Podcasts de historia

Año Tres Día 111 Administración de Obama 10 de mayo de 2011 - Historia

Año Tres Día 111 Administración de Obama 10 de mayo de 2011 - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El presidente Barack Obama recorre una instalación de inspección de carga en el Puente de las Américas en El Paso, Texas, el 10 de mayo de 2011. El presidente conversa con, de izquierda a derecha: Ana Hinojosa, directora de Operaciones de Campo de Aduanas y Protección Fronteriza de El Paso; La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano; y Alan Bersin, Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza.

9:30 a. M. EL PRESIDENTE y EL VICEPRESIDENTE reciben la Sesión informativa diaria presidencial en la Oficina Oval

10:30 AM EL PRESIDENTE sale de la Casa Blanca en ruta a la Base de la Fuerza Aérea Andrews en el Jardín Sur

10:45 AM EL PRESIDENTE sale de la Base de la Fuerza Aérea Andrews en ruta a El Paso, Texas

MDT 12:40 PM EL PRESIDENTE llega a El Paso, Texas Biggs Army Airfield

1:30 PM EL PRESIDENTE pronuncia un discurso sobre la importancia de arreglar el sistema de inmigración quebrado para las necesidades económicas y de seguridad de nuestra nación del siglo XXI para que Estados Unidos pueda ganar el futuro Monumento Nacional Chamizal

2:40 PM EL PRESIDENTE sale de El Paso, Texas en ruta Austin, Texas Biggs Army Airfield

CDT 5:00 PM EL PRESIDENTE llega a Austin, Texas Aeropuerto Internacional Austin-Bergstrom

5:50 PM EL PRESIDENTE pronuncia comentarios en un evento de DNC Moody Theatre

7:25 PM EL PRESIDENTE pronuncia comentarios en un evento de DNC Residencia privada

9:15 p. M. EL PRESIDENTE sale de Austin, Texas, en ruta Base de la Fuerza Aérea Andrews Aeropuerto Internacional Austin-Bergstrom


El presidente Obama concede 111 conmutaciones adicionales, la mayor cantidad de conmutaciones concedidas en un solo mes

El presidente Obama saluda a los reclusos durante una visita a la Institución Correccional Federal El Reno en El Reno, Oklahoma, el 16 de julio de 2015 (Foto oficial de la Casa Blanca por Pete Souza).

A principios de este mes, el presidente Obama otorgó la conmutación a 214 presos federales, la mayor cantidad de conmutaciones otorgadas en un solo día por cualquier presidente en la historia de esta nación. Con las 111 subvenciones adicionales de hoy, el presidente ha conmutado las sentencias de 325 personas solo en el mes de agosto, que es la mayor cantidad de conmutaciones otorgadas por un presidente en un solo mes. Las 325 conmutaciones que el presidente ha otorgado en solo un mes son más que las otorgadas por cualquier presidente en un solo año durante casi un siglo.

Las 111 subvenciones de conmutación de hoy subrayan el compromiso del Presidente de utilizar su autoridad de clemencia para brindar una segunda oportunidad a las personas que lo merecen. Hasta la fecha, el presidente Obama ha concedido 673 conmutaciones: más conmutaciones que los diez presidentes anteriores juntos. Más de un tercio de los beneficiarios de la conmutación del presidente, o 232 personas, estaban cumpliendo cadenas perpetuas.

Debemos recordar que se trata de personas —hijos, hijas, padres y, en muchos casos, abuelos— que han dado pasos hacia la rehabilitación y que se han ganado una segunda oportunidad. Son personas que recibieron sentencias indebidamente severas bajo leyes obsoletas por cometer delitos de drogas en gran parte no violentos, por ejemplo, las 35 personas cuyas sentencias de cadena perpetua fueron conmutadas hoy. Para cada uno de estos solicitantes, el presidente considera los méritos individuales de cada solicitud para determinar si un solicitante está listo para hacer uso de su segunda oportunidad.

Si bien espero que el presidente continúe otorgando conmutaciones hasta el final de esta administración, la naturaleza individualizada de este alivio destaca la necesidad de una legislación de reforma de la justicia penal bipartidista, incluidas las reformas que aborden las penas mínimas obligatorias excesivas. Solo la aprobación de la legislación puede lograr las reformas más amplias necesarias para garantizar que nuestro sistema federal de sentencias funcione de manera más justa y eficaz al servicio de la seguridad pública.


Notas

John Hay y John George Nicolay, "The Fourteenth of April", Century Magazine 39 (enero de 1890): 436 John George Nicolay, A Short Life of Abraham Lincoln: Condensed from Nicolay & amp Hay's Abraham Lincoln: A History (Nueva York: Century, 1902), 540.

Taft, "Abraham Lincoln’s Last Hours", Century Magazine 45 (febrero de 1893): 635 O'Bierne, entrevista con James E. Kelley (8 de octubre de 1905), en Generals in Bronze: Interviewing the Commanders of the Civil War, ed. William B. Styple (Kearny, Nueva Jersey: Belle Grove Publishing, 2005), 287 Tanner a Henry F. Walch (17 de abril de 1865), en Howard H. Peck, "James Tanner's Account of Lincoln's Death", Abraham Lincoln Quarterly 2 ( Diciembre de 1942): 179 George S. Bryan, The Great American Myth (reimpresión de 1940, Chicago: Abraham Lincoln Bookshop, 1990), 189.

