Podcasts de historia

¿Las proyecciones cartográficas y las distorsiones han afectado alguna vez a los tratados?

¿Las proyecciones cartográficas y las distorsiones han afectado alguna vez a los tratados?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Ha habido alguna vez un caso de tratado injusto ocurrido en algún momento a lo largo de la historia debido al uso de proyecciones cartográficas sesgadas, ya sea accidental o deliberadamente?


Un ejemplo parece ser el tratado de 1867 por el cual Estados Unidos compró Alaska a Rusia. Los problemas que surgieron se describen en Michael Byers y James Baker en su libro International Law and the Arctic.

La frontera entre los dos países debía estar en el Mar de Bering y el Estrecho de Bering. Sin embargo, como observan Byers y Baker:

… La Convención de 1867 guardó silencio sobre el tipo de línea, proyección cartográfica y referencia horizontal que se utilizaría para representar el límite. En consecuencia, los dos países, que adoptaron diferentes enfoques para la cartografía, no pudieron ponerse de acuerdo sobre la ubicación precisa de la línea.

Vlad Kaczynski, citado por Byers & Baker, elaboró:

Los cartógrafos suelen utilizar dos tipos de líneas para delimitar los límites marinos. Estas son líneas de rombos [rumbos] y líneas geodésicas (también conocidas como arcos de gran círculo) que se utilizan en dos proyecciones de mapas comunes, Mercator y cónicas. Dependiendo del tipo de línea y proyección de mapa que se utilice, las líneas aparecerán como líneas rectas o curvas. Por ejemplo, una línea de rombo será una línea recta en una proyección de Mercator, mientras que una línea geodésica es curva. Debido a que cada país interpretó la línea descrita en el Tratado de 1867 como una línea recta, la Unión Soviética describió el límite marino del Mar de Bering como una línea romboidal en una proyección de Mercator, mientras que EE.UU. utilizó una línea geodésica en una proyección cónica. Si bien ambos aparecen como líneas rectas en sus respectivas proyecciones de mapas, el reclamo de cada país maximizó la cantidad de área oceánica y fondo marino bajo su respectivo control.

  • Michael Byers y James Baker, Derecho internacional y el Ártico, Cambridge University Press, 2013, p33.

Esto llevó a una zona en disputa de aproximadamente 15.000 millas náuticas cuadradas. Cada lado, presumiblemente, sintió que las afirmaciones del otro eran "injustas". La disputa no se resolvió hasta que se firmó el Tratado del Mar de Bering en 1990, unos 123 años después de la firma del tratado original.


Tipos de proyecciones de mapas

Las formas en que visualizamos el mundo son variadas: tenemos imágenes, mapas, globos terráqueos, imágenes de satélite, creaciones dibujadas a mano y más.

¿Qué tipo de cosas podemos aprender de la forma en que vemos el mundo que nos rodea?

Durante siglos, la humanidad ha estado haciendo mapas del mundo que los rodea, desde su área inmediata hasta el mundo en general tal como lo entendían en ese momento. Estos mapas representan de todo, desde cotos de caza hasta creencias religiosas y especulaciones del mundo inexplorado y más amplio que los rodea.

Se han elaborado mapas de las vías fluviales locales, las rutas comerciales y las estrellas para ayudar a los navegantes terrestres y marítimos a llegar a diferentes lugares.

La forma en que visualizamos el mundo no solo tiene implicaciones prácticas, sino que también puede ayudar a dar forma a nuestras perspectivas de la Tierra en la que vivimos.

Hay muchos tipos de mapas hechos con una variedad de materiales y sobre una variedad de temas.

Tablillas de arcilla, papiros y ladrillos dieron paso a mapas modernos representados en globos y en papel. Los avances tecnológicos más recientes permiten imágenes de satélite y modelos computarizados de la Tierra.

Ciertas proyecciones de mapas, o formas de mostrar la Tierra de la manera más precisa por escala, son más conocidas y utilizadas que otros tipos.

Tres de estos tipos comunes de proyecciones cartográficas son cilíndricas, cónicas y azimutales.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Mucho de esto se debe a razones técnicas, dijo Wan, mientras que otras inconsistencias son causadas por supuestos ideológicos que pueden cambiar la forma en que vemos el mundo.

El mayor desafío es que es imposible retratar la realidad del mundo esférico en un mapa plano, un problema que ha perseguido a los cartógrafos durante siglos.

Una de las mejores alternativas a la proyección de Mercator fue presentada en 1974 por D. Arno Peters (en la foto). La proyección de Gall-Peters facilita mucho la visualización del tamaño relativo de los lugares. Sin embargo, también tiene sus defectos ya que ciertos lugares aparecen estirados, horizontalmente cerca de los polos y verticalmente cerca del Ecuador.

Una representación del mundo de Henricus Martellus. Se dice que Colón usó este mapa o uno similar para persuadir a Fernando de Aragón e Isabel de Castilla de que lo apoyaran a principios de la década de 1490. El mapa fue realizado por un cartógrafo alemán que vive en Florencia y refleja las últimas teorías sobre la forma del mundo y las formas más precisas de representarlo en una superficie plana.

¿QUÉ HAY DE MAL CON EL MAPA MERCATOR?

África es alrededor de 14 veces más grande que Groenlandia y, sin embargo, en el mapa ambos son casi del mismo tamaño.

Brasil es más de cinco veces más grande que Alaska, pero Alaska es más grande que Brasil en el mapa.

El mapa sugiere que los países escandinavos son más grandes que India, mientras que en realidad India es tres veces el tamaño de todos los países escandinavos juntos.

Si bien parece que Europa es más grande que América del Norte en este mapa, en realidad ocurre lo contrario. Rusia tampoco es tan grande como se la describe, con África más grande que Rusia en realidad.

Como resultado, las formas de los mapas del mundo han sido típicamente diversas, desde corazones hasta conos. Pero la diversidad se desvaneció gradualmente con un modelo, inventado por Gerardus Mercator, superando a los demás.

La conocida proyección 'Mercator' da las formas correctas de masas de tierra, pero a costa de distorsionar su tamaño en favor de las tierras ricas del norte.

Por ejemplo, en la proyección de Mercator, América del Norte parece al menos tan grande, si no un poco más grande, que África. Y Groenlandia también parece de un tamaño comparable.

Pero en realidad África es más grande que ambos. De hecho, puede encajar América del Norte en África y aún tener espacio para India, Argentina, Túnez y algunos sobrantes, señala el Sr. Wan.

Groenlandia, por su parte, tiene una decimocuarta parte del tamaño del continente, como puede verse en la proyección igual de Gall-Peters, que proporciona la proporción correcta de masa terrestre a los continentes.

