elucidate the depth of samples by producing an erect three-dimensional perspective.

Other microscopes currently in use include comparison microscopes, inverted microscopes, fiber optic inspection microscope, petrographic and polarising microscopes, Two-photon microscopes and Tip-enhanced Raman microscopes.


Islamic State Erasing History, Culture in Syria, Iraq

BEIRUT (AP) -- The Islamic State group's destruction of the ancient city of Nimrud in northern Iraq is part of a systematic campaign to destroy archaeological sites it says promote apostasy.

Some of the world's most precious cultural treasures, including ancient sites in the cradle of civilization, are in areas controlled by the group and at the mercy of extremists bent on wiping out all non-Islamic culture and history.

The rampage, targeting priceless cultural artifacts often spanning thousands of years, has sparked global outrage and accusations of war crimes. The militants are also believed to be selling ancient artifacts on the black market in order to finance their bloody campaign across the region.

Here's a look at some of the major sites destroyed by IS in Iraq and Syria, and others under their control:

The region under IS control in Iraq has nearly 1,800 of Iraq's 12,000 registered archaeological sites. Among the most important sites under the militants' control are four ancient cities - Ninevah, Kalhu, Dur Sharrukin and Ashur - which were at different times the capital of the mighty Assyrian Empire.

NIMRUD: Nimrud was the second capital of Assyria, an ancient kingdom that began around 900 B.C., partially in present-day Iraq, and became a great regional power. The city, which was destroyed in 612 B.C., is located on the Tigris River just south of Iraq's second largest city, Mosul, which was captured by the IS group in June. The late 1980s discovery of treasures in Nimrud's royal tombs was one of the 20th century's most significant archaeological finds. The government said militants destroyed the site this week using heavy military vehicles, but has not elaborated on the extent of the damage.

MOSUL MUSEUM: On Feb. 26, a video emerged on militant websites showing Islamic State militants with sledgehammers destroying ancient artifacts at the museum in Mosul which they referred to as idols. They also destroyed Nirgal Gate, one of several gates to Ninevah, the onetime capital of the Assyrian Empire.

MOSUL LIBRARIES: In January, Islamic State militants ransacked the Central Library of Mosul, smashing the locks and taking around 2,000 books - leaving only Islamic texts. Days later, militants broke into the University of Mosul's library. They made a bonfire out of hundreds of books on science and culture, destroying them in front of students.

SHRINES: Last year, militants destroyed the centuries-old Mosque of the Prophet Younis - believed to be the burial place of the Prophet Jonah - and the Mosque of the Prophet Jirjis, two revered ancient shrines in Mosul. They also threatened to destroy Mosul's 850-year old Crooked Minaret, but residents surrounded the structure to protect it.

HATRA: The militants control the 2,300-year-old city of Hatra, a well preserved complex of temples south of Mosul and a UNESCO World Heritage site. Experts say large statues from Hatra have been destroyed or defaced.

The Islamic State group has overrun most of the east and large parts of the north, putting a string of major archaeological sites in their hands. The militants have pillaged sites, excavated others and have destroyed several relics and Assyrian-era statues as part of their purge of paganism. The destruction they have wreaked adds to the wider, extensive damage done to ancient sites including Palmyra, as well as mosques and churches across the country in the chaos of the civil war.

DURA EUROPOS: The 2,300-year-old city overlooking the Euphrates River is a remarkably well-preserved cultural crossroads, a city first founded by Alexander the Great's successors and later ruled by the Romans and various Persian empires. It boasts pagan temples, churches and one of the earliest known Jewish synagogues. Satellite imagery taken last year show the site pockmarked with holes from pillaging and illegal digs. It also showed hundreds of people conducting illegal excavations.

MARI: An ancient city located on the site of Tell Hariri on the western bank of the Euphrates River in Deir el-Zour province. It is believed to have been inhabited since the 5th millennium B.C. and was discovered in the early 1930s. It has also been severely looted by IS.

TEL AJAJI AND TELL BRAK: Prehistoric settlement mounds in Syria's far eastern Hassakeh province. Experts say both have been looted and destroyed, Artifacts have been removed from both sites, and ancient statues -- some dating back to the Assyrian period -- have been smashed.



Comentarios:

  1. Walfred

    Lo siento, pero creo que te equivocas. Vamos a discutir. Envíame un correo electrónico a PM, hablaremos.

  2. Mischa

    is the special case.

  3. Delman

    maravillosamente, pensamiento muy entretenido



Escribe un mensaje