“El lecho de muerte. The Unofficial Account of the Last Moments of the President ”, en Henry J. Raymond y Francis B. Carpenter, Lincoln: His Life and Times (Nueva York: Hurst, 1891), 2: 785–86 Gopnik,“ Ángeles y edades: Lincoln's Language and its Legacy ”, The New Yorker (28 de mayo de 2007), 29, 36 Dorothy Meserve Kunhardt y Philip B. Kunhardt, Twenty Days: A Narrative in Text and Pictures of the Assassination of Abraham Lincoln (reimpresión de 1965, Secaucus, NJ: Castle Books, 1977), 80. Véase Richard Wightman Fox, “A Phrase for the Ages, 2 de agosto de 2010, http://www.alplm.org/blog/2010/08.

Benjamin P. Thomas y Harold M. Hyman, Stanton: The Life and Times of Lincoln's Secretary of War (Nueva York: Knopf, 1962), 59, y Heman Dyer, Records of an Active Life (Nueva York: Thomas Whittaker, 1886) , 252–56.

Holland, Elogio sobre Abraham Lincoln: pronunciado en el Ayuntamiento, Springfield, Mass., 19 de abril de 1865 (Springfield, Mass .: L. J. Powers, 1865), 17.

Edgar DeWitt Jones, Lincoln and the Preachers (Nueva York: Harper & amp Brothers, 1948), 108.

Robert W. Johannsen, Lincoln, el sur y la esclavitud: la dimensión política (Baton Rouge: Louisiana State University Press, 1991), 104, 112.

Wendell Phillips Garrison y Francis Jackson Garrison, William Lloyd Garrison, 1805-1879: The Story of his Life (Nueva York: Century, 1889), 3: 503 Ralph Korngold, Two Friends of Man: The Story of William Lloyd Garrison y Wendell Phillips y su relación con Abraham Lincoln (Boston: Little, Brown, 1950), 270.

Browning, entrada del diario del 17 de diciembre de 1862, en The Diary of Orville Hickman Browning, ed. Theodore Calvin Pease y JG Randall (Springfield: Illinois State Historical Library, 1926), 1: 600 Robert L. Wilson a William H. Herndon (10 de febrero de 1866), en Herndon's Informants: Letters, Interviews and Statements About Abraham Lincoln, ed. . Douglas L. Wilson y Rodney O. Davis (Urbana: University of Illinois Press, 1998), 207.

Robert L. Wilson, en Palabras recordadas de Abraham Lincoln, ed. Don y Virginia Fehrenbacher (Stanford, California: Stanford University Press, 1996), 504.

Bramlette, en Lowell H. Harrison, Lincoln de Kentucky (Lexington: University Press of Kentucky, 2000), 11.

Hamilton, “Lincoln and the South”, Sewanee Review 17 (abril de 1909): 133–34.

Schwartz, Abraham Lincoln in the Post-Heroic Era: History and Memory in Late Twentieth-Century America (Chicago: University of Chicago Press, 2008), 26 Randall, "¿Se ha agotado el tema de Lincoln?" American Historical Review 41 (enero de 1936): 270–94. Randall esperaba contra toda esperanza que esto no fuera cierto, y señaló que "tanto el trabajo de pala como el trabajo de refinamiento" aún no se han hecho, lo que haría "el campo". . . lejos de estar exhausto. . . rico en oportunidades ”(272).

Helen Nicolay, Personal Traits of Abraham Lincoln (Nueva York: Century, 1912), 381–82.

Herbert K. Russell, Edgar Lee Masters: A Biography (Urbana: University of Illinois Press, 2001), 274–79 Beveridge, Abraham Lincoln, 1809–1858 (Boston: Houghton Mifflin, 1928), 1: 236 John Braeman, “Albert J. Beveridge and Demythologizing Lincoln ”, Revista de la Asociación Abraham Lincoln 25 (verano de 2004): 18.

Bradford, "Against Lincoln: My Dissenting Views", American Spectator 17 (diciembre de 1984): 37–39. Sobre Hayek y Lincoln, ver Gottfried Dietze, “Hayek and the Rule of Law”, en Essays on Hayek, ed. Fritz Machlup (Nueva York: New York University Press, 1977), 112. Para Jaffa, ver su A New Birth of Freedom: Abraham Lincoln and the Coming of the Civil War (Lanham: Rowman & amp Littlefield, 2000), 368.

Gates, "¿Fue Lincoln un racista?" The Root, 12 de febrero de 2009, www.theroot.com/views/was-lincoln-racist.

Granate, celebración de la Asociación de Monumentos Educativos de la Gente de Color en memoria de Abraham Lincoln el 4 de julio de 1865 en los terrenos presidenciales (Washington: McGill & amp Witherow, 1865), 14 DuBois, "Lincoln Again", en W.E.B. DuBois: Escritos, ed. Nathan Huggins (Nueva York: Library of America, 1986), 1197–98.

Véase la entrevista de Lamb a Bennett para BookNotes (10 de septiembre de 2000), Booknotes: 800 Non-Fiction Authors in Hour-Long Interviews, abril de 1989 a diciembre de 2004, www.booknotes.org/Watch/158187–1/Lerone+Bennett.aspx Bennett, Forced into Glory: Abraham Lincoln's White Dream (Chicago: Johnson, 1999), 40.