El mapa sugiere que los países escandinavos son más grandes que India, mientras que en realidad India es tres veces el tamaño de todos los países escandinavos juntos.

Además, parece que el hecho de que nuestros mapas coloquen normalmente el norte en la parte superior es una mera convención, pero se ha aceptado como correcto en la mayor parte del mundo.

Mirando hacia atrás, la diversidad de mapas puede revelar una historia del mundo.

El globo terráqueo chino que se hizo para el emperador chino en 1623. Los creadores exageraron el tamaño de China y lo colocaron en el medio de un mundo que, de otro modo, consistía principalmente en pequeñas islas costeras.

El proyecto del mundo en forma de corazón de Werner (izquierda) El hecho de que nuestros mapas coloquen normalmente el norte en la parte superior es una mera convención, pero ha sido aceptado como correcto en la mayor parte del mundo. En la foto de la derecha hay un mapa de Mercator girado de cabeza.

Por ejemplo, el mapa "¡Mantente en guardia!" Se creó en 1921 cuando la pequeña URSS se vio amenazada por la invasión, el hambre y el malestar social.

Para contrarrestar esto, se contrató a diseñadores como Dimitri Moor para crear propaganda pro bolchevique.

Utilizando un mapa de la Rusia europea y sus vecinos, la imagen de Moor de una heroica guardia bolchevique derrotando a los invasores "blancos" ayudó a definir la Unión Soviética en la imaginación popular rusa.

Un mapa anterior, llamado Hinese Globe, creado en 1623 revela la antigua visión china del mundo.

Hecho para el emperador chino, este es el primer globo terrestre chino conocido y una fusión de las culturas oriental y occidental.

Los creadores exageraron el tamaño de China y la colocaron en el medio de un mundo que, de otro modo, consistía principalmente en pequeñas islas costeras.

Un siglo antes, el mapa de Waldseemuller de 1507 nombraba y contemplaba a América como un continente separado por primera vez.

Foto de un mapa del mundo genuino dibujado a mano, fue dibujado en 1844 y, por lo tanto, los países se nombran como estaban en ese período. El mayor desafío es que es imposible retratar la realidad del mundo esférico en un mapa plano.

Quizás para enfatizar la existencia independiente de las Américas, el mapa muestra lo que ahora sabemos es el Pacífico que lame la costa occidental de América del Sur, aunque su existencia solo se confirmó años después.

En 2005, Google Earth presentó un mundo en el que el área de mayor preocupación para los usuarios podría estar en el centro y que, con el contenido mapeado superpuesto, puede contener lo que usted crea que es importante.

Casi por primera vez, la capacidad de crear un mapa preciso se ha puesto en manos de todos y ha transformado la forma en que vemos el mundo. Pero tiene un precio.

Hay pocos estándares acordados, si es que hay alguno, sobre lo que debería incluirse, y las regiones menos pobladas y "menos importantes" son ignoradas.

La recién nacida URSS se vio amenazada por la invasión, el hambre y el malestar social. Para contrarrestar esto, se emplearon diseñadores brillantes como Dimitri Moor para crear propaganda pro bolchevique. Usando un mapa de la Rusia europea y sus vecinos, la imagen de Moor de un heroico guardia bolchevique derrotando a los invasores 'Blancos' ayudó a definir la Unión Soviética en la imaginación popular rusa.

Google Maps afirma que está en una 'búsqueda interminable del mapa perfecto', pero Jerry Brotton, historiador de la cartografía y autor de A History of the World in Twelve Maps, no está tan seguro

Un mapa de Mercator creado en 1569. En la proyección de Mercator, América del Norte parece al menos tan grande, si no un poco más grande, que África. Y Groenlandia también parece de un tamaño comparable

En la actualidad, se realizan miles de millones de búsquedas en Google Maps cada día, lo que ayuda a las personas a navegar por calles, ciudades y países.

Google Maps afirma que se encuentra en una "búsqueda interminable del mapa perfecto", pero Jerry Brotton, historiador de la cartografía y autor de Una historia del mundo en doce mapas, no está tan seguro.

Sostiene que todos los mapas son de su tiempo, su lugar y sirven para ciertos propósitos.

"Ningún mapa del mundo es, ni puede ser, una descripción definitiva y transparente de su tema que ofrezca una mirada incorpórea sobre el mundo", escribe.

"Cada uno es una negociación continua entre sus creadores y usuarios, a medida que cambia su comprensión del mundo".


Cómo hacer mapas e influir en las personas

Los mapas son una de las formas de comunicación más confiables, lo que los hace excelentes para transmitir su mensaje. Una mirada al oscuro arte de la persuasión cartográfica.

Geoff McGhee es periodista y visualizador de datos en el Centro Bill Lane para el Oeste Americano de la Universidad de Stanford.

Data Points es una nueva serie en la que exploramos el mundo de la visualización de datos, los gráficos de información y la cartografía.

Dependemos de los mapas todos los días: para navegar, para verificar el clima, para comprender el mundo. Quizás porque los mapas suelen representar el mundo real, son una de las formas de comunicación visual más confiables.

"Los mapas tienen una credibilidad inherente. Estamos entrenados desde la infancia para confiar en los mapas", dice Paul "P.J." Mode, coleccionista e historiador de mapas aficionado. Pero esa confianza puede ser aprovechada, dice, por personas que usan mapas para promover su propio punto de vista.

Mode, que utiliza la infografía ampliamente en su práctica de la abogacía, ha pasado las últimas tres décadas recopilando ejemplos de lo que él llama "cartografía persuasiva", que van desde caricaturas satíricas con elementos geográficos y mapas de aula con carga política hasta visualizaciones de datos antiguos que no se perderían. de lugar en Internet hoy.

Este género de cartografía a menudo se denomina "mapas de propaganda", dice Mode, pero prefiere la etiqueta menos peyorativa de "cartografía persuasiva". El hecho de que sean persuasivos, argumenta, no significa que sean inexactos. "Colecciono ambos: hay algunas piezas que son persuasivas porque son completamente precisas y que recopilan los hechos de una manera muy poderosa". Agrega: "Hay otros que usan mapas que no son del todo precisos, pero lo que es poderoso son las imágenes. Y luego están los mapas que son increíblemente engañosos".

Mode donó su colección de más de 700 mapas a la Biblioteca de la Universidad de Cornell en 2014. En septiembre, la División de Colecciones de Manuscritos Raros y Manuscritos de la universidad lanzó un archivo en línea de imágenes de la colección. Hasta ahora se han digitalizado y publicado unas 300 obras, que datan de un pasado lejano hasta tan reciente como 2008.

Al igual que los mapas que alcanzan una popularidad viral en la actualidad, los mapas clásicos que se ven en la colección de Mode a menudo buscaban provocar conmoción o indignación. Los ejemplos incluyen andanadas extrañamente familiares contra la desigualdad de la riqueza: una caricatura de 1877 en la edición alemana de Disco revista que muestra a los oligarcas William Vanderbilt, Jay Gould, Cyrus West Field y Russell Sage dividiendo el país en pedazos un cartel político de 1884 del Partido Demócrata acusando a los republicanos de ceder el 38 por ciento de los Estados Unidos a corporaciones ferroviarias (la cantidad real era más cerca del 9 por ciento, señala Mode, y agrega que "el efecto del engaño fue masivo"). Incluso el escéptico más profundo de la prohibición del alcohol quedaría impresionado por este mapa de tabernas de 1888 en la ciudad de Nueva York y por la densa concentración de tabernas, burdeles y casas de empeño en unas pocas cuadras en Chicago en un mapa de 1894 creado por defensores de la templanza.

Si el propósito principal de los mapas es representar las relaciones espaciales, no es sorprendente que muchos de los mapas de Mode parezcan enfatizar un sentido de proximidad, incluso invasión. En la década de 1920, después de que el Tratado de Versalles obligara a Alemania a hacer concesiones territoriales, un mapa nacionalista popular prefiguraba las agresiones posteriores al hacer posible, escribe Mode, “reclamar no solo todos los territorios perdidos, sino incluso las áreas fuera de la Alemania de antes de la guerra simplemente por señalando su carácter cultural alemán ".

De hecho, el miedo a la invasión parece ser un motivador popular en estos gráficos, como lo ilustra un mapa elaborado para una campaña exitosa para mantener los buques de guerra nucleares fuera del puerto de Nueva York en la década de 1980. El mapa, elaborado por un grupo antinuclear con base en la iglesia, superpone una salpicadura de pintura roja gigante en un mapa de la ciudad, junto a un texto que advierte que un accidente de ojiva o reactor podría envolver a Manhattan en una nube de polvo de plutonio de 45 kilómetros. "Es un ejemplo de lo que se puede hacer usando mapas", dice Mode, "para hacer un comentario al público en general sin usar ninguna ciencia".

Como era de esperar, varias imágenes memorables de la colección se produjeron en tiempos de guerra. Un mapa japonés que data de la Guerra Ruso-Japonesa muestra a Rusia como un pulpo gigante a horcajadas en Europa y Asia. Los pulpos amenazadores parecen ser una metáfora popular, como a su vez se representó a Japón en la Segunda Guerra Mundial, en un cartel holandés que instaba a la liberación de las antiguas colonias indonesias de los Países Bajos. Los británicos también produjeron gráficos de guerra vívidos, como el posiblemente correcto “Nazi War Aims - Grab! ¡¡Tomar!! Tomar. ”En 1939.

Pero los mapas de la colección también se inspiran en el orgullo, la elevación y el sentido del humor. Durante el movimiento para otorgar el derecho al voto a las mujeres en todo el país, Disco El gráfico de la revista titulado "El despertar" muestra a Lady Liberty a horcajadas sobre los estados y territorios occidentales recién incorporados, donde las mujeres tenían el voto, mirando hacia atrás a las anhelantes masas de mujeres en el Este. Juez revista, un rival para Disco y sus eternos dibujos animados de Thomas Nast, muestra a los Estados Unidos como un tío Sam curioso (su ojo Washington, DC, su nariz Florida) mirando fijamente hacia Cuba, donde una insurgencia acababa de comenzar, y donde Theodore Roosevelt luego lideraría una fuerza invasora para arrebatarle la isla a los españoles.

Mode dice que los maestros históricos de los mapas persuasivos, sin embargo, fueron los británicos durante su apogeo imperial, cuando los mapas ayudaron a promover el tamaño, el poder y la presunta invencibilidad del imperio global de una pequeña nación insular. No solo usaron mapas en sí mismos, dice, sino también tácticas visuales y geográficas para moldear la percepción del espectador.

Mode señala que un mapa extraancho de 1890 del Imperio Británico se extiende 490 grados de longitud a través de un globo con solo 360 grados, lo que garantiza que India, Australia y Nueva Zelanda no aparezcan una sino dos veces. "Realmente es en muchos sentidos un ejemplo importante de cómo los británicos utilizaron la cartografía para enfatizar el tamaño, la extensión y el poder del Imperio Británico".


Por qué hacer mapas del mundo precisos es matemáticamente imposible

Jorge Luis Borges escribió una vez sobre un imperio en el que "el arte de la cartografía alcanzó tal perfección que el mapa de una sola provincia ocupaba la totalidad de una ciudad, y el mapa del Imperio, la totalidad de una provincia". Aún insatisfechos, "los Gremios de Cartógrafos trazaron un Mapa del Imperio cuyo tamaño era el del Imperio, y que coincidía punto por punto con él". Pero la posteridad, cuando perdieron a sus antepasados ​​& # 8217 la obsesión por la cartografía, juzgó que "ese vasto Mapa era inútil, y no sin cierta despiadada fue, que se lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos". Con ese enorme mapa, en toda su singular precisión, arrojados, presumiblemente, los más pequeños e imperfectos volvieron a ganar el día.

Con esa conocida historia “Sobre la exactitud en la ciencia”, Borges ilustró la idea de que todos los mapas están equivocados imaginando la ridiculez de uno verdaderamente correcto. El video de Vox “Por qué todos los mapas del mundo son incorrectos” cubre parte del mismo territorio, por así decirlo, primero ilustrando esa idea al abrir un globo inflable e intentar, inútilmente, hacer que el desorden de plástico resultante quede plano.

"Ese es el eterno dilema de los cartógrafos", dice el presentador en off mientras la lucha continúa en la pantalla. "La superficie de una esfera no se puede representar como un plano sin alguna forma de distorsión". Como resultado, toda la humanidad & # 8217s mapas de papel del mundo & # 8211 que en la tarea de convertir la superficie de una esfera en un plano plano necesitan utilizar una técnica llamada "proyección" & # 8211 distorsionar la realidad geográfica por definición.

La proyección Mercator, desde su invención por el cartógrafo flamenco del siglo XVI Gerardus Mercator, ha producido los mapas del mundo más vistos. (Si creciste en Estados Unidos, es casi seguro que pasaste mucho tiempo mirando los mapas de Mercator en el aula). Pero difícilmente vivimos bajo las limitaciones de su época, ni de las de la década de 1940 cuando Borges imaginó su mapa del tamaño de una tierra. En nuestro siglo XXI, el Sistema de Posicionamiento Global basado en satélites ha "eliminado la necesidad de mapas de papel como medio para navegar tanto por el mar como por el cielo", pero aun así, "la mayoría de las herramientas de cartografía web, como Google Maps, utilizan Mercator ”debido a su“ capacidad para preservar la forma y los ángulos ”, lo que“ hace que las vistas en primer plano de las ciudades sean más precisas ”.