Vincent Harding, There Is A River: The Black Struggle for Freedom in America (Nueva York: Harcourt Brace Jovanovich, 1981), 236 Barbara J. Field, "Slavery, Race and Ideology in the United States of America", New Left Review 181 (Mayo / junio de 1990): 111 Obama, “What I See in Lincoln's Eyes”, Time, 26 de junio de 2005, www.time.com/time/magazine/article/0,9171,1077287,00.html. Sobre CPAC y DiLorenzo, ver Max Blumenthal, "Feeling the Hate at CPAC 2010 With Andrew Breitbart, Hannah Giles and the Crazy Mob", Huffington Post, 23 de febrero de 2010, www.huffingtonpost.com/max-blumenthal/feeling-the- hate-at-cpac_b_474077.html. Gabriel Winant, “At CPAC today: A Checklist of Crazy”, Salon, 18 de febrero de 2010, mobile.salon.com/politics/war_room/2010/02/18/cpac_highlights/index.html.

Véase Fred Kaplan, "El libro de Eric Foner sobre Lincoln y la esclavitud, revisado por Fred Kaplan", Washington Post, 28 de noviembre de 2010.


Diane Watson dejó en claro & # 8211 que si no apoya a Obama y más específicamente a su programa de atención médica, es racista.

Nota: No hay video de este evento ya que Watson es uno de los miembros del Congreso que ha optado por tener eventos en el Ayuntamiento por teléfono.

Watson, obviamente, tiene un gran respeto por Fidel Castro, lo que inmediatamente me recordó a & # 8211 Mark Lloyd & # 8211, nuestro Director de Diversidad de FCC (Zar).

Parece que el comunismo tiene algunos seguidores en la Casa Blanca.

Esta no es la primera vez que Watson deja en claro sus puntos de vista. En la Cumbre sobre Relaciones Raciales Latinas y Afroamericanas el 3 de junio de 2006, Watson comparó a los Minutemen con el KKK.

& # 8220 No caigas en la trampa. Déjame decirte cuál es la trampa. Esas personas, Minutemen, que tienen sus camisetas deportivas, se pusieron las capuchas hace algunas décadas. & # 8221

Estos comentarios fueron justificadamente ofensivos para Marvin Stewart, uno de los miembros originales de los Minutemen y un hombre negro.

El concejal Mervyn Dymally equiparó a los inmigrantes ilegales con los peregrinos que se llevaron las tierras de los indios.

Sra. Watson & # 8211 no tenemos que identificar a 12 millones de personas y declararlos criminales & # 8211 son criminales según las leyes que usted juró respetar.

Además de ser racista, Watson también es un vencedor del 11 de septiembre.

& # 8220Creo que hay & # 8217s más para el 11 de septiembre de lo que jamás ha salido. & # 8221

Esta mujer pertenece a Hollywood & # 8211 pero no al Congreso.

Comentarios desactivados sobre el contenido de su personaje y la representante # 8211 Diane Watson


Palabras clave

1 Morgenthau, Hans J., "Intervenir o no intervenir", Foreign Affairs, 45: 3 (1967), pág. 425 CrossRefGoogle Scholar.

2 "Estrategia retórica" ​​se define aquí como la narrativa empleada por un actor para crear una visión específica de la decisión de (no) intervención. Es la presentación retórica de una política para ser audiencia con el fin de convencerlos de que apoyen el caso planteado.

3 Webster, Hutton, Taboo: A Sociological Study (Stanford: Stanford University Press, 1942), págs.13 Google Scholar, 17.

4 Walter Gantz, 'The Movement of Taboos: A Message-Orientated Approach', Reunión Anual de la Asociación para la Educación en Periodismo, Seattle, Washington, 13-16 de agosto de 1978 Allan, Kate y Burridge, Keith, Forbidden Words: Taboo and the Censura del lenguaje (Cambridge: Cambridge University Press, 2006) CrossRefGoogle Scholar.

5 Tannenwald, Nina, El tabú nuclear: Estados Unidos y la no utilización de armas nucleares desde 1945 (Cambridge: Cambridge University Press, 2007), pág. 11 CrossRefGoogle Scholar. Véase también Quester, George, "Si el tabú nuclear se rompe", Naval War College Review, 58: 2 (2005), p. 74 Google Scholar Price, Richard, "Normas internacionales y el tabú de las minas: Tira hacia el cumplimiento", Canadian Foreign Policy Journal, 5: 3 (1998), pág. 115 CrossRefGoogle Scholar.

6 Bjorkdahl, Annika, "Normas en las relaciones internacionales: algunas reflexiones conceptuales y metodológicas", Cambridge Review of International Affairs, 15: 1 (2002), pág. 13 CrossRefGoogle Scholar.

7 Katzenstein, Peter, "Introducción: perspectivas alternativas sobre la seguridad nacional", en Peter Katzenstein (ed.), The Culture of National Security: Norms and Identity in World Politics (Nueva York: Columbia University Press, 1996), p. 5 Google Académico. El concepto de comportamiento "adecuado" también es empleado por Finnemore, Martha y Sikkink, Kathryn, "Dinámica de normas internacionales y cambio político", Organización Internacional, 52: 4 (1998), pág. 891 CrossRefGoogle Scholar.

8 Tannenwald, El tabú nuclear, pag. 10.

9 Goertz, Gary y Diehl, Paul F., "Hacia una teoría de las normas internacionales: algunos problemas conceptuales y de medición", Journal of Conflict Resolution, 36: 4 (2012), págs. 634 - 664 CrossRefGoogle Scholar.