En la escala de una ciudad, en palabras más borgesianas, y probablemente en la escala de una provincia e incluso del Imperio, la proyección de Mercator todavía funciona bien. “Pero el hecho es que no hay una proyección correcta. Cartógrafos y matemáticos han creado una enorme biblioteca de proyecciones disponibles, cada una con una nueva perspectiva del planeta y cada una útil para una tarea diferente ". Puede comparar y contrastar algunos de ellos usted mismo aquí, o echar un vistazo más de cerca a algunas de las distorsiones de tamaño de la proyección de Mercator y # 8217 (haciendo que Groenlandia, por ejemplo, parezca tan grande como toda África) aquí. Estos y otros desafíos han mantenido a las Disciplinas de la Geografía, a diferencia del mundo de Borges & # 8217, ocupadas incluso hoy.

Contenido relacionado:

Con sede en Seúl, Colin Marshall escribe y difunde sobre ciudades y cultura. Está trabajando en un libro sobre Los Ángeles, Una cartilla de Los Ángeles, la serie de videos La ciudad en el cine, el proyecto de periodismo financiado con fondos colectivos ¿Dónde está la ciudad del futuro?, y el Los Ángeles Review of Books " Blog de Corea. Síguelo en Twitter en @colinmarshall o en Facebook.


Transcripción [editar]

  • Mercator
    • No te gustan mucho los mapas.
    • No eres una persona complicada. Te encanta la proyección de Mercator, solo desearías que no fuera cuadrada. La Tierra no es un cuadrado, es un círculo. Te gustan los círculos. ¡Hoy será un buen día!
    • Tienes un par de zapatos cómodos para correr que usas en todas partes. Te gusta el café y disfrutas de The Beatles. Crees que el Robinson es la proyección más atractiva, sin duda.
    • Te gusta Isaac Asimov, XML y los zapatos con puntera. Crees que el Segway tiene mala reputación. Posee gafas 3D, que utiliza para ver modelos rotativos de mejores gafas 3D. Escribe Dvorak.
    • National Geographic adoptó el Winkel-Tripel en 1998, pero eres fanático de W-T desde largo antes de que apareciera "Nat Geo". Te preocupa que se esté agotando y estás pensando en cambiarte al Kavrayskiy. Una vez saliste disgustado de una fiesta cuando apareció un invitado con zapatos con puntera. Tu género musical favorito es "Post–".
    • Dicen que trazar un mapa de la Tierra en una superficie 2D es como aplanar una cáscara de naranja, lo que te parece suficiente. Te gustan las soluciones fáciles. Piensas que no tendríamos tantos problemas si simplemente eligiéramos normal gente al Congreso en lugar de políticos. ¿Cree que las aerolíneas deberían simplemente comprar comida en los restaurantes cerca de las puertas y servir ese a bordo. Cambias el aceite de tu coche, pero en secreto te preguntas si realmente necesitar para.
    • Quiere evitar el imperialismo cultural, pero ha escuchado cosas malas sobre Gall-Peters. Eres reacio a los conflictos y compras productos orgánicos. Usas un conjunto de pronombres neutrales de género recientemente inventado y piensas que lo que el mundo necesita es una revolución en la conciencia.
    • Crees que este está bien. Te gusta cómo X e Y se asignan a la latitud y la longitud. Las otras proyecciones complican demasiado las cosas. Quieres que deje de preguntar sobre mapas para que puedas disfrutar de la cena.
    • Sí, eres muy inteligente.
    • ¿En serio? ¿Conoces al Waterman? ¿Has visto el mapa Cahill de 1909 en el que se basa? ¿Tienes una reproducción enmarcada en casa? ¡Vaya! . Escuche, olvídese de estas preguntas. ¿Vas a hacer algo esta noche?
    • Piensas que cuando miramos un mapa, lo que realmente vemos somos nosotros mismos. Después de que viste por primera vez Comienzo, te quedaste en silencio en el teatro durante seis horas. Te asusta darte cuenta de que todos los que te rodean tienen un esqueleto dentro. usted tengo realmente miró sus manos.
    • I odio usted.

    /> ¡añadir un comentario! ⋅  /> agregue un tema (úselo con moderación)! ⋅  actualizar comentarios!


    Con la caída de casos de COVID-19 en muchas partes del mundo y los programas de vacunación aumentando a una velocidad vertiginosa, los viajes internacionales ya no parecen un sueño lejano.

    El Henley Passport Index, que ha estado monitoreando regularmente los pasaportes más amigables para los viajes del mundo desde 2006, ha publicado sus últimas clasificaciones y análisis.

    Los datos más recientes brindan información sobre cómo será la libertad de viajar en un mundo pospandémico a medida que los países comiencen a abrir selectivamente sus fronteras a los visitantes internacionales.


    Los rusos se establecen en Alaska

    En la isla Kodiak, Grigory Shelikhov, un comerciante de pieles ruso, funda Three Saints Bay, el primer asentamiento ruso permanente en Alaska.

    El descubrimiento europeo de Alaska se produjo en 1741, cuando una expedición rusa dirigida por el navegante danés Vitus Bering avistó el continente de Alaska. Los cazadores rusos pronto hicieron incursiones en Alaska, y la población nativa de Aleut sufrió mucho después de estar expuesta a enfermedades extranjeras. La colonia Three Saints Bay se fundó en la isla Kodiak en 1784, y Shelikhov vivió allí durante dos años con su esposa y 200 hombres. Desde Three Saints Bay, se exploró el continente de Alaska y se establecieron otros centros de comercio de pieles. En 1786, Shelikhov regresó a Rusia y en 1790 envió a Aleksandr Baranov para administrar sus asuntos en Alaska.

    Baranov estableció la Russian American Company y en 1799 se le concedió el monopolio de Alaska. Baranov extendió el comercio ruso por la costa oeste de América del Norte y en 1812, después de varios intentos fallidos, fundó un asentamiento en el norte de California cerca de Bodega Bay. Los barcos comerciales británicos y estadounidenses pronto disputaron los reclamos de Rusia sobre la costa noroeste de América, y los rusos se retiraron al norte hasta la actual frontera sur de Alaska. Los intereses rusos en Alaska disminuyeron gradualmente, y después de la guerra de Crimea en la década de 1850, una Rusia casi en bancarrota trató de deshacerse del territorio por completo.

    El gobierno zarista se acercó por primera vez a los Estados Unidos para vender el territorio durante la administración del presidente James Buchanan, pero las negociaciones se estancaron por el estallido de la Guerra Civil estadounidense. Después de la guerra, el secretario de Estado William H. Seward, partidario de la expansión territorial, estaba ansioso por adquirir la enorme masa continental de Alaska, una quinta parte del tamaño del resto de los Estados Unidos. El 30 de marzo de 1867, el secretario de Estado William H. Seward firmó un tratado con Rusia para la compra de Alaska por 7,2 millones de dólares. A pesar del precio de oferta de aproximadamente dos centavos por acre, la compra de Alaska fue ridiculizada en el Congreso y en la prensa como & # x201CSeward & # x2019s locura, & # x201D & # x201CSeward & # x2019s, & # x201D y el presidente Andrew Johnson & # x2019s & # x201Cpolar Bear Garden. & # x201D En abril de 1867, el Senado ratificó el tratado por un margen de solo un voto.

    A pesar de un lento comienzo en la colonización de los estadounidenses de los Estados Unidos continentales, el descubrimiento de oro en 1898 trajo una rápida afluencia de personas al territorio. Alaska, rica en recursos naturales, ha contribuido a la prosperidad estadounidense desde entonces. El 3 de enero de 1959, el presidente Dwight D. Eisenhower firmó una proclamación admitiendo el territorio de Alaska en la Unión como el estado número 49.


    Mercator, no está de moda ser cuadrado

    Gerardus Mercator fue un genio de los mapas del siglo XVI. Hizo muchas cosas, pero podría decirse que su mayor legado es la invención de una proyección de mapa que lleva su nombre, la proyección de Mercator. La proyección se ha vuelto ampliamente utilizada, sobre todo como Web Mercator para mapeo web. Sin embargo, también es la pesadilla de la cartografía debido a las distorsiones que exhibe. En este blog, revisaré un poco por qué la proyección de Mercator puede ser útil y luego explicaré cómo puede eliminarla por completo cuando necesite una proyección mucho más adecuada para su mapa web.

    ¿Para qué sirve & # 8230?

    El mapa del mundo de 1569 de Mercator utilizó su nueva proyección conforme cilíndrica, lo que significa que tiene forma rectangular y conserva ángulos a lo largo del mapa. Eso da como resultado que pueda trazar líneas rectas en el mapa y usarlas para dar un rumbo.

    El mapa se tituló "Nova et aucta orbis terrae description ad usum navigantium emendate et Accomodata" que se traduce como "Descripción nueva y mejorada del mundo enmendada y destinada al uso de los navegantes". Mercator hizo el mapa para la navegación, y la proyección subyacente apoyó ese propósito perfectamente. No hizo la proyección del mapa con ningún otro propósito. Es una gran proyección para navegar.

    Una consecuencia de la proyección es que exagera grotescamente las latitudes norte y sur, deformando el tamaño de los lugares entre sí. Sin embargo, a pesar de esta extraña visión del mundo, presentada casi como un cuadrado, curiosamente se ha convertido en la visión del mundo que vemos a menudo en las paredes de las escuelas, en los medios de comunicación y en los mapas web.

    El debate sobre su utilidad no es nada nuevo. En 1943, el New York Times declaró que, "No podemos engañar para siempre a los niños e incluso a los estudiantes universitarios con imágenes del mundo extremadamente inexactas". Entonces, ¿por qué se usa con tanta frecuencia? Bueno, si usa la proyección con suficiente frecuencia, la gente creerá que es la visión de facto del mundo. Se sienten desafiados al ver el mundo presentado usando otras proyecciones. Y, por supuesto, la gran revolución en el mapeo que Internet ha apoyado ha hecho su parte justa para incrustar aún más la proyección de Mercator en nuestra psique diaria.

    Web Mercator se convirtió en el esquema de ordenamiento en teselas de mapas web predeterminado por una buena razón: era relativamente simple construir un mapa web sin problemas y ampliable. La conformidad significaba que las formas se mantenían y la distorsión era relativamente baja a gran escala cuando se amplía. La razón por la que Web Mercator era adecuado como base para los primeros mapas web es que crea una forma cuadrada conveniente para todo el mundo si se trunca en aproximadamente 85 ° Norte y Sur del Ecuador. Dondequiera que estés en el mapa, arriba es hacia el norte, hacia abajo es hacia el sur y el oeste y el este son siempre a la izquierda y a la derecha. A gran escala, la conformidad significa que los edificios cuadrados siguen siendo cuadrados. Esto crea una coherencia atractiva desde la perspectiva de la ingeniería de software y evita parte de la confusión que a veces acompaña a otras proyecciones.

    Absolutamente nada…

    Por lo tanto, Web Mercator es bastante útil, particularmente para mapas a gran escala o para mapeo regional. Pero para mapas a pequeña escala es virtualmente inútil. Por ejemplo, en un mapa del mundo, la isla Ellesmere en el Ártico canadiense se muestra aproximadamente del mismo tamaño que Australia. No lo es. Tiene un tamaño de 75,767 millas cuadradas y una población de 146. Australia tiene 2,97 millones de millas cuadradas y una población de 24,6 millones.

    También es bastante inútil si desea comparar cosas en un mapa, y cuanto más pequeño es el mapa y la escala, mayor es el problema. Si desea comparar la capital noruega de Oslo, a 59,9139 ° N con Singapur, a 1,3521 ° N, encontrará que Oslo parece un 75% más grande que Singapur en la misma escala del mapa.

    Aquí & # 8217s página 27 de mi libro de Cartografía (usted & # 8217 ya tiene una copia, ¿verdad?) Que muestra cómo una forma común se modifica a través de la reproyección. Y allí & # 8217s Mercator en la parte inferior derecha. No me subiría a un avión con esa forma.

    ¿Eh? ¿Dilo otra vez? ¿Cómo se pueden permitir estas distorsiones?

    Para ser justos, hay distorsiones en cada proyección de mapa porque es imposible convertir una superficie esférica curva (o elipsoidal) en un plano sin aplastar, estirar o rasgar. Pero el punto aquí es aceptar el hecho de que existen distorsiones y usar una proyección de mapa que se adapte a su mapa. Si está imprimiendo un mapa, es sencillo. Haga el mapa usando la proyección que desee, luego envíelo a la impresora que, con suerte, no lo volverá a proyectar a Mercator. Pero no es tan sencillo publicar mapas web.