10 Sluka, Jeffrey, "Terrorismo y tabú: una perspectiva antropológica sobre la violencia política contra los ciudadanos", Critical Studies on Terrorism, 1: 2 (2008), págs. 167 - 183 CrossRefGoogle Scholar.

11 Stein, Janice Gross, "Tabúes y regímenes de seguridad regional", Journal of Strategic Studies, 26: 3 (2010), págs. 6 - 81 CrossRefGoogle Scholar.

12 Frankenberg, Gunter, "Tortura y tabú: un ensayo que compara paradigmas de derecho comparado", American Journal of Comparative Law, 56: 2 (2008), págs. 403 - 422 CrossRefGoogle Scholar.

13 Price, Richard, "Una genealogía del tabú de las armas químicas", Organización Internacional, 49: 1 (1995), págs. 73 - 103 CrossRefGoogle Scholar.

14 Heinze, Eric A., "Intervención humanitaria: moralidad y derecho internacional sobre las violaciones intolerables de los derechos humanos", The International Journal of Human Rights, 8: 4 (2004), pág. 471 CrossRefGoogle Scholar.

15 Pickering, Jeffrey y Kisangani, Emizet F., "El debate sobre la intervención militar internacional: un recurso actualizado para estudiosos de conflictos", Journal of Peace Research, 46: 4 (2009), pág. 589 CrossRefGoogle Scholar.

16 Wheeler, Nicholas, Saving Strangers: Humanitarian Intervention in International Society (Oxford: Oxford University Press, 2000) Google Scholar Bellamy, Alex. J., 'Kosovo y el advenimiento de la soberanía como responsabilidad', Journal of Intervention and Statebuilding, 3: 2 (2009), págs. 163-184 CrossRefGoogle Scholar Mulaj, Kledja, 'Dilemas de reaccionar ante atrocidades masivas: intervención humanitaria para conflicto violento en los Balcanes occidentales ', Democracy and Security, 7: 2 (2011), pág. 141 CrossRefGoogle Scholar.

17 Pasic, Amir y Weiss, Thomas G., "La política del rescate: las guerras de Yugoslavia y el impulso humanitario", Ética y Asuntos Internacionales, 11: 1 (1997), págs. 105-131 CrossRefGoogle Scholar.

18 En la medida en que cualquier sufrimiento pueda considerarse legítimo.

19 Annan, Kofi, "Intervención", Medicina, conflicto y supervivencia, 15: 2 (1999), pág. 116 CrossRefGoogle Scholar.

20 Hehir, Aidan, “La responsabilidad de proteger en el discurso político internacional: ¿Una declaración de intenciones alentadora o lugares comunes ilusorios? ’, The International Journal of Human Rights, 15: 8 (2011), pág. 1332 CrossRefGoogle Scholar.

21 Fiott, Daniel, "Pensamiento realista e intervención humanitaria", The International History Review, 35: 4 (2013), pág. 767 CrossRefGoogle Scholar.

22 Adams, Mayor Mark, "¿El deber de intervenir? ', The RUSI Journal, 145: 6 (2000), págs. 32 - 36 CrossRefGoogle Scholar.

23 Weiss, Thomas G., “¿El ocaso de la intervención humanitaria? La responsabilidad de proteger en una era unipolar ”, Security Dialogue, 35: 2 (2004), pág. 141 CrossRefGoogle Scholar.

24 Noam Chomsky, "The current bombings: Behind the retoric", Z-Net (2009), disponible en: Stanlake J. T. M. Samkange, "Perspectivas africanas sobre la intervención y la soberanía estatal", Revisión de seguridad africana, 11: 1 (2002), págs. 73-4.

25 MacFarlane, S. Neil, Thielking, Carolin J. y Weiss, Thomas G., "¿La responsabilidad de proteger? ¿Alguien está interesado en la intervención humanitaria? ', Third World Quarterly, 25: 5 (2004), pág. 977 CrossRefGoogle Scholar Kurth, James, 'La intervención humanitaria después de Irak: los ideales legales frente a las realidades militares', Orbis, 50: 1 (2006), págs. 87-101 CrossRefGoogle Scholar Cottey, Andrew, 'Más allá de la intervención humanitaria: la nueva política de mantenimiento de la paz e intervención ', Contemporary Politics, 14: 4 (2008), pág. 429 CrossRefGoogle Scholar.

26 Adebajo, Adekeye, "La revuelta contra Occidente: intervención y soberanía", Third World Quarterly, 37: 7 (2016), págs. 1187 - 1202 CrossRefGoogle Scholar.

27 Weiss, "¿La responsabilidad de proteger?", Pág. 135.

28 Menon, Rajan, "Palabras piadosas, hechos insignificantes: la" comunidad internacional "y atrocidades masivas", Ética y Asuntos Internacionales, 23: 3 (2009), pág. 237 CrossRefGoogle Scholar.

29 Bellamy, Alex J., "Motivos, resultados, intención y legitimidad de la intervención humanitaria", Journal of Military Ethics, 3: 3 (2004), págs. 216 - 232 CrossRefGoogle Scholar.

30 Glanville, Luke, "Normas, intereses e intervención humanitaria", Global Change, Peace and Security, 18: 3 (2006), pág. 155 CrossRefGoogle Scholar.