    Por lo general, si publica características o mosaicos para que se muestren en un mapa web, es probable que utilice Web Mercator, con todas las distorsiones inherentes, le guste o no, y el 99% de las veces probablemente no debería gustarle. . Sin embargo, ahí están. Pero el problema se agrava debido a la gente que lee su mapa. La gran mayoría de las personas que miran su mapa (digamos el 99%) no se darán cuenta de las distorsiones en el mapa que se traducen en sesgos visuales cuando intentan interpretar lo que están viendo. Ni siquiera sabrán que están viendo cosas fuera de escala, entre sí. Así que los están engañando. Lo que impone un requisito adicional importante para usted como creador de mapas: no use Mercator o Web Mercator para mapas a pequeña escala o para cualquier mapa en el que esté superponiendo contenido temático donde la comparación visual es crucial para la interpretación.

    En su lugar, debe utilizar una proyección con una propiedad completamente diferente. Las proyecciones de áreas iguales son su mejor amigo porque no poseen las mismas distorsiones y admiten la comparación visual de un lugar a otro en el mapa. No hay exageración de tamaños de un lugar a otro. Perfecto. Entonces, si estoy creando un mapa web temático, ¿cómo lo hago? OK, I’m getting to that bit…hold on a moment longer. First we need a good case study to demonstrate the methods.

    A cartographer’s nightmare

    Fortunately there are a few of simple methods to banish Web Mercator from your maps forever and I’ll explain them using the recent 2019 Canadian general election data. Canada is a cartographer’s nightmare. It has a huge landmass that extends across a large north-south extent which sits squarely in the Web Mercator zone of highest distortion. It also has vastly differing population densities across its area from a more densely populated south to an increasingly sparse population in the north. Nearly 90% of the Canadian population live within 100 miles of the border with the United States.

    Here’s the results of the general election, showing the 338 Electoral districts, using Web Mercator as the underlying projection.

    So how would someone likely read this map? I see a lot of orange. In fact, Orange is the predominant colour and covers 52% of the map. Red is second at 28% coverage. The darker blue covers 13% and the lighter blue covers 7%. The green and independent parties don’t even show up at this scale (hooray for multiscale web maps!).

    Would it therefore surprise you to learn that out of the 338 Seats only 24 were won by New Democrats, the party shown in orange? They only had the fourth largest number of seats and took only 7% of the seats. The Liberals (red) won with 157 seats. The Conservatives (darker blue) came second with 121 seats. So the map is lying to you. The most prevalent colour on the map does not represent the winning party. And that’s a ridiculous message for the map of results to lead the reader towards.

    What’s more, because of the huge population disparities only 3 seats are voted for in Yukon, NW Territories and Nunavut. Everything above the 60 th parallel of latitude on this map (the top three-quarters of the map) is represented by 3 seats. The remaining 335 are voted on by people living below the 60 th parallel. So let’s at least have the courtesy to display the map using an equal area projection. Here’s the map shown using the Canada Albers Equal Area Conic projection.

    So much better already. Those horrible Web Mercator distortions are gone. That overbearing swathe of red and orange above the 60 th parallel of latitude has disappeared. Areas are now correctly sized to one another. This is a more truthful map. But an even more truthful map would reveal something of the distribution of the population and how it maps onto the availability of seats because there’s still an awful lot of colour representing sparsely populated areas.

    So let’s turn these static maps into web maps to demonstrate the alternative ways in which you can publish using anything other than Web Mercator, and at the same time illustrate a few alternative maps.

    Escaping Web Mercator method 1: Vector Tiles

    The first step is easy. You make the map in whatever projection you want in ArcGIS Pro. Then you publish your map using Vector Tiles. Sencillo. There’s really not much detail to the process but you can publish data to vector tiles in one of two ways, either right-click the layer you want to publish, go to Sharing and then Share As Web Layer.

    Alternatively, if your map contains multiple layers, select Web Layer > Publish Web Layer from the Share ribbon.

    The Share as Web Layer pane will open, and it’s then just a few clicks to configure your map. Give it a name, add a short summary and tags and then select the Vector Tile radio button.

    On the Configuration tab, you’ll see that the Tiling Scheme will be pre-populated to match your map’s projection. Just leave it pretty much as it is, and simply select the levels of detail you want. Remember, there’s no point publishing your map to a really large scale if neither the data or purpose support it.

    Hit publish, go grab a coffee, then come back to ArcGIS Online, log into your account and open your Hosted Tile Layer service in the Map Viewer. ¡Trabajo hecho! And you can then configure the web map as you want.

    So here’s a web map of the 2019 Canadian election results which uses the Canada Albers Equal Area Conic projection. You can get the full screen version here.

    Of course, one of the things you may want to add to your web map is another layer to drive some popups. Design them in ArcGIS Pro, and then change the fill and outline of your features to have no colour. Publish this as a feature service, add to your web map and they will automatically re-project to your non-Web Mercator vector tiles. If you click on the web map above you’ll see the popups, which also use colour coding for each winning party. This is important because the use of colour, especially for political parties, differs across the globe and can mean quite different political leanings.

    This map also modifies the view of the results by varying transparency based on population density. As population density becomes increasingly sparse, so the colour is increasingly transparent. It has the visual effect of receding (the technique is called value-by-alpha). Those areas with higher population densities come into focus and appear brighter. So this map more truthfully promotes the places where people live (and vote) rather than the unique values maps which treats geography as homogenous areas with a mutually exclusive block fill of colour according to who won that area.

    Finally, notice I’m not using a basemap. That’s because thematic maps are their very own basemaps in many situations. I’ve published all I need directly from ArcGIS Pro so there’s no reliance on standard basemaps which will have been published in Web Mercator. Trying to warp them to your projection will work, but it will warp any burnt in labels as well.

    And Vector Tiles aren’t a one-trick pony so here’s a completely different type of map, a waffle grid, along with labels for Territories, Provinces and Cities that was published as a single Web Layer from ArcGIS Pro. It’s based on this map made by Laris Karklis of The Washington Post. Full screen here.

    Escaping Mercator Method 2: Raster Tiles

    There’s going to be occasions where you create an interesting thematic map which the ArcGIS Online renderer will not support. You may also want to embed annotation into your map or add other graphical marks and effects that simply aren’t supported. For instance, on the map above the labels are all aligned horizontally but I might want them curved to the graticule to emphasise the projection being used. Design them as you wish in ArcGIS Pro then we’ll use a slightly different publishing approach.

    For this circumstance we simply revert to a technique that’s been possible pretty much ever since ArcGIS Online was born, and which can be implemented from ArcMap should you still be using that (are you? can I suggest you make the move to ArcGIS Pro?). It simply bakes everything on your map into a set of raster tiles.

    Once you’ve made your map using whatever projection you deem fit for your purpose, and whatever weird and wonderful mapping techniques, labeling and anything else you’re ready to publish. Use the Generate Tile Cache Tiling Scheme Geoprocessing tool to create a small xml file that captures your map’s projection and scales for publishing. Decide how many scales you’ll want the map to be viewed at. For this, just 1:18 million down to 1:4 million should suffice.

    Then, as before Share as Web Layer but make a couple of adjustments. Select Tile (not Vector Tile) and on the Configuration tab, select Tiling Scheme File in the Tiling Scheme dropdown. Point to the xml file you created earlier and the projection information and scales are loaded. Then hit Publish.

    Once your raster tiles have published, head on over to your ArcGIS Online account, open the Hosted Tile Layer in the Map Viewer and boom! There’s your map.

    Here’s a dot density web map that includes not only the winners, but all the other votes for parties that had at least a 1% share. At this scale 1 dot = 100 votes and shows the mix of colours. The way I made the map is not currently supported in ArcGIS Online yet here’s the map, in ArcGIS Online. Adding a popup using the same approach as before (invisible symbology, published as a hosted feature layer) brings your slippy raster tiles to life.

    The benefits of this approach are that it’s a terrific backup for anything that’s not supported in ArcGIS Online and you can still make your map look the way you want with ANY projection. The drawback is that everything is baked into the map so if you want components of your map to change at different scales (e.g. annotation sizes) then that has to be built into your map’s design in ArcGIS Pro. When each of the scales of raster tile are built, it uses the specifications you set for that scale in ArcGIS Pro (or ArcMap). Full screen here.

    Escaping Mercator Method 3: Cheat

    So the inevitable question remains – what if you neither have, nor want to use ArcGIS Pro (or ArcMap) to publish your maps into a non-Web Mercator projection? I’m led to believe there are some who prefer working in this way. Well, until* ArcGIS Online supports user-defined re-projection of your own data from within the web browser itself the only way you can go the non-Mercator route is by hunting for a hosted tile layer that someone else has published which you can then use to put your own content on top. This all depends on tags.

    For instance, I’ve published a basic version of the Canada basemap I used for the above maps without any thematic content. I added the tag ‘Albers’ so if you search for ‘Albers’ in ArcGIS Online you’ll find the basemap. It’s just a blank map:

    But you can then use your own data, or another dataset you found in ArcGIS Online and create a new map of that data in a more appropriate projection that Web Mercator. Here’s a set of soil types from the Living Atlas re-projected onto the basemap.

    Ditch Web Mercator – your map readers will thank you

    Well, they likely won’t thank you but unless they’re firing up ArcGIS Online to navigate the Atlantic Ocean on a small raft and they need a map projection that gives them bearings, they’ll be looking at a better map.

    Put simply, Web Mercator kills thematic maps. Its gross distortions affect people’s ability to decipher what they are seeing. You cannot effectively display unique values, choropleth maps, or dot density using Web Mercator. Neither can you overlay regularly tessellated shapes (squares, hexagons, triangles) or non-tesselating symbols used for binning (e.g. circles) on top of Web Mercator because the actual land area underneath each shape of the same size will decrease massively the further you get away from the equator. Using an equal area projection will solve this problem in one simple step.

    Remember, where projections are concerned there’s really no good default. Every map should be considered on a case by case basis depending on where in the world you’re mapping, the scale, purpose and content. It’s really not acceptable to think of Web Mercator as the web map default any more. Esri’s projection engine is integrated inside ArcGIS Online which supports the publishing of non-Web Mercator maps. If you’re unsure on which projection to choose then Projection Wizard will really help you. These two videos will also help get you up to speed with Coordinate Systems and Map Projections.

    The ArcGIS Pro documentation ‘Author a map for vector tile creation‘ gives you further details on the additional possibilities that vector tiles afford.

    It’s no longer hip to be square. Let’s raise the standards of our web maps, and particularly our thematic web maps because it is possible to re-shape your maps using any and all projections, and it isn’t difficult. Once you’ve made your web map in your new shiny non-Web Mercator projection it’s also supported in all your favourite apps like Web Appbuilder and Story Maps.

    Happy non-Web Mercator mapping!

    Thanks to Craig Williams and Bojan Šavrič for helping me with data and advice.

    * – I’m not hinting at this support coming any time soon but the best way to request this (or any) feature is to add requests to our ArcGIS Ideas site here.


    12 Maps That Changed the World

    In June 2012, Brian McClendon, an executive at Google, announced that Google Maps and Google Earth were part of a far loftier pursuit than edging out Apple and Facebook in the map services market. Google, McClendon wrote in a blog post, was engaged in nothing less than a "never-ending quest for the perfect map."

    "We’ve been building a comprehensive base map of the entire globe—based on public and commercial data, imagery from every level (satellite, aerial and street level) and the collective knowledge of our millions of users," McClendon noted. By strapping cameras to the backs of intrepid hikers, mobilizing users to fact-check map data, and modeling the world in 3D, he added, Google was moving one step closer to mapmaking perfection.

    It was the kind of technological triumphalism that Jerry Brotton would likely greet with a knowing smile.

    "All cultures have always believed that the map they valorize is real and true and objective and transparent," Brotton, a professor of Renaissance studies at Queen Mary University of London, told me. "All maps are always subjective. Even today’s online geospatial applications on all your mobile devices and tablets, be they produced by Google or Apple or whoever, are still to some extent subjective maps."

    There are, in other words, no perfect maps—just maps that (more-or-less) perfectly capture our understanding of the world at discrete moments in time. In his new book, A History of the World in 12 Maps, Brotton masterfully catalogs the maps that tell us most about pivotal periods in human history. I asked him to walk me through the 12 maps he selected (you can click on each map below to enlarge it).

    A 15th-century reconstruction based on Ptolemy's projections of the world (Wikimedia Commons)

    Al-Sharif al-Idrisi, a Muslim from Al-Andalus, traveled to Sicily to work for the Norman King Roger II, producing an Arabic-language geography guide that drew on Jewish, Greek, Christian, and Islamic traditions and contained two world maps: the small, circular one above, and 70 regional maps that could be stitched together. Unlike east-oriented Christian world maps at the time, al-Idrisi's map puts south at top in the tradition of Muslim mapmakers, who considered Mecca due south (Africa is the crescent-shaped landmass at top, and the Arabian Peninsula is in the center). Unlike Ptolemy, al-Idrisi depicted a circumnavigable Africa—blue sea surrounds the globe. Ultimately, the map is concerned with representing physical geography and blending traditions—not mathematics or religion. "There are no monsters on his maps," Brotton says.