31 Price, "Normas internacionales y el tabú de las minas", pág. 105.

33 Entre otros: Pease, Kelly Kate y Forsythe, David P., 'Derechos humanos, intervención humanitaria y política mundial', Human Rights Quarterly, 15: 2 (1996), págs. 290 - 314 CrossRef Google Scholar Charvet, John, ' La idea de soberanía estatal y el derecho de intervención humanitaria ', Revista Internacional de Ciencias Políticas, 18: 1 (1997), págs. 39-48 CrossRefGoogle Scholar Ayoob, M.,' Intervención humanitaria y soberanía estatal ', The International Journal of Human Rights, 6: 1 (2002), págs. 81 - 102 CrossRefGoogle Scholar Anderson, Andreas, 'Democracy and susceptibility to UNintervention', International Peacekeeping, 13: 2 (2006), págs. 185 - 186 CrossRefGoogle Scholar Enabulele, AO, 'Intervención humanitaria y soberanía territorial: el dilema de dos extraños compañeros de cama', The International Journal of Human Rights, 14: 3 (2010), págs. 407 - 424 CrossRefGoogle Scholar Heraclides, Alexis, 'Intervención humanitaria en el siglo XIX: el apogeo de un concepto controvertido ”, Global Society, 26: 2 (2012), pág. 216 CrossRefGoogle Scholar Steinberg, Michael, "Reformando la noción de soberanía nacional mediante la intervención externa", Defense & amp Security Analysis, 29: 1 (2013), págs. 68 - 75 CrossRefGoogle Scholar.

34 Sorensen, Georg, "Sovereignty: Change and continuity in a fundamental Institution", Political Studies, 47: 3 (1999), págs. 590 - 604 CrossRefGoogle Scholar.

35 Jackson, Robert, 'La soberanía en la política mundial: una mirada al panorama conceptual e histórico', Political Studies, 47: 3 (1999), págs. enfoques ', Etnopolítica, 11: 4 (2012), p. 342 CrossRefGoogle Scholar Brockmeier, Sarah, Kurtz, Gerrit y Junk, Julian, 'Normas emergentes y herramientas retóricas: Europa y una responsabilidad de proteger', Conflict, Security & amp Development, 14: 4 (2014), págs. 429 - 460 CrossRefGoogle Erudito.

36 Weber, Cynthia, Simulating Sovereignty: Intervention, the State and Symbolic Exchange (Cambridge: Cambridge University Press, 1994) CrossRefGoogle Scholar Leonard, Eric K., 'Buscando soberanía: Ganar comprensión a través del análisis crítico', New Political Science, 23: 3 (2001), págs. 407 - 428 CrossRefGoogle Scholar Kurtulus, Ersun, 'Teorías de la soberanía: un enfoque interdisciplinario', Global Society, 18: 4 (2004), págs. 347 - 371 CrossRefGoogle Scholar.


La conversación sobre Bernie VS Biden está en un punto álgido ahora, ya que estamos a cinco días del Caucus.

Existe un problema en la suposición de que los demócratas moderados deberían taparse la nariz.

Los demócratas moderados están ideológicamente más cerca de los republicanos que los demócratas de izquierda, por lo que estarán más de acuerdo con los republicanos que los demócratas más progresistas.

Tampoco se reduce solo a los demócratas moderados, sino a los votantes indecisos que no están afiliados a un partido. A algunos de los votantes indecisos les puede gustar Bernie. Están dispuestos a votar por candidatos radicalmente diferentes con la esperanza de que mejore las condiciones para ellos. Otros (las personas que apoyaron a Romney en el '12 y HRC en el '16) verán a un socialista como un puente demasiado lejos.

También está la cuestión de la lección ideal de 2016. ¿Los demócratas realmente ofrecieron concesiones a los centristas o pusieron a los centristas en la posición de elegir entre un republicano defectuoso y la agenda más progresista de cualquier candidato de un partido importante?

Creo que estamos en una posición en la que los demócratas están en una guerra ideológica entre los demócratas neoliberales al estilo Reagan / Clinton y la nueva era progresista.

Obama fue un ejemplo decente del candidato de término medio que podría tender un puente entre ambos mundos. Creo que Warren es una respuesta más de izquierda a eso, y Obama es una respuesta un poco más correcta.

Pero creo que se convierte en una cuestión de qué quieren intentar los demócratas. Ya los vimos perder una vez con el viejo estilo de estadista neoliberal que es visto como la opción segura. Kerry, Clinton, incluso Gore hasta cierto punto. Los demócratas no suelen entusiasmarse con la vieja guardia que se supone que tiene su turno. También encuentro que los votantes más de izquierda son mucho más emocionales y menos partidistas. La mayoría de los republicanos de derecha seguirán viendo a los demócratas como el peor mal y votarán en su contra. Los demócratas más izquierdistas simplemente no piensan en esos términos. Probablemente se deba a la naturaleza de los conservadores frente a los liberales. Los conservadores, por definición, están tratando de conservar una forma antigua de hacer las cosas. Entonces, en un nivel básico, los partidarios marginales todavía los ven como una salvaguardia para el cambio. Los liberales buscan un cambio, ya sea progresivo o revolucionario, por lo que no están tan interesados ​​en la mentalidad preventiva.

También hay diferentes complejidades. Yo no llamaría progresistas a los demócratas de cuello azul del medio oeste en el cinturón de óxido. Pero claramente se sintieron decepcionados por el Partido Demócrata de la última década y pasaron de Obama a Trump. ¿Puede Biden recuperarlos cuando llegue el momento o será calificado como parte de la vieja guardia que los dejó en una situación difícil? ¿Sentirán la misma actitud de & quot; intenta cualquier cosa & quot con Bernie que sintieron con Trump? ¿Temerán los progresistas a Trump lo suficiente como para votar por alguien que lo saque o lo ven lo suficientemente normalizado como para arriesgarse 4 años para asustar al Partido Demócrata más a la izquierda hasta que obtengan lo que quieren? Y lo mismo para los moderados. ¿Los moderados que afirman que se movilizaron y ganaron en 2018 seguirán defendiendo a Bernie o lo verán lo suficientemente aterrador como para tolerar a Trump?

Los demócratas tienen un gran acto de equilibrio. Les encantaba proclamar con valentía que eran una gran fiesta de carpa, pero eso viene con sus desafíos. Perros azules, neoliberales, obreros, progresistas. Todo lo que los republicanos realmente tienen que hacer es convencer a uno de esos grupos de que son una opción más tolerable o que la oferta demócrata no es la más adecuada para que ganen. Los demócratas han intentado y fracasado en el juego de ganar al mítico republicano moderado durante años porque al final del día, encontrarán razones de por qué el candidato demócrata es malo. Si le pregunta a un republicano por qué votó por Trump en lugar de Hillary, obtendrá una respuesta bs sobre cómo Hillary se movió demasiado a la izquierda. Mientras tanto, cualquier demócrata que no votara por Hillary lo hacía porque era demasiado a la derecha para su gusto.

Además, los demócratas tienen un problema real en el que las primarias ponen un gran énfasis en los votantes que simplemente no pueden ayudarlos en la general y puede dejar a los votantes que realmente tienen que ganar la general en una posición en la que están atrapados con alguien que ganó. sobre las espaldas de los votantes que no compartirán la carga en general. Y sí, estoy hablando de demócratas del sur. Hillary tenía un cortafuegos en el sur y ni uno solo de esos estados llegó a su favor en general y la gente disgustada en el Medio Oeste no quería salir por un candidato que no tenían. Escucho mucho hablar aquí sobre cómo Iowa y New Hampshire son estados muy blancos y un demócrata que gane allí tendrá dificultades en general. El hecho es que Iowa y New Hampshire son estados indecisos. Carolina del Sur no es una. Simple y llanamente. Puede perder o ganar Iowa y New Hamshire dependiendo del cancidate. No son muchos votos electorales, pero juntos pueden compensar la pérdida de Wisconsin y darte un margen de maniobra y darte más caminos hacia la victoria. No hay escenario en el que Carolina del Sur, Alabama, Georgia, incluso Carolina del Norte, cuando Obama ganó, fuera por menos de un por ciento. Recibí un flash de noticias, Biden, Sanders, Warren, Klobuchar no son los candidatos que lograrán eso.

Así que desconfío mucho del demócrata cuya estrategia principal es un cortafuegos del Sur.


Christopher Flavelle escribe en Slate sobre sus temores por el resultado de nuestra elección en Canadá.

Esto es una locura. Está mal en casi todos los aspectos, excepto en:

  • la disminución del Partido Conservador & # 8217 en los subsidios financieros para proyectos artísticos comerciales como programas de televisión
  • la corrupción crónica y el desorden reciente del Partido Liberal.

Y, francamente, lo primero es un tema secundario y lo segundo es una descalificación fundamental.

Nací durante la administración Johnson y creo que la elección de Obama sobre McCain es la decisión electoral más clara e importante de mi vida. Solía ​​respetar a McCain, pero me horroriza la abdicación de todo lo que es correcto. Votaría por Obama 100 veces si pudiera. Y votaré por cualquier candidato conservador que se presente en mi carrera parlamentaria. Perderá ante el candidato local por el Partido Nuevo Democrático aún más izquierdista (ignorado en el artículo de Slate) que junto con el separatista Bloc Quebecois de Quebec y la posibilidad de parlamentarios del Partido Verde bien podrían mantener el equilibrio de poder.

Esto no es como los Estados Unidos, donde la contienda es entre dos partidos del establishment, cada uno de los cuales representa políticas ortodoxas muy convencionales con los extremos en cada extremo impulsando una parte desproporcionada de la agenda con problemas sociales que sirven para distraer la atención del continuo entrecruzamiento de la oligarquía gobernante. .

Es cierto que Canadian Politics es menos interesante. Imagínate, esto es Canadá. En la entrada del diccionario para & # 8220less interesante & # 8221 hay un dibujo lineal de Canadá. Pero la política canadiense siempre ha sido y siempre será mucho más acerca del consenso y la moderación. Eso tiene sus altibajos. Pero generalmente significa pocas razones para el pánico por un cambio de gobierno.

Solía ​​trabajar en la producción final de TV / Cine / Radio. Tuve que completar registros de contenido canadiense y trabajé en producciones que no hubieran existido sin múltiples niveles de subsidios gubernamentales, exenciones fiscales o cuotas. Puede que hayan sido un buen mecanismo de empleo para la gente de los medios de comunicación, pero rara vez dieron como resultado un producto de calidad. Peor aún, todo el sistema se convirtió en un tren de salsa burocrático. Se trata del trato, el paquete, no el contenido ni el arte. Y una vez que estás en el club, obtienes dinero para hacer lo que quieras. A expensas de mejores artistas con mejores ideas. No derramaré lágrimas por ver recortar esos fondos. Los mayores perdedores en esto son los productores que hacen un relleno de tiempo de cable que ocupa tiempo en sus redes Lifetime o USA con programas que presentan una estrella estadounidense, un equipo canadiense y Toronto y Vancouver haciéndose pasar por Nueva York o Chicago.