    This map from England's Hereford Cathedral depicts "what the world looked like to medieval Christians," Brotton says. The organizing principle in the east-oriented map is time, not space, and specifically biblical time with Christ looming over the globe, the viewer travels spiritually from the Garden of Eden at top down to the Pillars of Hercules near the Strait of Gibralter at bottom (for a more detailed tour, check out this handy guide to the map's landmarks). At the center is Jerusalem, marked with a crucifix, and to the right is Africa, whose coast is dotted with grotesque monsters in the margins. "Once you get to the edges of what you know, those are dangerous places," Brotton explains.

    What's most striking about this Korean map, designed by a team of royal astronomers led by Kwon Kun, is that north is at top. "It's strange because the first map that looks recognizable to us as a Western map is a map from Korea in 1402," Brotton notes. He chalks this up to power politics in the region at the time. "In South Asian and Chinese imperial ideology, you look up northwards in respect to the emperor, and the emperor looks south to his subjects," Brotton explains. Europe is a "tiny, barbaric speck" in the upper left, with a circumnavigable Africa below (it's unclear whether the dark shading in the middle of Africa represents a lake or a desert). The Arabian Peninsula is to Africa's right, and India is barely visible. China is the gigantic blob at the center of the map, with Korea, looking disproportionately large, to its right and the island of Japan in the bottom right.

    This work by the German cartographer Martin Waldseemuller is considered the most expensive map in the world because, as Brotton notes, it is "America's birth certificate"—a distinction that prompted the Library of Congress to buy it from a German prince for $10 million. It is the first map to recognize the Pacific Ocean and the separate continent of "America," which Waldseemuller named in honor of the then-still-living Amerigo Vespucci, who identified the Americas as a distinct landmass (Vespucci and Ptolemy appear at the top of the map). The map consists of 12 woodcuts and incorporates many of the latest discoveries by European explorers (you get the sense that the woodcutter was asked at the last minute to make room for the Cape of Good Hope). "This is the moment when the world goes bang, and all these discoveries are made over a short period of time," Brotton says.

    The Portuguese cartographer Diogo Ribeiro composed this map amid a bitter dispute between Spain and Portugal over the Moluccas, an island chain in present-day Indonesia and hub for the spice trade (in 1494, the two countries had signed a treaty dividing the world's newly discovered lands in two). After Ferdinand Magellan's expedition circumnavigated the globe for the first time in 1522, Ribeiro, working for the Spanish crown, placed the "Spice Islands," inaccurately, just inside the Spanish half of his seemingly scientific world maps. Ribeiro may have known that the islands (which appear on the far-left and far-right sides of the map) actually belonged to Portugal, but he also knew who paid the bills. "This is the first great example of politics manipulating geography," Brotton says.

    Next to Ptolemy, Brotton says, Gerardus Mercator is the most influential figure in the history of mapmaking. The Flemish-German cartographer tried "on a flat piece of paper to mimic the curvature of the earth’s surface," permitting "him to draw a straight line from, say, Lisbon to the West Coast of the States and maintain an active line of bearing." Mercator, who was imprisoned by Catholic authorities for alleged Lutheran heresy, designed his map for European navigators. But Brotton thinks it had a higher purpose as well. "I think it’s a map about stoicism and transcendence," he says. "If you look at the world from several thousands miles up, at all these conflicts in religious and political life, you’re like ants running around." Mercator has been accused of Eurocentrism, since his projection, which is still occasionally used today, increasingly distorts territory as you go further north and south from the equator. Brotton dismisses this view, arguing that Europe isn't even at the center of the map.

    Working for the Dutch East India Company, Joan Blaeu produced a vast atlas with hundreds of baroque maps gracing thousands of pages. "He's the last of a tradition: the single, brilliant, magician-like mapmaker who says, 'I can magically show you the entire world,'" Brotton says. "By the late 17th century, with joint stock companies mapping every corner of the world, anonymous teams of people are crunching data and producing maps." Blaeu's market-oriented maps weren't cutting-edge. But he did break with a mapmaking tradition dating back to Ptolemy of placing the earth at the center of the universe. At the top of the map, the sun is at the center of personifications of the five known planets at the time—in a nod to Copernicus's theory of the cosmos, even as the earth, divided into two hemispheres, remains at the center of the map, in deference to Ptolemy (Ptolemy is in the upper left, and Copernicus in the upper right). "Blau quietly, cautiously says I think Copernicus is probably right," Brotton says.

    Beginning under Louis XIV, four generations of the Cassini family presided over the first attempt to survey and map every meter of a country. The Cassinis used the science of triangulation to create this nearly 200-sheet topographic map, which French revolutionaries nationalized in the late 18th century. This, Brotton says, "is the birth of what we understand as modern nation-state mapping . whereas, before, mapmaking was in private hands. Now, in the Google era, mapmaking is again going into private hands."

    Don't let the modesty of this "little line drawing" fool you, Brotton says: It "basically created the whole notion that politics is driven to some extent by geographic issues." The English geographer and imperialist Halford Mackinder included the drawing in a paper arguing that Russia and Central Asia constituted "the pivot of the world's politics." Brotton believes this idea—that control of certain pivotal regions can translate into international hegemony—has influenced figures ranging from the Nazis to George Orwell to Henry Kissinger.

    In 1973, the left-wing German historian Arno Peters unveiled an alternative to Mercator's allegedly Eurocentric projection: a world map depicting countries and continents according to their actual surface area—hence the smaller-than-expected northern continents, and Africa and South America appearing, in Brotton's words, "like long, distended tear drops." The 'equal area' projection, which was nearly identical to an earlier design by the Scottish clergyman James Gall, was a hit with the press and progressive NGOs. But critics argued that any projection of a spherical surface onto a plane surface involves distortions, and that Peters had amplified these by committing serious mathematical errors. "No map is any better or worse than any other map," Brotton says. "It's just about what agenda it pursues."

    El ala oeste enshrined the Peters Projection in pop culture during an episode in which the fictitious Organization of Cartographers for Social Equality lobbies the White House to make it mandatory for public schools to teach Peters's map rather than Mercator's.


    Ver el vídeo: Las proyecciones cartográficas INTERPRETACIÓN FÁCIL Y RÁPIDO (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Torey

    Es la frase simplemente incomparable)

  2. Eran

    Magnífica frase y es debidamente

  3. Gardabar

    Una frase muy interesante

  4. Taidhg

    Lo siento, no puedo ayudarte. Creo que encontrarás la solución correcta aquí.

  5. Charly

    algo a mi los mensajes personales no se van, el error lo que eso

  6. Abimelech

    Qué palabras ... súper, idea notable

  7. Sewati

    Wacker, me parece una idea notable



Escribe un mensaje