El & # 8220no patrocinar ideas con las que no están de acuerdo & # 8221 es una especie de espectáculo secundario. Todavía hay muchas fuentes independientes de financiación gubernamental en las que las decisiones se extraen bien de los políticos. Y tengo mucha más confianza en que los tipos de izquierda que dirigen instituciones como el National Film Board de Canadá continuarán produciendo películas significativas de disensión.

No estoy de acuerdo con recortar la ayuda exterior pero, de nuevo, no se trata de una cuestión como librar una guerra desastrosa y ruinosa, o despojar a las mujeres de los derechos reproductivos, o mentir, mentir, mentir.

Sobre el recorte de impuestos GST, sí, fue una estupidez. Pero tenemos un superávit, y como impuesto sobre las ventas, el GST podría verse como regresivo, y ciertamente fue criticado como tal por el partido LIBERAL cuando el Partido Conservador Progresista (sic, R.I.P.) lo introdujo a principios de la década de 1990. Por cierto, el GST reemplazó un sistema complejo y costoso de cientos de impuestos diferentes aplicados a nivel de fabricación y mayorista y tuvo el resultado inmediato de hacer que las empresas canadienses fueran más eficientes y que los productos fabricados en Canadá fueran significativamente más baratos para el cliente minorista. Entonces, si bien su naturaleza regresiva como impuesto a las ventas fue mitigado inicialmente por su efecto positivo sobre los precios al consumidor cuando fue introducido por los conservadores, y reforzado por los recortes de los conservadores actuales.

¿Y Kyoto? No me hagas empezar. Kyoto es una farsa. No hará nada con el cambio climático, pero costaría decenas de miles de millones de dólares a la economía canadiense. Y la actual plataforma liberal sobre el cambio climático es más que ruinosa. Continúa con la tontería de destruir la economía pagando a entidades no especificadas por Créditos de Carbono. Un pagaré por oxígeno, supongo, a menudo avalado por grupos autodesignados controlados por las mismas personas que le venden los créditos.

Si el gobierno (cualquier gobierno) quiere mantener la política climática y energética y el destino del medio ambiente, puede financiar la investigación o proporcionar incentivos fiscales en células solares más baratas o más eficientes, o energía eólica, o energía de las olas o tecnología de baterías de alta capacidad o fuentes biológicas de energía y consumidores de carbono (algas que comen C) 2 y producen biodiesel, ¿alguien?)

Los liberales serían un desastre. Los conservadores han demostrado al menos una competencia básica e incluso si ahora hay un contingente de freakazoides sociales conservadores en posiciones de poder inquietantemente altas, no hay quórum, ni poder, ni consenso para imponer el tipo de Palin / Hagee / Scalia. guerra cultural a la que se enfrenta la gente.

Por favor, por el amor de Dios, no pierda de vista la pelota. Elija a Obama. Estaremos bien aquí. Better if the Conservatives win a slim majority, actually.


Jeff and Glenn break new ground in this episode, not sticking to what one would expect to be their usual positions as Jeff proposes abolishing campaign finance limits and Glenn justifies (but doesn’t necessarily defend) the Obama Administration’s messaging around jobs. They both agree that the best way to decrease the corrupting influence of money in politics is…to have no limits on money in politics, but more comprehensive transparency. Provocative? You Bet Ya, to paraphrase Sarah Palin. Early in the show, Glenn explores one of the themes, arguing that the two parties are, “two sides of the same coin.” Jeff counters that his hope in voting for President Obama was to have a more stark contrast with Republicans, especially around issues like the public option in health care, off shore drilling (before the BP disaster), too big to fail and the so-called financial reform and the exclusion of the re-instatement of Glass-Steagal in the bill. Near the end of the episode, Glenn proposes a fascinating new theory about why the Obama administration is failing in its efforts to talk about jobs, but why that may indeed be a very calculated view.

PoliTalk: Best Friends. Vast Political Experience. Refreshing political discussion without the fighting…and with a few laughs. Hosted by Glenn Gaudet and Jeff Kimball.

You can get the PoliTalk Podcast on iTunes and Zune

Check out and join the following:

Compartir este:

Como esto:


Twelve Books – Rapture, Antichrist, False Prophet, End Time Signs, Bible Prophecy, Nando

The post listed here connects Obama to the two places in the Bible that mention the Antichrist.

Kevin Heckle (22 Aug 2009)
“ Barack Hussein Obama’s Greek Ordinal

Gematria 234 “

Compartir este:

Como esto:

Relacionado

August 23, 2009 at 11:00 pm

3 Responses

Subscribe to comments with RSS.

-July 4th 1776 was the 17th of Tammuz
People who look at numbers say 1776 is a good number =888*2
2010 is the 234th year of America
People who look at numbers say 234 seems like a bad number =(6*6*6)+6+6+6
The first occurrence in the Bible of a word with a gematria of 234 in the original Hebrew language is ואברכה H1288 barak / bless Gen 12:3

christian2018

Would you mind if I quote a couple of your posts
as long as I provide credit and sources back to your website: http://twelvebooks.
wordpress.com/2009/08/23/kevin-heckle-22-aug-2009-barack-hussein-obamas-greek-ordinal-gematria-234/.

I am going to aslo make certain to give you the proper anchortext link using your blog title: Kevin Heckle (22 Aug 2009) Barack Hussein Obama s Greek Ordinal Gematria 234″ | Twelve Books.
Please make sure to let me know if this is okay with you.
¡Gracias!

Yes the purpose of my blog is to educate people about our Lord and Savior Jesus Christ and the works of Satan.
Quoting is OK with me if the whole thing is done or a link provided.
Nando


COURAGE: a common medicine

Here is a recurrence that’s made me laugh.

In every Republican candidate’s book I have read so far, the candidate has, at one point, dramatically declared that what is missing from our political system is COURAGE.

On the one hand, this is a relatively common term in political rhetoric in the US. On the other hand, some sentences are nearly identical, which strikes me as odd. Jeb Bush says that “what has been lacking is political courage” (xxv) Scott Walker says “the path to a conservative comeback lies in… championing bold, conservative reforms…and having the courage to see them through” (8). In keeping with his self-help format Ben Carson points the term toward his audience rather than politicians, saying that “finally, each of us must have courage” (7).

It’s a cliche of American political discourse that recognition and electability are dependent on the candidate’s establishment of their ‘brand.’ In this sense, I would think of these little buzzwords like ‘courage’ as a potential ‘trademarks.’ Each candidate mentions that what is needed is courage, then points to some people who have demonstrated courage, and finally, in Walker’s furthest stretching of the idea, ‘courage’ is recognized and becomes a mark of approbation among grassroots supporters.

I think this says a lot about the kind of candidate focus groups and/or campaign managers think the public wants. In trying to claim, even implicitly, that the candidate has something no one else has, they all end up laying claim to the same thing. The word collapses under the weight of its overuse.

Here is each candidate’s full usage of the word (in alphabetical order by candidate). I may have missed some. I will continue to update as I find them or keep reading.

“What has been lacking is political courage—the courage to face down the demagogues and to reach across the political aisle for the good of our nation” (xxv)

“That consensus is constantly undermined, obviously by strident opposition at the extremes of both parties but also by a lack of political courage” (5)

“To meet America’s economic needs, we must have a complete overhaul of our immigration policy. That in turn requires political courage and leadership” (73-74)

“Few elected officials, including President Obama, could summon the political courage to lead even as our dysfunctional immigration system exacerbated our nation’s economic woes” (139).

“Fortunately, courageous governors and other public officials are placing the interests of children above the special interests and advancing systemic education reform, as illustrated by Chicago mayor Rahm Emanuel facing down the unions over their opposition to needed reforms. Many more—especially Democrats, who are often susceptible to union influence—need to place the interests of kids first” (182).

“Yet with technology, innovative public policy, and courageous leadership, our generation has within it the means to deliver at least on the sacred promise of educational opportunity. There is no greater or more important legacy that we can leave to our children, to our children’s children, and to our nation” (196)

Ben Carson (for whom courage has its own index entry!)

“Finally, each of us must have courage… Because there are consequences for standing up for your beliefs in the current distorted version of America, one has to be very courageous when standing up to malicious influences or even while engaging in healthy dialogue with our neighbors about important issues” (6-7)

“To stop this, Americans need to recognize what is happening, speak up courageously, avoid fearful or angry responses, and ignore the barking and snarling as we put political correctness to bed forever” (13).

“But it is fair to say that most people admire courage and the willingness to sacrifice in order to achieve a goal” (189)

“Do we have the courage to stand up for what we believe or will we continue to cower in the corner and hope no one sees us?” (204-5) (note the speed-up here in the conclusion—which is aptly titled “Take Courage”)

“One way to develop courage is to consider what will happen when we fail to act” (205)

“Our nation was formed by men and women of tremendous courage” (207).

“These courageous individuals refused to be blamed for bad outcomes when they not only did nothing wrong but had gone the extra mile…” (208)

“This example of courage was not lost on all the other students…” (208)

“I have seen numerous examples of courageous patients and families throughout my career” (208)

“The family never lost faith and endured many hardships, but had the courage and fortitude to persist in their efforts to save the child” (208)

“There are plenty of courageous people out there who can inspire all of us to undertake difficult tasks in order to achieve a better future” (209)

“We are still the home of the brave, and it is time for us to stand up and preserve our flag and our freedoms” (209) (I’m cheating picking ‘brave’ here, but close enough)

“What we need is more courage” (dust jacket)

“I will show why it is a myth that winning the center requires moving to the center—and why the path to a conservative comeback lies not in abandoning our principles, but in championing bold, conservative reforms… and having the courage to see them through” (8, ellipsis original)

“It was a remarkable display of political courage” (38)

“I wasn’t asking them to be courageous for the sake of courage. The only reason we were able to make the changes we did was the lack of any viable alternatives” (46)

“My answer was simple: because Dan had done something courageous” (136).

“Ryan had said it best in his speech at the Wisconsin Republican convention: “Courage is on the ballot on June 5 th .”” (184)

“If we lost, however, I was convinced it would set the cause of courage in politics back a decade, if not a generation” (184).

“Hovering over a sea of supporters, I saw a sign: “You can’t recall courage!” I knew that despite this historic victory, I would need a lot more of it in the difficult days to come” (190)

“It is still amazing to me that politics is one of the few professions where keeping your word makes you “courageous.”” (231)


Ver el vídeo: Mulher interrompe Obama durante discurso (Mayo 2022).